Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Primera división s Cuarta jornada LUNES 24 s 9 s 2007 ABC El Madrid pesca en la nada Se encontró con el empate en los últimos minutos después de estar siempre a remolque de un Valladolid superior tanto física como técnica y tácticamente ENRIQUE ORTEGO Este Real Madrid tampoco pierde cuando no juega bien. Ya le pasó la jornada anterior, en el Bernabéu, contra el Almería, otro recién ascendido. No fue mejor entonces y tampoco lo fue ayer ante un Valladolid espectacular que de haber tenido un poco más de puntería y habilidad en los últimos metros debía haber sentenciado el partido cuando tuvo al enemigo encerrado y sin recursos para frenar su agresividad en todas las zonas del campo. Apuntaba el jueves en ABC Michael Laudrup que la grandeza de la Liga radica en que cualquier equipo puede ganar a otro por aparente diferencia que pueda existir entre ellos. Cierto es. Visto está que, de momento, nadie renuncia al triunfo antes de pelearlo. Ni más ni menos esto fue lo que le ocurrió ayer al Valladolid. Salió convencido de que con sus poderes, con su presión en todo el campo, con su imponente condición física podía contrarrestar las cualidades del rival. Y ¡vaya si lo hizo! Fue inmensamente superior en la primera parte y en la segunda mantuvo el tipo hasta adelantarse en el marcador, aunque todo ello no le fuera suficiente para ganar a un enemigo que sacó un punto de la nada. Se le atragantan estos equipos agresivos al Madrid. Ha sido una constante en los últimos años. No pareció el de Mendilibar un recién ascendido. Planteó el partido sin traumas. Con un dibujo casi idéntico al del contrario- -un 4- 4- 2, con dos medios centro y dos hombres en las bandas- Imprimió un ritmo a su juego verdaderamente diabólico. Para su desgracia, le faltó remate. Lo contrario que al Madrid, que atacó mucho menos, pero casi creó ocasiones más claras de gol. A destacar un remate de Raúl al que Butelle respondió con una maravillosa parada. Tanto como la que Casillas le hizo a Sisi segundos después. Todo ello fue al final de la primera parte. Como había insinuado, Schuster continuó repartiendo minutos entre los miembros de su plantilla. Ayer le tocó a Valladolid Real Madrid 1 1 Valladolid (4- 4- 2) Butelle; P. López, Rafa, García Calvo, Óscar Sánchez; Sisi (Marcos, m. 75) A. Rubio (Vivar Dorado, m. 83) Borja, Sesma; Kome (Víctor, m. 64) y Llorente. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Salgado (Saviola, m. 84) Cannavaro, Ramos, Marcelo; Robinho (Higuaín, m. 61) Diarra, Guti, Drenthe (Robben, m. 61) Raúl y Van Nistelrooy. Árbitro: Iturralde. Lesionado en el calentamiento, pitó la primera parte con una muslera y con evidente merma física. Mostró amarilla a Salgado y Butelle. Tras el descanso, fue sustituido por el cuarto árbitro. Tarjeta a Borja. Goles: 1- 0. m. 70: Pedro López. 1- 1, m. 87: Saviola. Se echó de menos a Sneijder Sneijder quedarse en el banquillo y el equipo le echó de menos. Drenthe, su relevo, nada tiene que ver con él. Sólo se parecen en la nacionalidad. Tácticamente es anárquico y técnicamente, impreciso. Sin Sneijder, el Madrid perdió gran parte de su capacidad para elaborar juego por dentro. Se rompió la sociedad con Guti y el equipo perdió el balón. Y sin él, sufrió hasta la saciedad. Supo, además, ensanchar bien el campo el Valladolid con Sisi y Sesma muy pegados a las bandas. El tándem Borja- Rubio le comió el terreno a un desamparado Guti, al que Diarra abandonó a su suerte, más pendiente de meterse entre los cen- trales. Sin balón, arrinconados en su campo, muy lejos del área enemiga, los de Schuster sólo tenían la alternativa de las galopadas de un Robinho enchufado tras verse suplente. La segunda parte comenzó con las mismas sensaciones, pero lógicamente el Valladolid acusó el impresionante desgaste. Schuster no lo veía claro y cambió las dos bandas de golpe con media hora por delante. Estaba el duelo mucho más igualado que en su primera parte cuando llegó el impresionante gol de Pedro López. El lateral derecho pucelano se encontró con el balón en el medio campo enemigo, avanzó unos metros, Robben no le siguió, Marcelo no le encimó y no se lo pensó. Su derechazo entró por la escuadra de un Casillas que no llegó por más que se estiró. El último intento de Schuster se llamó Saviola. Le salió bien. Pasó a jugar con tres defensas y echó el resto. Esa es la diferencia entre un equipo y otro. El Valladolid no había aprovechado su momento y el Madrid se inventó el suyo. Apareció el desaparecido Guti. Extraordinaria acción individual, pase a Van Nistelrooy, que fue generoso con Saviola. El Madrid se salvaba en la campana, aunque todavía tuvo tiempo el Valladolid de marcar un segundo gol que hubiera sellado una victoria que mereció pero no consiguió. Como el Almería. Así se escribe la historia. Así jugó el Valladolid Butelle: notable. P. López: notable. Rafa: notable. G Calvo: notable. Ó. Sánchez: notable. Sisi: notable. Rubio: notable. Borja: notable. Sesma: notable. Kome: regular. Llorente: bien. Víctor: bien. Marcos: regular. V. Dorado: s. c. El técnico: Mendilibar: notable. Físicamente tiene a su equipo perfecto, pero además nunca renunció a jugar el balón. Lo mejor: su personalidad para jugar de tú a tú al Madrid Lo peor: su falta de remate. Schuster: Hay que mantener SERGIO RAMOS QUIERE a jugadores como Guti hasta JUGAR DE LATERAL el final del partido ABC VALLADOLID. El entrenador del Real Madrid, Bernd Schuster, aseguró al final del encuentro que el equipo tenía que estar contento con el empate a uno, porque, tal y como se ha desarrollado el partido, habían sufrido y que había que mantener a jugadores como Guti hasta el final de todos los choques. Es lo que mejor tiene, el último pase, y ha tenido una buena ocasión afirmó el técnico alemán. Acerca del rival de ayer, Schuster indicó que el juego del Valladolid no le sorprendió, ya que la temporada acaba de comenzar y este tipo de equipos tiene mucha ilusión El entrenador del Madrid no alineó ayer el centrocampista holandés Sneijder, uno de los futbolistas más destacados de su equipo en lo que va de temporada, dado que ayer (por el sábado) se retiró del entrenamiento con unas molestias y, aunque él se encontraba bien, yo tenía claro que no se debía arriesgar Ha jugado todos los últimos partidos, con nosotros y con su selección, y estábamos avisados por los médicos y los preparadores físicos de que lo mejor era darle descanso dijo. Por su parte, el entrenador vallisoletano, José Luis Mendilibar, destacó que su equipo jugó un muy buen partido, creando ocasiones para ganar por lo que aseguró que en esta ocasión se han escapado dos puntos de Zorrilla Aún así el técnico vasco se mostró satisfecho con la labor realizada por sus pupilos, ya que durante los noventa minutos hemos sido superiores al Real Madrid El jugador sale perjudicado cada vez que hay obras en el puesto de central. Le ha tomado el pulso a la banda y sufre mucho cuando vuelve a jugar en el centro JULIÁN ÁVILA Lo dijo tiempo atrás Luis Aragonés. Sergio Ramos es más lateral que central Y el jugador está de acuerdo para sus adentros. Se encuentra mucho más cómodo galopando y tragando kilómetros por la banda que achicando pelotas y saliendo al costado. Aunque de momento calla. Se guarda sus preferencias porque lo importante es el grupo. No antepondrá nunca sus preferencias o prioridades a las necesidades del equipo. Siempre a las órdenes de Schuster. Pero sufre deportivamente hablando. En ese vaivén del lateral al central padece una especie de cortocircuito mental. Los médicos y los técnicos saben que no es aconsejable modificar los hábitos mecánicos de los jugadores porque se resiente el rendimiento. Y Sergio, pese a su juventud y a su espíritu guerrero, también se ve afectado. Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Salgado: mal. Cannavaro: regular. Sergio Ramos: regular. Marcelo: regular. Robinho: bien. Diarra: bien. Guti: bien. Drenthe: mal. Raúl: regular. Van Nistelrooy: regular. Robben: regular. Higuaín: regular. Saviola: bien. El técnico: Bernd Schuster: regular. Apostó pronto por las rotaciones y fue a quitar al jugador más en forma. Lo acusó su equipo, que se quedó sin juego interior. Lo mejor: el punto conseguido. Lo peor: siempre a remolque. Con Míchel Salgado en la banda derecha, el conjunto blanco perdió uno de sus caudales ofensivos