Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos LUNES 24- -9- -2007 ABC FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN Los demás me ven como una estrella de cine, pero esa es una faceta muy pequeña en mi vida Richard Gere s Actor, premio Donostia El protagonista de La gran estafa se considera un trabajador ajeno a frivolidades: Dejé de leer lo que publican sobre mí hace veinte años POR OSKAR L. BELATEGUI SAN SEBASTIÁN. Richard Gere (Syracusa, EE. UU. 1949) bebe té verde, se inclina al dar la mano y mira fijamente a los ojos de su interlocutor. Una pulsera de cuentas de madera recuerda su fe budista, esa espiritualidad combativa que le lleva a pedir el boicot de los Juegos Olímpicos en China. Hasta en San Sebastián ha recibido la visita y el consejo de un par de lamas. Claro que también hay otro Richard Gere. El que rompe una rueda de prensa para abrazar a una periodista sin habla. El carismático canalla de La gran estafa la película que estrena el viernes y, de paso, promociona al recibir el premio Donostia. El filme recrea la historia real de Clifford Irving, que en los setenta se aupó a la cima del periodismo americano al conseguir las memorias del inaccesible Howard Hugues. Obtuvo fama y dinero... hasta que el propio Hugues lo desenmascaró. Ni siquiera se habían visto nunca. ción con la autoridad, que necesitan ser aprobados constantemente. Inventan una mentira y están obligados después a decir otra más grande para ocultar la anterior. ¿Por qué nos es tan fácil creernos los rumores y las mentiras? rias. Tienen que hacerse gracias a las productoras independientes, esas que después copan las nominaciones a los Oscar. El cine independiente es el que mueve a Hollywood. -Los paralelismos entre la situación política que describe el filme, la América de los setenta, y nuestros días son inevitables. ¿Encuentra con facilidad en Hollywood historias adultas como La gran estafa -La historia de su formidable mentira ya tenía interés de por sí. Pero el director, Lasse Hallström, supo ver los paralelismos entre Vietnam y Nixon e Irak y Bush. Por desgracia, suena actual. La mentiras pequeñas conducen a otras grandes. -Nos encanta escuchar maledicencias, lo peor de la gente. Por instinto, no queremos que los otros tengan éxito. Y en realidad estamos todos interconectados. Nos guiamos por las apariencias, que son una mentira. ¿Se cree que su sufrimiento es distinto al mío? Ese mecanismo es el que permite que sigan ocurriendo cosas horribles en el planeta. La física cuántica nos dice que todo está unido. En un plano espiritual, resulta imposible no ver que el sufrimiento ajeno nos afecta y que debemos tomar medidas para atajarlo. De la misma manera, deberíamos alegrarnos del éxito ajeno, porque también es el nuestro. -Clifford Irving no es precisamente un buen ejemplo para los periodistas. -Últimamente he visto un montón de buenas películas, es un momento muy particular en la industria del cine. Este tipo de cintas tradicionalmente hubieran sido producidas dentro del sistema estudios. La gran estafa no es un filme de pequeño presupuesto ni una superproducción de puro escapismo, está en el medio. Es un filme inteligente, y las majors ya no ruedan este tipo de histo- -Oyéndole hablar, ¿cómo conjuga su faceta espiritual con la frívola que se le supone a una estrella de Hollywood? -Yo soy un trabajador, trabajo muy duro. Y soy muy afortunado por ganarme la vida así. Mis hijos no tienen ningún problema y, de verdad, no lo digo como algo sin importancia. Usted me ve como una estrella de cine, como alguien importante, pero, créame, es una faceta muy pequeña de mi vida. Sufro a un quinceañero que me vuelve loco, tengo problemas do- Aitana Sánchez- Gijón entregó a Richard Gere el premio Donostia mésticos como el resto de la gente, anoche discutí con mi mujer... Me levanto cada día y doy las gracias por ser tan afortunado. Y pienso que por ello tengo una responsabilidad. Contemplo el mundo de forma holística: somos una parte pequeña de algo que es mucho más grande. El conjunto es más importante que las individualidades. ¿Qué piensa al recibir el premio Donostia? No he terminado mi carrera todavía, no espere que me vaya a retirar mañana, ja, ja. He leído la lista de personalidades que han recibido este premio, y muchas de ellas me hacían soñar cuando era niño y las veía desde mi butaca comiendo palomitas. Crecí en un pequeño pueblo de Nueva York de 5.000 ¿Por qué le atrajo el papel de un trolero encantador? -No, ja, ja. En realidad no era periodista. Irónicamente, el libro que le metió en tantos líos fue su mejor trabajo. Si lees la falsa autobiografía de Howard Hugues como una obra de ficción es fantástica. -Es un tipo fascinante. La mayoría de los buenos dramas tienen que ver con los fallos humanos, no hay dramas sobre personas perfectas. Irving no entendía por qué no le veían como un Mailer, un Hemingway. Hay muchos Irving en este mundo, gente con problemas en su rela- Auster: Los críticos son gente amargada O. L. SAN SEBASTIÁN. Hacía 42 años que Paul Auster no pisaba San Sebastián. A los 18 recorrió Europa de mochilero. Recién cumplidos los 60, preside el jurado del festival donostiarra, donde ha presentado fuera de concurso su película La vida interior de Martin Frost Ésta es la historia de un hombre que escribe sobre un hombre que escribe una historia reta Auster. Habla sobre cómo un escritor vive dentro de su imaginación. He intentado mantener la ambigüedad para que no sepamos qué es real y qué fabulado. En el fondo, trata de un hombre que inventa a una mujer, un deseo que sigue manteniendo vivo el mundo Un poco de levedad en estos tiempos oscuros es de gran utilidad justifica el autor de La música del azar que también saca en fotografías a su esposa, la poetisa y ensayista Siri Hustvedt. No sé si existen las musas- -reflexiona- Está claro que el amor inspira a los artistas. Si no hubiera compartido mi vida con Siri mis novelas no serían las mismas. Sophie vuela en su propia dirección. Ya veremos dónde aterriza He pasado mi vida- -concluye Auster- -sentado en una habitación. Por eso me estimula dirigir, donde estás de pie y debes tomar decisiones con rapidez Y se despacha contra los críticos: Son gente amargada que se complace en destruir una obra. Como dice mi mujer, el arte es como el sexo: si estás enfadado, no vas a disfrutar de él