Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID MARTES 25 s 9 s 2007 ABC La construcción del mercado abre la reforma de la plaza de La Cebada La adjudicación de la obra se realizará en breve s Está previsto que los trabajos comiencen en el año 2008 SARA MEDIALDEA MADRID. En sólo unos meses, comenzará la remodelación de la plaza de la Cebada. El tradicional mercado y el polideportivo intercambiarán su posición, y se reconstruirán de manera que la galería de alimentación jamás deje de funcionar: la actual se mantendrá abierta mientras se levanta la nueva. Las obras estarán finalizadas en 2010, y dotarán al lugar de una nueva plaza pública y un espectacular mirador sobre el antiguo Madrid. El proyecto que ganó el concurso público convocado para remodelar esta plaza se llama público y lo firman Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez Sala. Planea una nueva plaza pública, en torno a la cual se levanten dos edificios: uno para el polideportivo y otro para el mercado. Toda la edificación queda unida por una fachada bioclimática de doble piel, que funciona como un colchón térmico. Además, también en toda la edificación hay una cubierta ajardinada, que se sembrará con cebada y aportará los colores de este cereal- -verde en algunas épocas, ocre en otras- -al entorno. Esta zona podrá ser transitada, y funcionará como un mirador sobre la ciudad. Estará perforada por círculos de distintos diámetros, que actuarán como lucernarios. Una de las condiciones que puso el área de Urbanismo del Ayuntamiento- -dirigida por Pilar Martínez- -a quienes participaron en el concurso para remodelar la plaza era que el mercado nunca tendría que interrumpir su actividad por las obras. De ahí que en la solución de Rubio y Álvarez- Sala se plantee comenzar derribando el actual polideportivo para, sobre este solar, edificar el nuevo mercado. Éste contará con tres plan- tas de aparcamiento además de otro sótano que se usará para el cantón de limpieza- -con entrada independiente desde la calle de La Cebada- -y el muelle de carga. En el nivel de calle habrá locales, aunque también existe la posibilidad de que este espacio se incorpore a la mediana superficie alimentaria prevista para este punto. Los niveles uno y dos acogerán los puestos del mercado, y en el tercero, estarán las instalaciones y los usos terciarios asociados, como la zona de restauración. Para salvar las alturas, habrá escaleras mecánicas y también ascensores panorámicos. La entrada definitiva al mercado se hará por la calle de Toledo, aunque provisionalmente, mientras se termina toda la obra, tendrá un acceso desde la calle de la Cebada, esquina a la calle de Toledo. Una vez finalizada su construcción, el mercado se trasladará desde su actual ubicación al nuevo edificio, y sólo entonces, cuando quede vacío, se demolerá, para aprovechar el solar resultante como nuevo polideportivo. Éste contará con cuatro plantas de aparcamiento, una pista polideportiva y, en la parte superior, las piscinas, con Entrada, por calle de Toledo Un mercado con mucha historia detrás El actual mercado de La Cebada, que no es precisamente una joya arquitectónica, data de 1958. Pero antes que él, ya existía en el mismo lugar una instalación dedicada a surtir de alimentos a los madrileños, desde casi un siglo antes. Concretamente, el primer mercado de La Cebada comenzó a construirse en 1870, y fue inaugurado por el rey Alfonso XII el 11 de junio de 1875. Su diseño respondía a un proyecto del arquitecto Mariano Calvo Pereira, y seguía el modelo del mercado de Les Halles en París. Construido con modernas estructuras de hierro y cristal, se trataba de un vasto edificio de planta irregular, compuesto por dos pisos y con una superficie de 6.323 metros. El Ayuntamiento de la época- -en 1868- -ordenó la construcción de una serie de mercados en la capital, entre ellos éste de La Cebada, para paliar la insalubridad de los productos vendidos en puestos callejeros, y poner algo de orden en el caótico abastecimiento de la población madrileña. Se construyó en el mismo lugar en que ahora aún existe- -aunque en una versión más contemporánea la plaza de La Cebada, que entonces se llamaba plaza de Riego.