Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -9- -2007 La vida de los ratones se prolonga un 35 si se les activa la enzima telomerasa 95 Es el único yacimiento en el que se trabaja de esta forma, una nueva manera de hacer paleontología De los 1.400 fragmentos óseos hallados en El Sidrón, sólo cuatro han dado muestras de ADN logo del CSIC responsable del estudio de los neandertales de El Sidrón- -lo hacemos justo con el objetivo contrario, evitar que los fósiles se contaminen con nuestro ADN. Toda precaución es poca para lograr que estos restos tan valiosos no se impregnen, por contacto, con ADN humano moderno No son palabras vacías. Como medida de seguridad adicional, todos los miembros del equipo han sido tipificados genéticamente. De esta forma, en caso de contaminación accidental de alguna de las muestras (por ejemplo por un contacto involuntario) será posible aislar el ADN del responsable y seguir adelante con la investigación. Es el único yacimiento del mundo en el que se trabaja de esta forma- -asegura Rosas- Se trata de una nueva manera de hacer paleontología en la que somos pioneros y que, inevitablemente, acabará por extenderse Ayudada por otro de los miembros del equipo, Araceli procede a la ceremonia de vestirse de astronauta y se enfunda el mono, las botas, los dos pares de guantes (uno encima de otro) la cofia para recoger el pelo, la mascarilla y la escafandra. Todo ello de un color blanco brillante. Las costuras y las uniones entre las diversas partes del traje son cuidadosamente selladas con cinta aislante. A través del visor de la escafandra sólo pueden verse los ojos de la joven. Ataviados con guantes, cofia y mascarillas, y tras asegurarse de que permaneceríamos a una distancia prudencial, los paleontólogos permitieron también la entrada de ABC al santuario. Pero fue Araceli, sola, quien se dirigió hacia la cuadrícula G- 9, uno de los muchos cuadrados de 33 cm de lado en que todo el yacimiento esta dividido y que se excavan en un orden preciso y riguroso. Sin saber aún exactamente de qué clase de hueso podría Uno de los investigadores ayuda a Araceli a enfundarse el traje de seguridad biológica con el que extraerá el fósil que acaba de encontrar tratarse (del suelo del G- 9 apenas habían asomado unos milímetros de fósil durante unos pocos segundos, transcurridos los cuales todo se volvió a tapar con el sedimento original para poner en marcha el protocolo de extracción) la ya experta estudiante fue tanteando y dibujando sobre el terreno arcilloso el perfil del hueso recién encontrado, un fragmento alargado de no más de diez centímetros de longitud. Vestirse de astronauta Decenas de miles de años Antonio Rosas examina uno de los fósiles del yacimiento Derrumbamientos y antropofagia Los investigadores no saben aún cuál fue el motivo de la acumulación de restos humanos precisamente en este punto de la cueva de El Sidrón. Sin embargo, la casi total ausencia de animales en la cueva (apenas nueve huesos de herbívoros entre 1.400 humanos) sugiere una acción humana en el origen de esta acumulación. Alguien, por algún motivo, los fue colocando allí. Se trata- -afirman Javier Fortea y Marco de la Rasilla, co- directores del yacimiento- -de restos que no están en su emplazamiento original. Es decir, que llegaron al lugar donde los encontramos desde otro sitio, quizá desde un nivel superior a causa de un derrum- bamiento, un lugar que aún no hemos podido localizar Todos los restos están muy concentrados en un punto muy concreto. Y muchos de ellos muestran marcas de corte lo que indica, en palabras de Fortea, la práctica culinaria de la antropofagia, que es algo distinto del canibalismo, que tiene una componente más cultural De los nueve individuos encontrados hasta ahora en El Sidrón, cinco son adultos (dos hombres, dos mujeres y un quinto, en duda) Los cinco son jóvenes. El mayor, una mujer de no más de 25 años. Luego hay dos adolescentes (un chico y una chica) y otros dos más pequeños de unos siete y tres años de edad. Una de las cosas que podremos averiguar con el estudio del ADN- -afirma De la Rasilla- -es si todos pertenecían a una misma familia Resultaba extraño, casi sobrenatural verla allí, con su inmaculado traje futurista, en el interior de una cueva tenuemente iluminada y extrayendo delicadamente una muestra humana de decenas de miles de años de antigüedad. Una vez aislado el hueso, todo sucedió muy rápido: con movimientos precisos y veloces Araceli extrajo el fósil, lo introdujo en una bolsa cuyos bordes selló de inmediato y colocó el paquete dentro de un congelador portátil que también cerró inmediatamente. En menos de dos minutos. Un reconocimiento posterior por parte de Antonio Rosas confirmó que, efectivamente, se trataba de uno de esos huesos exactamente el tipo de fósiles más adecuados para realizar sobre ellos estudios genéticos. Era un fragmento de fémur, un hueso largo y grueso, con mucho tejido cortical, lo (Pasa a la página siguiente)