Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24- -9- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 75 El rastro genético de la soledad Los solitarios gozan de peor salud, están más estresados, su tensión es más elevada, su respuesta inmunológica es más baja... ¿por qué? Científicos estadounidenses afirman que la soledad afecta a la expresión de los genes en los glóbulos blancos POR S. BASCO MADRID. Cada vez más aislados en medio de la multitud. Cada vez más solos. A medida que la población mundial abandona sus raíces rurales y se urbaniza; en tanto que la familia muta y pierde peso en su papel de célula constitutiva de la sociedad, el hombre se agiganta como individuo mientras mengua su capacidad de relación social. Corren tiempos para los single los solitarios... y la soledad se extiende como una mancha de aceite sobre el género humano. Sus causas y sus efectos sobre la psique han sido estudiados exhaustivamente desde hace siglos por psiquiatras y sociólogos. En las últimas décadas, médicos y biólogos han profundizado sobre su reflejo en la salud, casi siempre negativo. Aumenta el estrés, la tensión arterial, el riesgo coronario, adormece el sistema inmunológico... Hasta ahora se desconocía la causa. Para dar con ella, varios equipos interdisciplinares de todo el mundo han tratado de descubrir el rastro genético de la soledad. Expertos de las universidades de California Los Ángeles (UCLA) y Chicago parecen haber dado con la pista buena. Se han centrado en analizar el transcriptoma de los leucocitos de la sangre de un grupo de catorce voluntarios carentes de relaciones personales a todos los niveles- -sin pareja, sin familia, sin amigos... el paradigma del single No todo el genoma se transcribe y se traduce finalmente a proteínas. Este hecho ha dado lugar al concepto de ADN basura. El transcriptoma es el mapa u hoja de ruta que diseña el genoma al transcribirse a RNA mensajero, capaz de dar órdenes por medio de las proteínas de forma que determinadas reacciones orgánicas se produzcan o no. Los genetistas han hallado en los glóbulos blancos hasta 209 genes cuya transcripción se expresa de manera distinta El solitario, un hombre de corazón débil Vivir en soledad aumenta los riesgos de contraer dolencias cardiacas, tanto entre personas de edad avanzada como entre los jóvenes, conforme a un estudio publicado por la Universidad de Chicago en 2002. Su sistema vascular reacciona de forma débil al estrés, lo que eleva la posibilidad de padecer enfermedades coronarias. Entre los jóvenes, simples situaciones de estrés como las que acompañan las épocas de exámenes provocan una tensión arterial creciente, mucho más significativa entre estudiantes que viven solos, que unida a un aumento de la resistencia al flujo cardiaco en las venas multiplica el riesgo. Entre los mayores, estudios clínicos han demostrado que la tensión arterial es más elevada en los solitarios. Grupo de voluntarios La soledad crónica reduce la actividad de los glucocorticoides: menor respuesta antiinflamatoria El solitario, el single es una figura cada vez más habitual en la sociedad moderna ma inmunológico, minimizando la capacidad antiviral del organismo, que queda más expuesto a infecciones e inflamaciones. Los análisis bioinformáticos realizados han identificado algunas de las señales biológicas a las que dan lugar estas diferencias en las expresiones genéticas entre los solitarios y el resto. Una de ellas es la reducida actividad de los glucocorticoides que producen la respuesta antiinflamatoria del organismo. La activación de estas hormonas podría, por lo tanto, ayudar a contrarrestar los efectos adversos de la soledad sobre la salud del individuo. El director de la investigación- -publicada en la revista Genome Biology Steven Cole, de la Escuela de Medicina de UCLA, considera que los hallazgos de su equipo prueban que la situación de soledad extrema afecta a la actividad genética del ser humano Cole, en una incursión en terrenos de la psicología, aventura que los efectos de la soledad sobre la actividad del genoma no dependen tanto del número de personas a las que se conoce como de la calidad de las relaciones interpersonales, es decir, de la sensación de aislamiento ABC en los individuos solitarios, con respecto al hombre normalmente socializado. El estudio se llevó a cabo sobre leucocitos por ser las células sanguíneas responsables de la respuesta inmune, toda vez que es un hecho comprobado que la soledad baja la respuesta inmunológica. La soledad crónica, pues, modifica la respuesta de los genes. De las 209 transcripciones genéticas estudiadas, 78 fueron sobreexpresiones, mientras que las 131 restantes eran expresiones inferiores a lo normal. Estas últimas conllevan una menor respuesta del siste- que experimenta el individuo En cualquier caso, las diferencias en la expresión genética entre los individuos solitarios y los altamente socializados proporcionan el marco molecular perseguido: la huella genética que deja la soledad en el organismo del individuo. La explicación que hasta ahora buscaba la medicina sobre por qué las personas solitarias gozan de una salud más precaria. Más información sobre la investigación: http: genomebiology. com content pdf gb- 2007- 8- 9- r 189. pdf