Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24- -9- -2007 Tras la Noche en Blanco s Balance MADRID 43 Cientos de personas disfrutaron hasta altas horas de la madrugada del espectáculo de luz y color sobre la fachada de la Casa de América Eduardo y sus amigos comenzaron su noche en Atocha, desde donde subieron andando hasta la plaza de Cibeles. No llegaron a pasar a ningún edificio, se limitaron a observar, los espectáculos de calle. Seguro que mucha de esa gente que abarrota los museos esta noche no ha pisado ninguno en todo el año, somos algo borregos finalizó. Mercedes, de 53 años, tampoco quedó muy satisfecha con los espectáculos a los que asistió. Cuando vi el programa me llamó la atención una actividad que había en la plaza de Colón, El canto de las sirenas pero una vez allí me quedé muy decepcionada porque no se veía nada se quejó con cierta amargura. Sin embargo Raquel se declaró encantada con la Noche en Blanco. Me parece fenomenal que hagan actividades de este tipo, da gusto que por una noche no haya coches en las calles y se pueda entrar a lugares que están prohibidos para la gente normal el resto del año, como la Bolsa La única queja de esta madrileña fue que la gran oferta de este evento te obliga a seleccionar y por lo tanto a perderse muchas cosas. Podrían repartirla en varios días o extenderlo a todo un fin de semana propuso Raquel. Pese a la expectación general, aún quedaba gente en Madrid que salió a la calle y se encontró de sopetón con la Noche en Blanco. Es el caso de Jorge, de 19 años. Sabía que era un día de estos, pero no sabía la fecha exacta confesó, pero al salir del Metro en la calle Fuencarral alucinamos con lo que se había montado Jorge y sus amigos variaron los planes rápidamente y en vez de acudir a sus bares habituales se quedaron en la calle, disfrutando del Festival Pura Vida Hellomoto. Música en directo en la calle sin hora de cierre y botellón permitido por una noche Pánico en un convoy del Metro atrapado 45 minutos en un túnel ABC MADRID. El paro del último tren de Metro dentro del túnel de la línea 3, entre las estaciones de Sol y Lavapiés, provocó los nervios y la ira de centenares de viajeros que se agolpaban en el convoy con motivo de la Noche en Blanco La red venía manteniendo diversos retrasos debido a la gran afluencia de público, pero en Sol era tal el gentío, que el tren se mantuvo cerca de 15 minutos parado en la estación, mientras la megafonía advertía de la necesidad de que los viajeros se alejaran de las puertas para que pudieran cerrarse. A los pocos metros de arrancar, el convoy se paró dentro del túnel, al tiempo que sonaban las alarmas. Estuvimos por lo menos 40 minutos dentro del tren, con niños y todo. Hacía mucho calor, la gente estaba desesperada e incluso había quien se puso a llorar. En un momento de locura, una chica dio a la palanca de emergencia para abrir la puerta y que así entrara aire, porque las ventanas estaban selladas y no podíamos abrirlas relató Luis, uno de los viajeros. Desde el vagón, los viajeros podían leer uno de los carteles de señalización de emergencias, que indicaba una distancia de 100 metros para Sol y 900 metros para Lavapiés. Vino personal de Metro, que fue cerrando las puertas manualmente, y por megafonía indicaban que, si queríamos seguir andando, no volviésemos a abrir las puertas apuntó. La tensión de los viajeros era tal, que, al llegar a la estación de Lavapiés, algunos de ellos dieron patadas contra el Metro, lanzaron al tren botellas, latas, escupieron... Hasta rajaron uno de los cristales de la ventana de los conductores Por su parte, fuentes de Metro de Madrid afirmaron a Ep que el incidente se produjo porque alguien accionó el freno de emergencia En ese caso, el conductor tiene que bajarse del tren comprobar que no pasaba nada. Es un trámite que hay que hacer por motivos de seguridad y para ello tiene que ir el jefe de línea subrayaron las mismas fuentes. La saturación de los transportes fue, sin duda, uno de los principales puntos negros de la Noche en Blanco