Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 s 9 s 2007 ESPAÑA 21 Las verdades desmentidas El Supremo impide Y en esta España cohesionada (de la que habla Zapatero) tenemos ya al presidente de una comunidad, la vasca, empeñado en convocar un referéndum ilegal y a dos ex presidentes de la Generalidad de Cataluña pidiendo la independencia del ladrillo de las islas. De ahí también el asalto a las arcas públicas para vender Gobierno de España a los padres so pretexto de convencer a los niños que no metan los dedos en los enchufes ni se tiren desde el quinto piso. Pero los demonios alimentados por esa cultura del enemigo interior que Zapatero implantó desde el momento en el que fatalidad y tragedia lo llevaron al poder, tienden a buscar vida propia cuando se saben crecidos. Y en esta España cohesionada -de la que hablaba hace semanas Zapatero en una entrevista tan larga, tediosa y mentirosa como normalmente solo se leen en la prensa oficial de países del Tercer Mundo- -tenemos ya al presidente de una comunidad, la vasca, empeñado en convocar un referéndum ilegal el año próximo y a dos expresidentes de la Generalidad de Cataluña- -máximos representantes del Estado allí- -pidiendo la independencia como única solución. Tenemos a un partido de la coalición gobernante en esa misma región (ERC) que defiende abiertamente a un grupo terrorista como Terra Lliure, a los medios públicos y a los privados haciendo apología de la coacción y a los líderes de la oposición amenazados de muerte públicamente. Y tenemos al único Gobierno europeo, salvo que se quiera incluir en nuestro entorno al bielorruso Lukashenko o al ruso Putin, que no sólo tolera las amenazas a la oposición sino culpa a ésta de ser amenazada de muerte por nazis y nacionalcomunistas catalanes. Los malpensados llegamos a la conclusión de que el zapaterismo acepta de buen grado que los antorcheros maulets hagan imposible la campaña electoral a los demócratas que no se humillen. De la apertura de la veda contra la monarquía, muy calculada en la secta, irresponsable y suicida en los demócratas, habremos por desgracia de hablar mucho en adelante. Los privilegios del chantaje y la arbitrariedad política más obscena, que de la repartición de los fondos comunes de todos los españoles se derivan y en los presupuestos se manifiestan, quizás no sean suficientes para revelar a más de un ciego vocacional que España sí se ha roto y bastante con Zapatero- -por desgracia con ayuda de quienes en décadas pasadas apostaron por granjearse lealtades nunca obtenidas- Quizás sea más gráfico el ver que las libertades de que disfrutan unos y otros españoles, dependiendo donde vivan, son ya abismalmente diferentes. En Madrid puedes abrir una tienda en la que el idioma vehicular ¡toma ya! y único sea el azerí. En Cataluña has de escriturar en la lengua de Dios. Probablemente la solución esté en que todos los niños bajo regímenes nacionalistas- socialistas pidan a los Reyes ser como los de Pepiño Blanco que van al Británico en Madrid o los de Pepe Montilla, puntuales en el Colegio Alemán de Barcelona. heredar a siete hijos al aplicar una ley preconstitucional Un voto particular rechaza que el Tribunal recurra a normas injustas y obsoletas NIEVES COLLI MADRID. La herencia de los hijos nacidos fuera del matrimonio se regulará por las leyes vigentes en cada momento en aquellos casos en los que el fallecimiento del progenitor se haya producido antes de la entrada en vigor de la Constitución. Así lo tiene establecido el Tribunal Supremo, cuya Sala de lo Civil ha dictado una sentencia que, en virtud de una ley preconstitucional, excluye de la herencia a los siete hijos que Juan R. F. tuvo, fruto de la convivencia que inició en 1942 con Cándida P. D. tras obtener la separación matrimonial de María N. C. su primera esposa, por sentencia canónica. De su primer matrimonio, celebrado en 1927, nacieron cuatro hijos a los que el Supremo ha reconocido la condición de herederos únicos y universales. La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Antonio Gullón, cuenta con el voto particular discrepante de Xavier O Callaghan, en cuya opinión ningún tribunal puede hoy aplicar leyes previas a Constitución y frontalmente contrarias a la misma. En este caso, la sentencia del Supremo aplica preceptos del Código Civil que quedaron derogados en 1978 como consecuencia del artículo 14 de la Carta Magna, que proclama la igualdad de los españoles ante la ley y prohibe discriminación alguna por razón de nacimiento La clave para determinar el derecho sucesorio está, según el parecer mayoritario de la Sala, en la fecha de fallecimiento, que es el momento en el que se abre la sucesión. La muerte de Juan R. F. se produjo en 1976, dos años antes de la proclamación de la Constitución. Éste dejó cuatro hijos de su primer matrimonio y otros siete nacidos de la convivencia con Cándida, que se convertiría en su esposa ese mismo año (1976) La boda no pudo tener lugar hasta entonces porque en aquella época no existía el divorcio y el matrimonio se entendía disuelto sólo tras el fallecimiento del cónyuge. Según el Código Civil vigente en 1976, los cuatro primeros hijos eran legítimos mientras que los siete restantes tenían la consideración de ilegítimos y, como tales, carecían de derechos sucesorios y sólo podían exigir alimento de su progenitor. Pese a que tal distinción quedó derogada por la Constitución, ésta sólo tiene efectos retroactivos para las sucesiones abiertas con posterioridad a su entrada en vigor Es decir, sólo para los casos en los que el progenitor haya fallecido después de la promulgación de la Carta Magna. Y no cabe dejar de aplicar una norma jurídica- -añade el Supremo- -bajo el pretexto de que no se adecúa a la realidad social Bien distinto es el parecer del magistrado discrepante. O Callaghan entiende que un juez constitucional no puede aplicar una normativa frontalmente contraria a la Constitución y que, en consecuencia, los once hijos de Juan R. F. debieron recibir un tratamiento igual La Constitución, argumenta, no puede violarse totalmente por mor de unas normas civiles que pasaron a la historia y que en este momento, un Estado de Derecho que parte del respeto de los derechos humanos considera injustas (que lo son) y obsoletas (que evidentemente han pasado a serlo) Hermann no de los más manidos instrumentos del aparato de propaganda del zapaterismo para desacreditar a la oposición ha sido el fiero sarcasmo en el desprecio a los temores de millones de españoles y del Partido Popular sobre el fraccionamiento de la España democrática. ¡Cuánto se han reído todos los que se sienten beneficiarios de esta legislatura- -ultras nacionalistas, radicales izquierdistas, socializantes de sus cargos y moderados políticamente correctos con mejor o peor conciencia- -de la preocupación de los que califican despectivamente los serrompeespaña En su hasta hace poco muy efectiva perversión del lenguaje y ocultación de la realidad, han bombardeado a la sociedad española con el mensaje de que todo el catastrofismo y los agoreros de la oposición han sido desmentidos por los hechos ya que España sigue existiendo tras tres años y medio de Gobierno de Zapatero. Este verano, sin embargo, como efecto retardado de las elecciones municipales, el Gobierno ha percibido claramente que los temores de toda esa España que desprecian y difaman desde que llegaron al poder se han extendido. Amenazan ya a su proyecto de crear un nuevo régimen sin alternancia democrática posible gracias a las alianzas de suma de intereses y odios al sistema constitucional como los que han logrado imponer en comunidades autónomas muy diversas, desde Galicia hasta el grotesco caso del pentapartito de las Islas Baleares. Por eso se hizo recular a los socialistas navarros que esperaban impacientes su premio en este proyecto general. Y de ahí la indignación de quienes no han entendido que fueran ellos precisamente los que tuvieran que renunciar a la orgía del reparto cuando su opción vasquista con Nafarroa Bai era menos peregrina que esa coalición de pancatalanistas, sectas antisistema y reinonas U Hijos legítimos e ilegítimos El zapaterismo acepta de buen grado que los antorcheros maulets hagan imposible la campaña electoral