Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA MIÉRCOLES 26 s 9 s 2007 ABC En libertad tras cumplir 16 años de los 311 a los que fue condenado por 17 agresiones sexuales, quiso refugiarse en el pueblo de sus padres del pueblo telefoneaban con los dedos cruzados deseando que todo fuera una pesadilla y que el violador del Valle de Hebrón estuviera muy lejos. No lo quieren allí. Algunos dicen que le han visto tomando café en algún bar. Pero la mayoría no sabe nada. De todas formas, cómo reconocer a un paisano que se fue de Iznalloz con apenas ocho años y que ha vuelto con más de cincuenta. De chico yo he jugado con él cuenta Enrique Lorente, el juez de paz. José Rodríguez tiene obligación de presentarse dos veces al mes por el juzgado y, de momento, por el de Iznalloz no ha aparecido. Puede que ni lo haga, porque incluso es posible que ya se haya marchado, sobre todo ahora que se siente descubierto. Cerca de la plaza del Ayuntamiento aparece medio desconcertado por el aluvión de periodistas Paquillo, primo del padre de José Rodríguez. No ha andado un par de metros cuando le aborda una productora de televisión al asalto: No tenía ni que haber venido. Yo también estoy asustado responde. En el mercado de la localidad, mientras, algunas mujeres hablan de recoger firmas, otras de movilizarse... ¿Qué cómo lo veo? Póngase en mi lugar Y viene a la memoria la placa que hay a la puerta del Ayuntamiento: Iznalloz no tolera la violencia contra las mujeres Parientes desconcertados Placa en contra de la violencia contra las mujeres colocada en la fachada del Ayuntamiento de Iznalloz GONZÁLEZ MOLERO El violador del Valle de Hebrón se oculta en un pueblo de Granada José Rodríguez Salvador, uno de los criminales que más han acaparado la atención de la opinión pública a lo largo de las últimas semanas, durmió el pasado lunes en la localidad granadina de Iznalloz, donde residen algunos familiares POR Q. CHIRINO J. J. HERNÁNDEZ IZNALLOZ (GRANADA) José Rodríguez Salvador, conocido como el violador del Valle de Hebrón se refugia en la misma localidad granadina de Los Montes que conoció de niño, el pueblo del que salieron sus padres cuando decidieron buscar trabajo y una vida mejor en Cataluña. Sus padres lograron rehacer sus vidas en Barcelona lejos de la miseria del paro y el hambre hasta que José los arrastró con él hasta la vergüenza y el dolor tras ser detenido y juzgado por la violación de unas cuarenta mujeres entre el verano de 1990 y la primavera de 1991. La Audiencia de Barcelona sólo pudo probar diecisiete de las agresiones y lo condenó a 311 años de prisión de los que finalmente ha cumplido dieciséis. Ahora es un hombre libre. José Rodríguez Salvador ha llegado a Iznalloz para huir de la presión mediática y del intenso debate social, político y jurídico que ha generado su caso, poniendo sobre le mesa opiniones que abogan, incluso, por la castración química de los delincuentes sexuales que no estén rehabilitados, una medida propuesta por el Gobierno francés. Con familiares de su infancia que habría elegido tras su salida de la cárcel de Quatre Camins, el violador pretendía pasar inadvertido y con su abogado y algunos de sus más íntimos pensaron que Iznalloz era el mejor sitio para esconderse tras salir de la cárcel y buscar la tranquilidad. De hecho, hasta el lunes a José nadie le había visto en la calle. El alcalde del pueblo, debutante tras las elecciones de mayo, se encuentra de vacaciones. Los familiares más próximos niegan hasta la saciedad que el delincuente esté refugiado en el pueblo. Sus tíos aseguraban en declaraciones a Ideal que desconocían el paradero y renegaban en público de un perturbado que no debería estar en libertad Su anonimato le ha durado 48 horas. A la entrada del edificio consistorial de Iznalloz hay una placa enorme que reza: Este Ayuntamiento no tolera la violencia contra las mujeres Es su santo y seña. Sin embargo, el destino ha querido que el municipio se convierta en noticia por acoger a este violador. Ayer, a las nueve y media de la mañana el teléfono del Ayuntamiento echaba humo. Los medios de comunicación de toda España llamaban para confirmar la noticia. Y los vecinos El enemigo público número 1 de Francia acepta ser extraditado S. E. MADRID. El ciudadano francés Pascal Payet, considerado en su país el enemigo público número 1 y detenido en Mataró (Barcelona) hace cinco, aceptó ayer ser extraditado a Francia en una comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando GrandeMarlaska. Payet, que huyó a nuestro país tras escaparse el pasado 14 de julio de una prisión del sureste francés utilizando un helicóptero, fue trasladado a la Audiencia Nacional por ser el tribunal encargado de los trámites de extradición, y allí comunicó al juez su disposición a ser entregado a las autoridades de su país. Payet, experto en atracos y conocido también como el rey de las fugas por su habilidad para escapar, fue detenido el pasado viernes por la Policía. Al parecer, preparaba un atraco a un furgón blindado.