Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25- -9- -2007 Pepu Hernández y José Luis Sáez hacen balance del Eurobasket y miran a Pekín 91 ESTRELLAS DESPEDIDAS Maradona REUTERS Schuster IGNACIO GIL Ronaldo REUTERS Romario EPA Rivaldo AP Salir por la puerta de atrás Algo tiene el Barça que engulle a sus estrellas. A lo largo de la historia, y por motivos a cual más pintoresco, los astros del club acaban abandonando la entidad por las malas. Desde Kubala a Figo, se han ido en globo jugadores como Luis Suárez, Laudrup o Ronaldo E. YUNTA BARCELONA. La historia se repite. Cierto que Ronaldinho no se ha ido todavía del Barcelona, pero su caso recuerda al de muchos otros jugadores, estrellas en su momento, que han dejado la entidad por la puerta de atrás. Algo tendrá el Barça para que los mejores jugadores de la historia despotriquen a la hora de hacer las maletas. Será el lema del equipo, ese que dice que el Barça es más que un club que engulle el ego de los astros. El Barcelona, lo dice Cruyff, está por encima de cualquier jugador, se llame como se llame. A la vista está. La gente olvida pronto, pero hasta el mismísimo Ladislao Kubala se fue del club de mala manera. Tras retirarse en 1962, siguió ligado a la disciplina azulgrana. Poco después se convertía en el máximo responsable técnico y desde el banquillo ganó una Copa de Ferias, pero un mal inicio en la liga 62- 63 le valió la destitución. Kubala quiso entonces volver a jugar, pero la directiva se negó en redondo. Ofendido, y con un enfado considerable, fichó por el Español y volvió a vestirse de corto a los 35 años. De forma indirecta, Kubala también es protagonista en la salida del Barça de Luis Suárez. En 1961, Suárez enfiló rumbo a Italia para fichar por el Inter de forma forzada ya que sólo había sitio para uno de los dos. Lo positivo fueron los 25 millones de pesetas de entonces que se llevó el club catalán. En 1973 fichó por el Barcelona el peruano Hugo Sotil. El Cholo jugó tres temporadas, en las que disputó un total de 111 partidos y marcó 33 goles. Abandonó la entidad por dos razones: el club le dejo de lado cuando contrató al holandés Johan Neeskens, que ocupó su plaza de extranjero, y su nivel había bajado debido a su adicción a la bebida. La de Diego Armando Maradona es una de las salidas más sonadas. Sin que llegase a triunfar en el Barcelona, el mago argentino fue sancionado sin poder jugar tres meses en las competiciones españolas por aquella batalla campal en la final de Copa de 1984 que enfrentaba a los catalanes con el Athletic de Bilbao. El largo castigo castigo fue una de las principales razones que empujaron al presidente José Luis Núñez a aceptar una oferta del Nápoles. Diego siempre tuvo la sensación de que la directiva del Barcelona no le había defendido lo suficiente ante la Federación española, lo que alimentó su enfrentamiento con Núñez, quien anteriormente le había criticado por considerar que no cuidaba lo suficiente su vida privada. Bernd Schuster tampoco se fue de buenas del Camp Nou. Apenas habían pasado cuarenta días de su estancia en Can Barça, surgió su primera polémica. Un incidente con Migueli en Maradona se enfrenta a Núñez un entrenamiento le llevó a declarar sus deseos de regresar a Alemania. Sin embargo aguantó ocho temporadas, aunque estuvo un año sin jugar y en la última campaña se le apartó del equipo por desavenencias con el presidente. Cogió un puente aéreo y ficho por el Madrid. Mención especial para Romario, polémico por su vida amorosa, su afición a las discotecas, las ausencias a los entrenamientos, peleas y demás. Marcó 30 goles en la primera temporada, pero se fue a la siguiente después de chocar con Johan Cruyff al llegar con un mes de retraso al inicio de curso. Por cierto, también se fue de malas el holandés, que abandonó el banquillo catalán por la puerta trasera. Un compañero de Romario del Dream Team Michael Laudrup, pasó el mismo mal tra- Los problemas con la directiva de turno han sido el detonante para que el club perdiese a sus mejores jugadores go, aunque se fue por motivos diferentes. Con la llegada de Romario, Laudrup perdió protagonismo. Sólo se podían alinear a tres foráneos y Koeman, Stoichkov y Romario eran los elegidos frecuentemente. La gota que colmó el vaso fue la suplencia del danés en la final de la Copa de Europa de 1994. Como desaire, y dolido en su orgullo, se fue al Madrid. Más reciente es el caso de Ronaldo. Llegó del PSV y en su primer año con el Barcelona logró 34 goles en 37 partidos. Tras obtener el premio al mejor jugador del mundo, lograr el premio FIFA al mejor jugador dos años consecutivos, gana la Copa del Rey, la Recopa y la Supercopa de España, se enfrenta a la directiva ya que Núñez no quiere cumplir varios pactos con el jugador. Le contrata el Inter. Otro brasileño, Rivaldo, se une a la lista negra. Enfrentado a Van Gaal por su posición en el campo, Rivaldo se fue del Barça después de marcar un soberbio tanto de chilena que sirvió para que el club entrase en Europa. Estaba a punto de fichar por el Lazio, pero el club prometió renovarle por aquel golazo, algo que no se cumplió. Se fue al Milán por mucho menos dinero. El último en salir de malas fue Luis Figo, que fichó por el Madrid al comprometerse con Florentino Pérez. Cruyff: No se vive de lo que has sido, sino de lo que eres E. Y. BARCELONA. La frase lapidaria es de Johan Cruyff, que de esto sabe bastante: No se vive de lo que has sido, sino de lo que eres escribe el holandés en su artículo semanal en El Periódico Sin mencionarle, tal afirmación tiene un destinatario claro: Ronaldinho. El holandés asegura que el equipo es más importante que el individuo y recuerda que a la hora de hacer el equipo, siempre hay que poner a los que mejor estén. Tengan la cara que tengan, se llamen como se llamen El ex entrenador azulgrana cree que hay partidos para todos y que no pasa nada si alguien se pierde alguna cita: Si Ronaldinho, o el que sea, no está bien porque viene de jugar de su selección, porque viene de un viaje largo o lo que sea, no pasa nada, ya que en el futuro habrá partidos para él y para todos Cruyff, cuyo mensaje cala siempre en el pueblo, recuerda que es imposible que ningún futbolista juegue todos los encuentros en una campaña con casi dos partidos por jornada. Es la ley del fútbol y el vestuario lo sabe. No se vive de lo que has sido, sino de lo que eres. Si juega uno que no está bien, el técnico se equivoca y con su decisión perjudica a todos. Al equipo porque lo limitas, al jugador que no está bien porque todos verán sus carencias y a él mismo por no impartir justicia futbolística Johan Cruyff lanzó ayer un claro mensaje a Ronaldinho ABC