Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 25 s 9 s 2007 ABC AD LIBITUM LA LECHERA DEL PP I el belga Víctor D Hont no hubiera sido matemático además de profesor de Derecho, es muy posible que su sistema de asignación de escaños en un proceso electoral proporcional fuera menos alambicado. También es verdad que cuando D Hont concibió su método, en 1878, era otra la dimensión política del mundo y los partidos en presencia, a diferencia de los de hoy, encarnaban opciones económicas y sociales bien distintas. Parecía prudente acortar distancias, suavizar mayorías, realzar minorías y, en suma, cuanto hoy resulta fútil en razón de la homogenización que provoca y exige M. MARTÍN la perturbadora idea de FERRAND un cambio político que ha permitido sustituir las ideas y los programas, los principios y las convicciones, por el nombre de unos líderes más o menos atractivos y sugerentes. A menos de seis meses de las próximas legislativas, en los cuarteles generales de los dos únicos partidos con dimensión nacional y posibilidad de llegar a formar Gobierno se estudian con atención las posibilidades de crecimiento y los riesgos de merma en cada una de las circunscripciones electorales. El PP, según desvelaba ayer en estas páginas Mariano Calleja, necesita una docena de diputados más de los que dispone en la actualidad (148) para poder aspirar a gobernar. El PSOE también hace sus cuentas para tratar de, cuando menos, sostener sus 164 escaños actuales. Ambos, al unísono, se cuentan a sí mismos sendas versiones amañadas y consoladoras del Cuento de la lechera que nos dejó en herencia Samaniego, que, por enciclopedista e ilustrado, formaba parte de la izquierda del XVIII. Atornillados como están a su sigla la gran mayoría de los votantes del PP y el PSOE, la elucubración más solvente será la que menos tenga presente a las clientelas acostumbradas. Son muchas las circunscripciones en las que todo seguirá igual. Un corrimiento de votos no generará una variación en la atribución de escaños. Por eso, salvo alguna anécdota concreta, donde se la juegan los dos grandes partidos es en Cataluña y Andalucía. Los 21 escaños socialistas que Cataluña cubre en la Carrera de San Jerónimo frente a los 5 del PP en el mismo ámbito y los quince con los que el PSOE aventaja al PP en Andalucía suman una distancia de 31, que es la que, para alcanzar una posibilidad de Gobierno, Rajoy debe neutralizar. Quiero decir que, salvo con un creativo gesto de inteligencia, aun contando con la torpeza desplegada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, será difícil que el PP obtenga un escaño más que los socialistas. En donde están los votos, especialmente en Cataluña, el PP es poco más que un eco apagado y distante y, con las cartas que hoy se barajan, no cambiará el resultado de la partida. En Génova podrían ahorrar, por lo menos, un cántaro. O cambiar de lechera. POR OTRA PARTE SATÉLITES O MANTEQUILLA norteamericanos, quecualquier día apagan la red de satéliRIMERA parte. Son tantas las novedades tecnológites y los taxistas europeos se quedan sin saber por dónde ir. cas que cada día entran a formar parte de nuestra viSegunda parte. Después de dedicar años, muchos años da que no les damos importancia. y dinero, cantidades ingentes de dinero, a subvencionar a Subes a un taxi, das una dirección imposible y el taxislos agricultores europeos garantizándoles la compra de ta, imperturbable, enciende el GPS y en treinta segundos sus productos, e impidiendo la entrada de la competencia no sólo localiza la calle desconocida, sino que también saextracomunitaria, resulta que en la Unión Europea el prebe el camino más corto para llegar a ella. Esta operación, cio de los productos alimenticios ha subido y ya no quedan que hoy es rutinaria, hace sólo cinco años habitaba en los stocks. Aquellos lagos de leche y montañas de cearcanos de la ciencia- ficción: los taxistas circulareales que, según The Economist conformaban ban con un tomo delcallejero, pero pobre de ti si dael paisaje de la Europa Verde han desaparecido. La bas con un novato y tu destino estaba fuera del esUE ya no debe subvencionar los productos agrogatricto términomunicipal. Naturalmente, la rutinanaderos, porque la producción de los países euroria seguridad con la que en cualquier gran ciudad peos es insuficiente para atender a la demanda y occidental circula de un punto a otro un taxi, o un los agricultores están satisfechos de los precios autobús, o un coche privado, es de una sencillez sóque cobran, aunque como es inevitable siempre se lo aparente: elGlobal Positioning System (más conoquejen, porque nadie mejor que ellos sabe que el cido por GPS) cuenta con una red de veinticuatro JOSÉ M que no llora no mama. O sea, que tantos años defensatélites que pueden facilitar la posición simultáGARCÍA- HOZ diendo la Política Agraria Común y ahora resulta nea de millones de puntos móviles o inmóviles y que en la PAC sobran subvenciones, mientras que elproyecsin coste alguno para el usuario, lo cual, dicho sea de paso, to Galileo se queda sin fondos. Pero el cambio de aplicación resulta incluso mucho más asombroso que cualquier innode los fondos deuna partida a otra no es tan fácil: todavía esvación tecnológica. tá fresco el recuerdo de las durísimas negociaciones entre Pero no todo puede ser tan bonito, y el GPS tiene un lado los diferentes países: Gran Bretaña no renunciaba a su cheoscuro: es, como internet, de invención, propiedad y gesque, Francia no modificaba la PAC y Alemania se negaba a tión de los Estados Unidos y, por si fuera poco, su origen es pagar lafactura. En 2005, burócratas y políticos dela UE llemilitar. Americano y de origen militar, dos características garon a un acuerdo ramplón, que apenas dos años después que resultan inaceptables para la sensibilidad política y se ha demostrado completamente irreal para afrontar tecnológica europea, y por eso, en la alborada del siglo XXI, cualquier desafío tecnológico y para atender las necesidala UE anunció su propósito de poner en marcha el Galileo, des de laagricultura. Aprendices de brujo quequedan atraun sistema de navegación auxiliado por satélite alternatipados en sus propias disquisiciones político- presupuestavo al GPS. Contaría con más satélites, treinta en lugar de rias. veinticuatro, y más precisión, ya que su margen de error seConclusión y moraleja. Quizá los políticos europeos dería de un metro, frente a los cinco metros del GPS. El priberían desistir de planificar el futuro económico de la UE mer satélite delGalileo se lanzó en diciembre de 2005; del sey los recursos dedicados a la reglamentación igualitaria, gundo, previsto para el otoño de 2006, nunca más se supo; convertirlos en esfuerzos por superar nacionalismos despor lo dicho, el aparato tuvo algunos problemas técnicos y, confiados de forma que el Viejo Continente llegue a ser un por lo visto posteriormente, la realidad fue que el proyecto mercado efectivamente único y abierto. O sea, que en lugar embarrancó financieramente. El pasado mes de junio, las de planificar, se fíen de la gente y de sus iniciativas y acabaocho empresas implicadas- -británicas, alemanas, francerán por estar tan adelantados como los americanos. sas, italianas y españolas- -se retiraron porque no veían josemaria garcia- hoz. com claro el negocio. Total, que seguimos dependientes de los S P