Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 25- -9- -2007 ABC El cerebro de los pedófilos presenta menor actividad neuronal en el hipotálamo Científicos de Yale hallan diferencias cerebrales y sientan las bases para una neurobiología de la pedofilia S. BASCO MADRID. La relación entre el cerebro, tanto en su morfología como en su actividad, y la conducta criminal o antisocial es materia de estudio desde hace más de un siglo. La búsqueda de una explicación biológica de la criminalidad ha ocupado volúmenes y volúmenes escritos por forenses, psiquiatras, neurólogos y, más recientemente, genetistas... hasta el punto de que se puede hablar de una neurobiología del crimen En cuanto a la conducta sexual del individuo, durante la última década se han tratado de explicar las desviaciones de la normalidad desde el punto de vista de la actividad neuronal en el cerebro. Ello ha originado agrias polémicas, principalmente en la sociedad estadounidense, sobre la posibilidad de contemplar la homosexualidad como una enfermedad susceptible de ser tratada. Los defensores de que la atracción por el mismo sexo es una opción tan válida y sana como la heterosexualidad jamás admitirían un tratamiento mediante drogas para poner remedio a esta diferencia. En cuanto a la pedofilia, sin embargo, no cabe la polémica. Cuando el objeto de deseo sexual es un niño o una niña, un menor en cualquier caso, y ese deseo se sacia estamos hablando de un delito cometido sobre una persona indefensa, y que por ello se beneficia de la especial protección en cualquier código de justicia. Hace cinco años, en octubre de 2002, los doctores Russell Swerdlow y Jeffrey Burns, de la Universidad de Virginia, dieron el banderazo de salida para el estudio de la pedofilia como un desarreglo biológico del cerebro, como una enfermedad. Describieron el caso un varón de 40 años cuyos comportamientos pedófilos, acreditados desde hacía tiempo, desaparecían al serle extirpado de la región orbitofrontal del cerebro un tumor del tamaño de un huevo. Algo relacionado con dicho tumor- -la presión intracraneal, la interacción química... -provocaba la pedofilia. Por si quedaba alguna duda, al ZONAS FRÍAS EN EL CEREBRO DE LOS PEDERASTAS Cerebro normal Hipotálamo Corteza prefrontal Cerebro pederasta 1 Se escanea el cerebro de los voluntarios, tanto sanos como pedófilos, mientras visualizan una película de alto contenido sexual entre adultos 2 Las imágenes de losycerebros de ambos grupos se analizan se comparan 3 En el caso de los cerebros de pedófilos las partes que menos actividad presentan son el hipotálamo y la corteza prefrontal El hipotálamo El hipotálamo es una pequeña región del cerebro localizada justo debajo del tálamo y por encima de la glándula pituitaria. Es una de las partes más activas ya que interviene en la regulación del hambre y la sed, en la respuesta al dolor, en la identificación del placer, en la satisfacción sexual y en el comportamiento agresivo. Envía sus instrucciones a través del sistema nervioso autonómico y por medio de la glándula pituitaria, liberando hormonas en el torrente circulatorio. El tumor del pedófilo Imágenes por resonancia magnética revelan la diferente actividad neuronal de los pedófilos Las imágenes por resonancia magnética dan una idea completa de la actividad cerebral vidad cerebral de un grupo de pedófilos con respecto a otro grupo testigo de individuos sanos La técnica utilizada fue la obtención de imágenes por resonancia magnética, capaz de revelar el índice de actividad neuronal en distintas regiones del cerebro ante determinados estímulos. La toma de imágenes se sucede a intervalos fijos de tiempo, mostrando la secuencia de cómo el cerebro piensa El estudio, publicado en la revista especializada británica Biological Psychiatry apunta diferentes grados de actividad- -sensiblemente más baja en el caso de los pederastas- -en el hipotálamo y en la corteza prefrontal entre ambos grupos a estudio. Esencialmente, estas diferencias revelan un modelo de pensamiento distinto. Cuando el grupo de voluntarios con tendencias pedófilas RAÚL DOBLADO individuo en cuestión se le reprodujo años después el tumor en la misma región cerebral, y con él reaparecieron las tendencias pedófilas. Después de varios trabajos con experiencias poco concluyentes durante los últimos dos años, un equipo interdisciplinar de las universidades de Yale (EE. UU. y Magdeburgo (Alemania) dirigido por Geof Northoff, asegura haber hallado sensibles diferencias en la acti- reconocidas fue escaneado por resonancia magnética mientras visionaba en una pantalla escenas de alto contenido erótico entre adultos, algo así como una película X, registraron índices de actividad neuronal en el hipotálamo muy inferiores a las presentadas por los individuos normales. A esa menor actividad correspondía una liberación hormonal también inferior. La misma actividad reducida se registraba tam-