Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID Tras la Noche en Blanco s Balance LUNES 24 s 9 s 2007 ABC La Puerta de Alcalá estuvo rodeada de humo toda la noche por el espectáculo Atmósfera en la calle Es genial poder entrar a lugares prohibidos La Noche en Blanco se convirtió en la gran fiesta de la calle. Hubo opiniones para todos los gustos, mejores y peores, pero nadie quedó indiferente. Algunos lo tenían (casi) todo planificado. Otros dejaron que la noche les guiase de forma espontánea POR BEATRIZ ROMERO FOTOS FRANCISCO SECO EFE MADRID. Como si estuvieran buscando un tesoro, miles de madrileños se echaron a la calle para pasar la noche en blanco, plano en mano, a la caza de la actividad más interesante o del espectáculo más llamativo. Los improvisados exploradores tomaron sin pudor alguno edificios que normalmente están vetados al público y contemplaron lo mejor del arte de la capital bajo una luna que no se atrevía a salir. Cristina, de 23 años, había planeado a conciencia con sus amigos su Noche en Blanco, pero la lluvia les obligó a variar sobre la marcha el programa. Comenzaron la ruta en el Santiago Bernabéu, donde llegaron cerca de las 21.00 horas con la intención de ver la coreografía Strange Fruit Suspendieron el espectáculo por la lluvia y, aunque había otro pase un par de horas más tarde ya no pudimos verlo, porque teníamos planeadas otras cosas lejos de allí se lamentó Cristina. Como sabían que todo el centro iba a estar cortado eligieron el transporte público para desplazarse. Con la lluvia, todo el mundo se refugió en el metro y se ponía imposible subir a ningún vagón, porque iba hasta la bandera declaró. Aún así, Cristina lamentó que el suburbano no estuviera abierto toda la noche. Con el cambio de cabeceras de los búhos nos hicimos mucho lío a la hora de cogerlos y al final tuvimos que volver andando a casa añadió. Pese a estos problemas, Cristina aseguró que lo pasaron muy bien. Lo que más les gustó fueron los Jardines sonoros y lo que menos la Biblioteca Nacional, porque esperaban una visita por todas sus instalaciones, y tras hora y media de cola sólo pudieron ver un códice. También queríamos hacer una visita guiada llamada Los secretos de Madrid que salía de la plaza Mayor, pero al llegar allí nos dijeron que nos hacía falta una entrada y nos tuvimos que ir añadió. Hubo quien disfrutó de la Noche en Blanco en familia. Carmen, de 39 años, pasó gran parte de la jornada en el Matadero, con su marido y sus dos hijos pequeños. El año pasado también salieron a la calle en esta noche y les gustó tanto que decidieron repetir. Al principio estábamos un poco perdidos porque el Matadero es muy grande, pero nos hemos organizado enseguida declaró. A esta familia lo que más le gustó fueron Los caballitos de Dusseldorf y los conciertos del escenario Myspace. com. Sin embargo, lo que más les impactó fue la instalación de Georges Rousse, llamada Nave de aves y que consistía en una enorme sala de columnas pintadas de rojo y en la que, dependiendo de la perspectiva con que se mirase se podía ver determinados efectos. A mi me ha recordado a una mezquita, pero yo no he conseguido ver la línea roja de la que hablaba el programa, y como yo mucha gente reconoció Carmen. Tras su visita al Matadero planeaban acercarse hasta el Museo Reina Sofía, aunque si hay las mismas colas que el año pasado nos iremos a casa confesó Carmen. Los problemas por las aglomeraciones y las enormes colas que se formaban en muchas de las actividades fueron las principales quejas de la noche. Eduardo, de 23 años, varió un poco su ruta de salida de cualquier sábado para compaginarla con esta actividad. La Noche en Blanco está bien, pero en realidad no puedes ver nada, y cuando llegas a cualquier sitio las colas son tan grandes que te desanimas un poco Somos un poco borregos Me quedé muy decepcionada con El canto de las sirenas porque no veía nada confesó Mercedes LAS OPINIONES EN ABC. ES Resumimos a continuación algunos de los numerosos testimonios remitidos por los internautas a ABC. es sobre el desarrollo de la Noche en Blanco Pros y contras Asun. Extraordinario evento. No intenté entrar donde había largas filas, me limité a disfrutar de las avenidas sin coches, y ver la iluminación de edificios y eventos en Colón, Cibeles y Alcalá. Enhorabuena por la fiesta y la organización de todo en general. Creo que la mayoría de los madrileños estaban encantados. ¡Una gozada de verdad! Pilar. Esto debería repetirse más a menudo, porque es una alternativa a los bares y las discotecas. La malo fue la lluvia. Carlos. Mala organización en general, desbordadas las instalaciones y caótico el tráfico y el transporte. Hace falta por lo menos una semana de noches en blanco y algunos eventos dejan mucho que desear. David. Hubiese estado bien de no ser por la masificación de gente y el caos circulatorio. ¡Y por supuesto la lluvia! Deberían hacerlo más a menudo y repartido en el tiempo, pues en un sólo día no se puede ver ni la cuarta parte de los actos. Paciencia a los conductores que resultaron afectados. Rogelio. Yo lo llamaría La Noche Andando Era imposible acceder de una zona a otra... Isa. Mal planteados los transportes. Pasear por las calles de Madrid de noche te hace redescubrirla, pero si nos piden a todos que nos acerquemos a verlo en transporte publico que lo mantengan abierto toda la noche igual que los bares, porque volver a casa era imposible. Los ruidos de Colón (por no llamarlo música) eran insoportables. Solitario. Me gustó mucho. La estrella de la noche fue sin duda la cama bajo el arco de la victoria de Moncloa. Encarna. El espectáculo estriba en contemplar multitudes caminando por la calle.