Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 25 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.522. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte ASTROBIOLOGÍA l determinismo biológico se ha puesto de moda. Perseguimos durante siglos la autonomía individual y la libertad de decidir y hemos acabado descubriendo que se trataba de una quimera. Que estamos presos de nuestros genes, de nuestras hormonas y de todo tipo de poderosos señores biológicos que dominan comportamientos y decisiones desde lo más profundo de las entrañas. En lugar de rebelarse contra los recién descubiertos dictadores, la gente los invoca entusiasmada en busca de respuestas a la incertidumbre, como si la biología fuera una nueva astrología. Lo que los astros te contaban antes sobre tu vida, ahora te lo revelan los genes, las hormonas y los circuitos neuronales. Son el nuevo psiquiatra casero de cabecera, la respuesta a nuestra angustia vital. A tal fin, los libros de divulgación astrobiológica incluyen test para que te conozcas, para que descubras todo lo que genes y hormonas han dispuesto de tu vida. Así es como Liza Minnelli averiguó que el verdadero culpable de su alcoholismo es un gen. O unos investigadores muy serios concluyeron que las chicas prefieren el rosa y los chicos el azul. Y otros no menos serios descubrieron que ser de izquierdas o de derechas es algo que depende de nuestro córtex cingulado anterior y de su regulación de la flexibilidad ante los conflictos. Por eso Bush no cambió de opinión ante la guerra de Irak y Kerry sí lo hizo, han explicado. No por los astros o la fecha de sus nacimientos sino por el córtex. Si alguien ha cambiado de bando ideológico, que se lo haga mirar. Debió de ser por un golpe en la cabeza y no por la llegada de marte a su signo. E Marina Litvinenko, ayer en el hotel Palace, durante la presentación de su libro La viuda del Polonio 210 Marina Litvinenko presentó ayer en España el libro Muerte de un disidente donde relata junto a Alex Goldfarb, amigo íntimo de su marido, la vida de la primera víctima de la historia de un atentado terrorista nuclear POR SHEILA M. CUÉ FOTO IGNACIO GIL arece que para tener éxito electoral en Rusia hay que ser un criminal, o un asesino, que ése es el premio final a tus acciones Marina Litvinenko, la viuda del antiguo miembro de la Inteligencia rusa Alexánder Litvinenko, envenenado con Polonio 210 en noviembre de 2006, lo tiene claro. Ha pasado ya casi un año desde que las imágenes de su marido postrado en una cama, demacrado y moribundo, recorriesen el globo. Sus palabras reclaman justicia y se refieren a una persona en concreto: Andrei Lugovoi, principal sospechoso del asesinato de Sasha como cariñosamente le llamaba. Lugovoi será el número dos de la lista de candidatos del ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia en las elecciones a la Duma del Estado. No obstante, confiesa ser consciente de que todo lo que está sucediendo no depende exclusivamente de Lugovoi. Él está siendo manipulado, no es dueño de su vida, es una pieza dentro de un entramado mucho más grande No especifica por quién está manipulado, pero sus palabras apuntan en una dirección clara: el Gobierno ruso, y más concretamente Putin. Marina no tiene miedo. Desde que conoció a Litvinenko en la fiesta de su trigésimo primer cumpleaños, cuando éste era un joven oficial del FSB (Oficina Federal de Seguridad) no se separó de él. Era la persona más querida para mí. Era muy feliz con él y seguiría siéndolo Por este amor y por hacer saber a su hijo, de trece años, quién era verdaderamente su padre, Marina decidió escribir la historia de su marido con la ayuda de su portavoz y amigo íntimo, Alex Goldfarb. Muerte de un disidente publicado en España por la editorial Taurus, fue el resultado final. Ayer tuvo lugar su presentación en Madrid. Este libro me ha servido de terapia. Al principio no quería que se supiese más de lo que ya se sabía de nuestra vida privada. Sin embargo, después, entendí que era mi deber Y es que ser la viuda de la primera víctima de la historia de un atentado terrorista nuclear como se recoge en el libro, no es fácil. En mi situación me hacen muchas preguntas de índole política y yo no sé cómo transformarme de ama de casa en analista político Sin embargo, como ella misma señala, tiene su propia opinión. No soy estúpida afirma. Aunque hoy por hoy dice no poder confiar para nada en lo que se está haciendo por resolver la muerte de su marido, no ha perdido la esperanza de ver algún día la luz al final del camino. Es difícil asegurar de manera tajante que se hará justicia, pero yo sé que los servicios fiscales británicos tienen pruebas contundentes y la intención clara de llevar este caso a los tribunales P