Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 25- -9- -2007 ABC Zapatero aboga por un liderazgo de la ONU y no de EE. UU. frente al cambio climático La macrocumbre ecológica de Naciones Unidas, con la asistencia de ochenta países, se convierte en otro frente crítico contra la hegemonía de Estados Unidos ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha ido esta semana a Nueva York básicamente a decir que no reconoce otra autoridad que la de la ONU para combatir el calentamiento global del planeta. Ni para ninguna otra cosa que requiera liderazgo internacional. Como antes la guerra de Irak, el cambio climático empieza a devenir un frente abierto en la cruzada por el multilateralismo, entendiendo como tal combatir cualquier hegemonía norteamericana en los asuntos del mundo. Esta casa es el lugar de la esperanza contra la miseria, contra los conflictos y ahora también contra el cambio climático aseguró Zapatero frente a los asistentes a la macrocumbre ecológica celebrada a 24 horas del inicio de la 62 Asamblea General de Naciones Unidas, con asistencia de 80 países. Por eso todos tenemos el compromiso y el deber de apoyar a las Naciones Unidas y a su secretario general, Ban Ki- moon dijo. España apoya a Ban Ki- moon llevándole incluso la contraria, si es menester. El secretario general de la ONU había convocado inicialmente para ayer noche en Nueva York una cena de trabajo a la que estaba previsto que asistieran George W. Bush y los jefes de los gobiernos más contaminantes del planeta. La delegación española luchó a brazo partido para abrir esa cena a otros países, empezando por España, y logró hacer valer su condición de octavo contribuyente de la ONU. Poco antes de la última reunión del G- 8, Bush intentó arrebatarle el protagonismo en la lucha contra las emisiones tóxicas a la alemana Angela Merkel, proponiendo una cumbre en Washington de los quince países más contaminantes del planeta, donde adoptar compromisos y calendarios concretos para la reducción de emisiones. La cumbre de Bush se celebrará finalmente este jueves y viernes en la capital de Estados Unidos. Significativamente Bush, que no ha abierto la boca en las sesiones oficiales de la cumbre de la ONU, sí hablará en la suya aunque ésta al final tenga un perfil algo más bajo de lo esperado, a nivel de ministros de Exteriores. La cena de trabajo de ayer en Nueva York empezó siendo un trasunto de la cumbre de Bush, pero puesta bajo el paraguas de la ONU, y acabó siendo algo mucho más amplio y multilateral. Esto significa: menos cena de trabajo propiamente dicha, y más disolución diplomática de los intentos de Estados Unidos de acaparar el liderazgo internacional en esta materia. También el francés Nicolas Sarkozy aportó su granito de arena al decir que sólo una rápida acción común puede evitar lo peor. Cada año perdido es un grado centígrado más de recalentamiento aseguró con dramatismo. Mientras, el jefe de la agencia climatológica de la ONU, Yvo de Boer, afirmaba abiertamente que el cambio de sensibilidad de Bush en esta cuestión no es suficiente Al final Condoleezza Rice fue ayer la máxima representante de la Casa Blanca en la cumbre climática de la ONU. Pero los oradores de bandera americana más esperados fueron el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y el exvicepresidente Al Gore. Schwarzenegger se alineó con el discurso inaugural de Ban Ki- moon, alertando de la urgencia de incorporar y dar incentivos a los países en vías de desarrollo (básicamente Brasil, la India y China) que hoy suponen una coalición contaminante tanto o más amenazadora que los países desarrollados, y mucho menos dispuesta aún que estos a aceptar nada que li- Más cubiertos en la cena Rodríguez Zapatero escucha una de las intervenciones ayer en la sede de la ONU agua para beber, etc. Hizo plenamente suyos los dos mensajes del día: que hay que hacer algo muy multilateral, y que hay que hacer algo muy urgente. Para llegar rápido ve tú solo, para llegar lejos, vamos todos juntos concluyó, citando un proverbio africano. En medio de todo esto, Zapatero procuró dejar España en buen lugar presumiendo del 4 de decrecimiento de las emisiones tóxicas en nuestro país en 2006. Diplomáticamente eludió insistir en cuán lejos estamos aún de Kyoto: con un 33 más de emisiones de lo permitido. Anunció más y mayores aportaciones económicas espa- EPA La hora de Gore Schwarzenegger pidió alicientes para los países en vías de desarrollo, que son los más contaminantes mite su crecimiento económico. Al Gore apabulló a los asistentes con cifras muy precisas y muy espeluznantes sobre las estimaciones de deshielo de los polos, subida del nivel del mar, futuribles crisis millonarias de refugiados errabundos y sin ñolas a la Organización Mundial de la Salud, que recibirá de España 3 millones de euros extra para prevenir los efectos sanitarios del cambio climático. Cifró en 70 millones de euros la actual contribución española medioambiental tanto bilateral como multilateral y recordó que la próxima reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU se reunirá el próximo mes de noviembre en Valencia. ABC. es Especial sobre el cambio climático en abc. es internacional