Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26- -9- -2007 Aung San Suu Kyi, líder de la oposición Bush anuncia nuevas sanciones contra Birmania mientras siguen las protestas 33 El diablo en Harlem La intervención del presidente iraní en el acto celebrado el lunes en la Universidad de Columbia de Nueva York, presentado con duras palabras sobre el invitado por el rector, ha generado una intensa controversia en la opinión pública de EE. UU. BORJA BERGARECHE MADRID. La intervención el lunes pasado de Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán, en la Universidad de Columbia de Nueva York fue precedida de una fuerte polémica sobre la conveniencia de invitar a uno de los peores enemigos de la Administración Bush, descrito estos días como el maligno o como una malvada comadreja por la prensa sensacionalista local. Pero al final, el diablo llegó a Harlem y habló, dejando a su paso un reguero de controversia dentro y fuera de las aulas de la prestigiosa institución académica, ubicada en el histórico barrio de Manhattan. Profesores y alumnos, publicaciones y blogs universitarios, la prensa local y los vecinos discuten en términos de combate de boxeo las frases, los golpes y el papel de los dos principales contendientes: el invitado, Ahmadineyad, y su anfitrión, el rector de la universidad, Lee C. Bollinger, un respetado abogado experto en libertad de expresión. Bollinger se dirigía a su audiencia en Nueva York, mientras que Ahmadineyad hablaba para un público en Oriente Medio, por lo que los dos salieron victoriosos para sus respectivos espectadores sentencia Gary G. Sick, especialista en el Golfo Pérsico de Columbia y uno de los asistentes al acto consultados por ABC. Brigitte Nacos, profesora de terrorismo y medios de comunicación en la misma universidad, considera que el evento fue un ejercicio de comunicación estratégica por parte de ambos, en el sentido en que los dos miraban más allá de los presentes El rector tenía en mente el clima político en EE. UU. un país en guerra, mientras que Ahmadineyad buscaba dar un golpe de efecto en la opinión pública musulmana. Columbia tuvo que cancelar el año pasado un acto similar con el controvertido presidente iraní. Esta vez, las plazas para acudir al auditorio, que podían reservarse online, se terminaron en apenas 90 minutos la semana pasada. Los dos datos dan cuenta de la sensibilidad que despierta todo lo relacionado con Oriente Próximo en una institución que ha estado siempre vinculada a los sectores judíos progresistas de la ciudad, y que a la vez cuenta entre su profesorado con algunos de los críticos más señalados de la ocupación israelí de los Territorios Palestinos. En EE. UU. y en el caso de un centro privado, a las salpicaduras ideológicas que aderezan los debates académicos se suma la influencia de éstos en las decisiones financieras de muchos donantes privados, que tienden a vincular su filantropía con motivaciones políticas. En este contexto, que ha monopolizado las tertulias universitarias, la durísima intervención del rector al presentar al ponente- un asalto verbal de 10 minutos según The New York Times- -ha sorprendido mucho más que las esperadas respuestas del presidente iraní sobre el Holocausto palestino o la supuesta ausencia de homosexuales en su país. Pranay Gupte, periodista indio vinculado a la facultad de periodismo de Columbia desde 1996, considera que el rector ha intentado sumar puntos de cara a los patronos de la Universidad y a sus críticos en la derecha, pero en su introducción Asalto verbal Laura Bush junto a Mahmud Ahmadineyad ayer en la ONU mostró poco juicio y aún menos etiqueta Varios miembros de la comunidad académica consultados se declaran incomodados por la actuación de Bollinger. Con Ahmadineyad es muy difícil mantener una discusión racional, pero me habría gustado que el rector mostrara más habilidad y fineza declara el profesor Sick. Yo sentí que el rector de la Universidad de Columbia no debería utilizar el lenguaje de la Administración Bush opina Matteen Mokalla, estudiante de origen iraní. Sin embargo, el Columbia Spectator el periódico universitario, describía cómo cuando el rector apareció, el público estalló en gritos de apoyo, y sus comentarios sobre la libertad de expresión recibieron calurosos ánimos entre las 2.000- 3.000 personas que, según un portavoz de la universidad, AP Rabia y fascinación La presencia del jefe de gobierno iraní en Manhattan mantiene a los neoyorquinos pegados a los televisores en sus casas y en los bares, en un clima de rabia y fascinación que recuerda a muchos al ambiente del 11- S. Los tabloides locales, una popular institución en la ciudad, se han erigido en portavoces indignados de la protesta, como mostraba la portada del Daily News del pasado lunes: El diablo ha aterrizado vieron el debate en las pantallas instaladas en el campus. Tres días después, la comunidad universitaria intenta todavía explicar lo ocurrido. Jonathan Host, estudiante de relaciones internacionales, se expresaba así en el blog de su facultad: la controversia no es tanto sobre él Ahmadineyad como sobre nosotros mismos. Sobre si podemos extender la tolerancia a aquellos que abrazan la intolerancia y el odio, y si estamos lo suficientemente seguros dentro de nuestras posiciones e instituciones como para escuchar la crítica pública de alguien que censuraría un discurso así en su propio país Más información sobre el debate: www. columbia. edu www. themorningsidepost. com www. columbiaspectator. com