Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 ABC colorista, los manifestantes formaron una cadena humana en la que destacaban, además de los bonzos budistas, nutridos grupos de estudiantes que pedían la liberación de Aung San Suu Kyi. De entre la multitud sobresalían numerosas banderas rojas con pavos reales amarillos, el emblema de la Liga Nacional para la Democracia, que reclamó en un comunicado una solución pacífica y dialogada para salir de la crisis Pero no parece que tan abrumadora demostración de fuerza, que se repitió en otras ciudades, vaya a conmover a la junta militar que dirige el general Than Shwe. Tras unos primeros días de indecisión, el Gobierno impuso anoche el toque de queda en Rangún y Mandalay y prohibió las reuniones de más de cinco personas. Para evitar que los monjes y los descontentos vuelvan a echarse hoy a la calle, camiones llenos de soldados y policías antidisturbios empezaron a desplegarse por las pagodas y templos que habían servido como punto de inicio para las marchas ciudadanas. Al parecer, la temida División 22, que aplastó con un baño de sangre las revueltas democráticas de 1988, habría recibido la orden de volver a actuar de nuevo, por lo que hoy se espera una jornada tensa en Birmania. A última hora de ayer, la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, urgió al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que envíe inmediatamente una misión a Birmania para discutir con las autoridades birmanas sobre los problemas de los derechos humanos. Banderas democráticas Una multitud de monjes budistas flanquedos por civiles recorrieron ayer pacíficamente las calles más céntricas de Rangún EPA Bush anuncia nuevas sanciones contra Myanmar mientras siguen las protestas Los militares imponen el toque de queda y despliegan al Ejército para impedir más manifestaciones, por lo que hoy se espera una jornada llena de tensión PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Ahora que Corea del Norte se esfuerza por rehabilitarse ante el mundo a cambio de renunciar a sus armas nucleares, el presidente de Estados Unidos, George Bush, ha encontrado un candidato ideal para reemplazar al régimen estalinista de Pyongyang en el Eje del Mal Para ello, no ha tenido que salir siquiera de Asia, donde una dictadura militar tan represiva como la de Kim Jong- il dirige desde 1962 otro de los países más pobres y aislados del mundo: Myanmar (antigua Birmania) Debido a las protestas que protagonizan desde hace un mes los monjes budistas de este país, y que han arrastrado al resto de la sociedad durante los últimos días, Bush aprovechó su intervención de ayer en la Asamblea General de la ONU para condenar a la junta militar birmana. EE. UU. endurecerá sus sanciones económicas al régimen militar y a sus soportes financieros anunció el inquilino de la Casa Blanca, que negará visados a los responsables de los casos de violación de los derechos humanos Tras declararse indignado con los 19 años de miedo que han venido gobernando los militares, Bush animó a todas las naciones a usar su influencia diplomática y económica para ayudar al pueblo birmano a recuperar su libertad Myanmar sufre desde 1997 unas sanciones económicas por parte de EE. UU. que fueron ampliadas en 2003. Entre ellas, destacan un embargo de armas y la prohibición de importaciones, exportaciones y transacciones financieras, así como el rechazo a la concesión de visados para los militares. Mientras este país del Sureste Asiático centraba el debate en Nueva York, en las calles de Rangún (ahora rebautizada como Yangón) se volvían a repetir las multitudinarias manifestaciones de días pasados. Desafiando al Gobierno, que el lunes por la noche amenazó a los monjes budistas con tomar medidas si seguían adelante con las protestas, 30.000 religiosos y 70.000 civiles desfilaron por el centro de Rangún y se concentraron en la pagoda Sule y el Ayuntamiento. Las imágenes emitidas desde Myanmar mostraban a los monjes, rapados y envueltos en sus túnicas granates, entonando cánticos espirituales a favor del diálogo y portando pancartas pidiendo libertad. En un ambiente festivo y sumamente La Liga Nacional para la Democracia pide una solución dialogada y pacífica para salir de la crisis ABC. es Galería de fotos de las manifestaciones en abc. es internacional Por Birmania corre un Amazonas azafrán FERNANDO PASTRANO MADRID. Es una de las imágenes más repetidas estos días en la prensa y la televisión de todo el mundo. Por las calles de las ciudades de Birmania bajan ríos de color carmesí. Primero fueron arroyos, luego torrentes, ayer por el centro de Rangún corría un Amazonas azafrán. Lo formaban las túnicas kasayas de los monjes budistas que protestan contra los militares que gobiernan el país desde 1962. ¿Cuántos son? ¿Qué fuerza tienen? ¿Qué puede pasar? La cifra de habitantes de Myanmar (nombre oficial) ronda los 50 millones de habitantes, de los que el 90 por ciento profesan el budismo. El número estimado de pongyis es de unos 400.000. Pero en realidad son muchos más, pues es costumbre que al menos un hijo de cada familia entre en un monasterio kyaung durante uno o dos meses. Esto sucede cuando ya son suficiente grandes para espantar a los cuervos es decir, hacia los siete años de edad. Luego suelen volver cuando acaban sus estudios, justo antes de comenzar a trabajar. Así pues, entre esos miles de manifestantes callejeros habrá sin duda muchos bonzos de carrera pero también habrá reclutas temporales. Y pueden ser muchos más Su fuerza radica en el respeto que se han ganado a pulso. Son monjes mendicantes. Su comida, sus ropas, incluso sus medicinas proceden de las limosnas. Viven austeramente y los monasterios suelen ser las escuelas y los hospitales más apreciados de cada pueblo. Muy respetados, los monjes protestaron contra los colonos ingleses en 1947, contra el golpista Ne Win en 1965 y 1974, y contra la junta militar en 1988. Hoy, las presiones exteriores (fundamentalmente económicas) servirán de poco. Myanmar recibe el apoyo de China y la India que encuentran allí un mercado interesante de carburantes. La junta militar vende también piedras preciosas, maderas tropicales y opio (segundo productor tras Afganistán) Lo más probable es que la dictadura ceda algo para que todo siga igual (como en 1988) Lo peor sería que se repitieran los muertos (de 3.000 a 10.000) y que el color carmesí no fuera de azafrán si no de sangre.