Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Acoso islamista a España s Las víctimas MARTES 25 s 9 s 2007 ABC Tenía un don: amaba el Ejército Germán Pérez, sevillano adoptivo de 33 años, que en febrero consiguió reengancharse a la Bripac, estaba casado desde hacía tres y tenía un hijo de año y medio s Sus restos serán incinerados el jueves POR CRISTINA AGUILAR su municipio natal. El suegro de Germán, Fernando Yruela Rojas, hablaba conmocionado sobre el estado de shock en el que estaba sumida toda la familia. Mi hija está destrozada. Con ella ha estado todo el día mi mujer, y yo con el pequeño. Son momentos muy duros comentó. Ayer, amigos, familiares y mandos del fallecido visitaban a la familia en Sevilla. Entre ellos estuvo el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre, Marín Bello Crespo, quien mostró sus condolencias a la familia y manifestaba que los que llevamos el uniforme hemos sentido en nuestras carnes algún trágico suceso como éste. Lo peor es que hayamos vivido dos sucesos iguales en tan poco tiempo Germán, de 33 años, vio sus sueños y proyectos truncados cuando viajaba en el primer convoy de una expedición en Afganistán. Los sucesos ocurrieron cuando el convoy, ya de vuelta del lugar donde había sido destinado, fue atacado con un artefacto explosionado a distancia. Germán pertenecía a la Brigada Paracaidista. Su trayectoria en el Ejército comenzó desde adolescente, ya que, como asegura su suegro, este chico tenía un don innato. Nació para ser militar, disfrutaba con ello Así, entraba en el Cuerpo de Operaciones Especiales en Alicante, y poco después en la Brigada Paracaidista, en el Paracuellos del Jarama, Madrid. En este último servicio fue destinado a Bosnia, lugar en el que permaneció cuatro meses en misión de paz. Estuvo varios años dedicándose a actividades profesionales no relacionadas con el Ejército, y en ese periodo de tiempo, hace tres años, se casó con Esperanza Yruela, situando su domicilio en la barriada sevillana de Los Arcos. Hace un año y medio, el matrimonio tenía a su primogénito, Germán. No obstante, recién cumplidos los 33 años, exactamente el 9 de febrero de este mismo año, consiguió reengancharse en la Brigada Paracaidista como primero Familiares de Stanley Mera residentes en Guayaquil lloran la muerte del soldado fallecido en Afganistán Brigada multicultural El 28 por ciento de los miembros de la Brigada Paracaidista, a la que pertenecían los dos fallecidos en el ataque contra españoles producido ayer en Afganistán, no son españoles s Los compañeros de los dos fallecidos no hicieron declaraciones POR ÁLVARO PÉREZ FOTO EPA MADRID. En la Base Príncipe de Paracuellos del Jarama, sede de los caballeros legionarios paracaidistas de la I Bandera Paracaidista, el ambiente estaba ayer enrarecido. Los militares que entraban o se marchaban de la base tenían orden de no hacer declaraciones a los medios de comunicación. Acababan de enterarse de que dos de sus compañeros habían fallecido en una misión de la OTAN, y de que otros seis militares estaban heridos, tres de ellos graves. Algunos se negaban a hacer declaraciones con la cabeza, o explicaban que no tienen permitido hablar con la prensa, pero agradecían las palabras de ánimo. Otros, como dos paracaidistas de origen iberoamericano, decían que no sabemos exactamente qué es lo que ha pasado Esos dos militares formaban parte del 28 por ciento de efectivos de la Brigada Paracaidista (Bripac) que procede de otros países. Por eso no sorprende que varios de los fallecidos en misiones del Ejército español en los últimos tiempos sean inmigrantes. Jeferson Vargas, colombiano, perdió la vida el pasado junio en Líbano. Ayer, en Afganistán, la perdió un ecuatoriano, Stanley Mera Vera. Jesueldo que reciben en estas misiones, aunque los riesgos son evidentes. Precisamente en las unidades que suelen ser enviadas a misiones peligrosas, caso de los paracaidistas, es donde más inmigrantes hay. Los 559 extranjeros que forman parte de la Bripac son habituales en las misiones de la unidad de élite en Afganistán y Líbano, y se han adaptado perfectamente al funcionamiento de una unidad con más de 50 años de historia. Para entrar en ella hay que superar las pruebas de selección en el centro de formación que se encuentra en la provincia de Murcia, que duran unas ocho semanas. Una vez superadas, se pasa a ser militar profesional como caballero legionario paracaidista. Por otra parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, garantizó ayer al mandatario de Ecuador, Rafael Correa, que la familia de Stanley tendrá toda la ayuda necesaria de España informa Ep. Ambos presidentes mantuvieron un breve encuentro en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, donde se celebra una reunión de alto nivel sobre cambio climático. Zapatero expresó sus condolencias a Correa por la muerte de su compatriota, natural de Guayaquil, y quinto suramericano miembro de las Fuerzas Armadas que fallece en conflictos internacionales. El primer muerto- -en julio de 2006- -fue el peruano Jorge A. Hernández Seminario, también de la Bripac. Más información sobre las tropas en el exterior en: www. mde. es ferson tenía 21 años. Stanley, 20. Los dos, pese a no nacer en España, han servido a la nación en la Bripac hasta las últimas consecuencias. Otros casi 5.000 inmigrantes, sumando tropa y marinería- -la Fuerza Aérea todavía no los admite- -también forman parte de las Fuerzas Armadas españolas, lo que supone un 5,5 por ciento del total. Los dos países que más soldados aportan a nuestro Ejército son Ecuador y Colombia, con 1.919 y 1.872 hombres, respectivamente. Ayuda a la familia de Stanley Incentivo económico Entran a formar parte del Ejército porque les proporciona un empleo estable, aunque sus sueldos apenas llegan a los 1.000 euros al mes. Eso sí, los miembros de la Bripac tienen posibilidad de acceder a un alojamiento oficial y se les proporciona un seguro de vida y de accidentes, entre otras ventajas. Los militares que se desplazan a zonas como Afganistán lo hacen atraídos por el buen Casi 5.000 inmigrantes, sumando tropa y marinería, forman parte de las Fuerzas Armadas españolas SEVILLA. España se sobrecogía de nuevo ayer por brutal ataque contra el convoy español en Afganistán, pocos meses después de la impactante matanza de seis soldados en el Líbano al estallar un coche bomba al paso de un BMR. Uno de los muertos es Germán Pérez Burgos, casado y padre desde hacía año y medio, natural de Alange, localidad de Badajoz, aunque con trece años se trasladaba a Sevilla, concretamente a la zona de la Puerta Osario, tras la muerte de su madre. Tras el conocimiento de la fatídica noticia, el general jefe de la Fuerza Terrestre, Virgilio Sañudo, ordenaba la disposición de varios psicólogos para atender a la viuda hasta después del funeral. Enseguida, también tomaba contacto con la familia Félix Sanz Roldán, jefe de Estado Mayor de Defensa, para mostrar el más sentido pésame. Además, informaba a la familia del procedimiento que se iba a llevar a cabo con el cuerpo sin vida del soldado. Ayer mismo salía un avión medicalizado para repatriar el cuerpo del fallecido y a los demás soldados heridos en el supuesto atentado. El boeing regresará previsiblemente, según informó Sanz Roldán a la familia, mañana de madrugada a Torrejón de Ardoz (Madrid) donde se procederá a realizar la autopsia en el Gómez Ulla de la capital española y el reconocimiento por parte de sus familiares. Por la mañana se procederá al funeral oficial, y ya por la tarde el cuerpo será trasladado a Sevilla, donde sus familiares lo velarán hasta la mañana del jueves, cuando se incinerará el cuerpo, y tal y como lo ha expresado su familia, en la más estricta intimidad. Por último, y por deseo expreso de su mujer y resto de familiares, las cenizas de Germán se repartirán en partes iguales entre Sevilla y Alange, Nacido para ser militar Estaba a punto de volver y echaba de menos su hogar, pero él se sentía feliz porque hacía lo que le gustaba