Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES 25 s 9 s 2007 ABC Florentino Portero UNIVERSIDAD Y DEMOCRACIA a sociedad norteamericana sigue con estupor el debate abierto ante la invitación al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad para participar en una conferencia en la Universidad de Columbia. ¿Se puede tratar a un enemigo de la libertad con tal consideración? El rector de la universidad aseguró que él personalmente le iba a plantear preguntas muy directas, pero ¿habría invitado a Hitler o a Pinochet? No cito a Stalin porque me temo lo peor. Ahmadineyad gobierna un país en el que no existe la democracia; en el que se encarcela a los que la defienden; se da apoyo a distintos grupos terroristas; se anima y potencia la insurrección diaria en Irak y Afganistán; está detrás de la desestabilización del Líbano y avanza en un peligroso programa nuclear, que han mantenido oculto todo el tiempo que han podido, a pesar de las sucesivas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. El presidente en persona ha negado el Holocausto y ha amenazado a Israel con su destrucción ¿Se puede tratar a Ahmadineyad como si fuera un dirigente respetable? En España tenemos precedentes imborrables. La Universidad Complutense concedió el Doctorado Honoris Causa a Erich Honecker y la Medalla de la Universidad a Sadam Hussein. Toda una declaración de lo que tan docta casa entiende por libertad. El hecho no debió percibirse entonces con escándalo porque el rector pasó tiempo después a ocupar la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid con el Partido Popular. No, no se trataba de un izquierdista radical. Los enemigos de la libertad deberían ser tratados con mucha más firmeza. La comunidad universitaria tiene que salir de su burbuja y enfrentarse a la realidad tal cual es. El rechazo a George W. Bush no justifica de ninguna manera dar cobertura a dictadores fanáticos que atentan todos los días contra la libertad. Gestos como el de la señera universidad neoyorquina sólo animan a estos fundamentalistas a seguir adelante a la vista del relativismo, de la falta de valores que se extiende por nuestras sociedades. L El presidente iraní firmó en el libro de visitantes en la sede de Naciones Unidas AP Ahmadineyad, recibido en Estados Unidos con honores de dictador El presidente iraní compareció en la Universidad de Columbia (EE. UU. en medio de las protestas estudiantiles por sus ambiciones nucleares ANNA GRAU, SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La Universidad de Columbia de Nueva York recibió ayer al presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, con honores de dictador. Así le llamaron no sólo los manifestantes congregados para protestar por su presencia en el campus sino el mismo presidente de la Universidad, Lee Bollinger. Ahmadinejad correspondió moderando su discurso hasta el punto de que no parecía el mismo. Antes de dar la palabra a su polémico huésped, Bollinger le pidió explicaciones por negar el Holocausto, por pedir la destrucción de Israel y por las violaciones de derechos humanos en su país. Señor Ahmadinejad, se comporta usted como un dictador mezquino y cruel sentenció. No voy a tener en cuenta esta introducción, sin duda condicionada por los políticos y por la prensa repuso Ahmadinejad con desparpajo. Y no le faltaba razón en suponer que era objeto de una atención mediática inusitada. La retransmisión televisiva de la alocución de Ahmadinejad en Columbia casi paralizó la ONU ayer por la tarde. Y eso que no era la primera vez, ni que Ahmadinejad hablaba en público en Nueva York- -viene cada año a la Asamblea General de las Naciones Unidas- -ni que era invitado por Columbia. Aunque el año pasado, la invitación se canceló en el último minuto. Esta vez la invitación se mantuvo, pero la autoridad universitaria optó por dejar muy clara la repulsión que le merece el personaje. La vehemencia de Bollinger sorprendió incluso a muchos que esperaban una introducción dura. Ahmadinejad la calificó de insultante y poco acorde con el nivel intelectual de Columbia. Por su parte él procuró estar a la altura diciendo digo donde suele decir Diego. Aseguró que en Irán todo el mundo es feliz y libre que nada ni nadie reprime a las mujeres y que tampoco tienen problemas los homosexuales, por la sencilla razón de que allí no hay. No sé quién les ha dicho que tenemos homosexuales en Irán zanjó el tema. Se abstuvo tanto de reiterar sus amenazas directas contra Israel como de volver a negar el Holocausto, si bien cuestionó que no pueda verse desde otra perspectiva En cambio dijo algo que de algún modo conlleva la admisión de que el Holocausto existió: denunció que el pueblo palestino lleva sesenta años pagando por aquello, en lo que no tuvo nada que ver Entretanto los mandatarios ya congregados en Nueva York para la 62 Asamblea General de la ONU fijaban posiciones. El francés Nicolas Sarkozy eludió ir tan lejos como su ministro Kouchner cuando dice que Francia se apresta a ir a la guerra con Irán, pero recordó que los tratados de no proliferación nuclear están para cumplirlos y usó un tono muy contundente para pedir un arsenal de sanciones. Zapatero se expresó con mucha menos contundencia dirigida a Irán, y mucha más a Estados Unidos. Zapatero reclamó agotar todas las vías de diálogo con Teherán antes de imponer sanciones, y excluir en cualquier caso un horizonte de confrontación. Sería otro error como los ya cometidos en los últimos años aseguró. Un arsenal de sanciones El primer ministro israelí, investigado por corrupción EP JERUSALÉN. El fiscal general israelí, Menachem Mazuz, dio instrucciones ayer para que la Policía abra una investigación criminal contra el primer ministro, Ehud Olmert, por las acusaciones de que se benefició de forma indebida en la compra de una casa en Jerusalén. Se acusa al primer ministro de haber recibido un precio muy bajo a la hora de adquirir la casa, presuntamente como resultado de su posición en el Gobierno, hecho que fue negado ayer desde la oficina del primer ministro.