Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS Festival de Cine de San Sebastián DOMINGO 23 s 9 s 2007 ABC El festival en breve El optimismo moderado del ministro y la ley del Cine El ministro de Cultura, César Antonio Molina, trasladó ayer desde San Sebastián su optimismo moderado para que todo se supere y se apruebe la ley del Cine, cuya tramitación se retrasó para que el Gobierno central busque el mayor grado de consenso posible con los distintos sectores implicados. La ley ayudará muchísimo y permitirá a la industria cinematográfica española seguir colocándose en los primeros puestos en la cinematografía internacional señaló. Lo que no se puede romper es la unidad del Fondo de Protección del Cine, que es nuestra fuerza frente a otras cinematografías poderosas advirtió el ministro. César Antonio Molina explicó que la ley del Cine sigue su curso y detalló que estamos en una semana de nuevas reuniones con algunos grupos parlamentarios para tratar de acercar las posiciones El ministro de Cultura recalcó que el texto legal cita a las lenguas de España y a los Estatutos TELEPRESS Alberto Iglesias recibe en San Sebastián el Nacional de Cinematografía El compositor donostiarra Alberto Iglesias recibió muy emocionado ayer el premio Nacional de Cinematografía, de manos de César Antonio Molina, por una trayectoria profesional plena de inspiración y animada por una constante búsqueda de formas musicales Iglesias dedicó el galardón a los directores, productores, editores, montadores y músicos con los que ha trabajado, que han hecho que mi música fuera fluida y comprensible La colosal pequeñez del cine de la joven iraní Hana Makhmalbaf El frescor y el descaro de su película Buda explotó por vergüenza puso en evidencia a la francesa La maison protagonizada por el español Sergi López E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL SAN SEBASTIÁN. Los Makhmalbaf son al cine iraní algo así como una sublimación de lo que son al cine americano los Baldwin o los Arquette, o al cine español los Bardem. El patriarca, Mossen Makhmalbaf, y sus dos hijas, la joven Samira y la jovencísima Hana, de apenas diecinueve años y con una película como la que se proyectó ayer a competición, Buda explotó por vergüenza tan delicada y al tiempo tan arriscada y áspera como el lugar y las situaciones que trata y retrata. En apenas ochenta minutos vino a establecer con inteligencia, gracia y una cierta poética esa enorme diferencia que hay entre lo pequeño y lo insignificante, a lo que le ayudó la otra película en competición, la francesa La maison de Manuel Poirier, que por más que uno la mirara nunca veía la pequeñez, sino la insignificancia. Buda explotó por vergüenza arranca de aquellas terribles imágenes de la gigantesca estatua de Buda que destruyeron los talibanes en Afganistán; allí, en aquellos riscos y alrededor del gran agujero sin Buda, viven en cuevas numerosas familias y una de ellas es la de Baktai, una niña de seis años que se bebe esta película a sorbos ruidosos. Hana Makmalbaf lo cuenta todo, lo grande y lo descomunal, mediante las tres o cuatro pequeñas peripecias que vive esta niña en su pretensión de ir a la escuela, de comprar un cuaderno, de enfrentarse a unos cuantos chiquillos que juegan a la guerra... La cámara encuentra una insólita intriga en sucesos tan formidables como que se rompa un huevo, que unos niños enarbolen unas piedras o en la escuela falte una silla para Baktai; una intriga sin duda trivial pero que el espectador la padece a niveles hitchcockianos gracias a una impresionante sabiduría cinematográfica de Hana Makhmalbaf, que es capaz, con diecinueve años, de hacer una película como ésta, en la que sólo se ve un océano de talento, en la que lo pequeño es grande y lo grande pequeño. Y la niña y todos los demás críos a años luz de los Baldwin. La francesa de Manuel Poirier, aquel director que nos descubrió a Sergi López en Western era más sosa que un danés bailando sevillanas. Hasta el título es corto en todos los sentidos: La casa Un personaje sin interés, el que interpreta Sergi López, se va a divorciar y entre tanto se relaciona con otros personajes huecos o falsos, como un amigo que bebe y ríe o una mujer que nunca pudo superar el divorcio de sus padres y aprovecha cualquier recodo del día para ser infeliz. El personaje de Sergi López se llama Malo y le gusta mirar por los ventanales mientras una música retumba en ellos; en fin, tras unos cuantos sucesos sin interés ni alcance ni proyección, aquello se acaba. La maison es, antes de que se olvide por completo, una de esas películas que patinan por la memoria sin dejar ni una rozadura. Más información sobre el certamen: www. sansebastianfestival. com Carlos Saura AFP A sorbos ruidosos Saura, premiado por sorpresa con una Concha honorífica El director de cine Carlos Saura ha sido galardonado con una Concha de Oro honorífica, tras presentar en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián su última película, Fados Saura, de 75 años, recibió por sorpresa el viernes antes de la proyección de su filme el premio, que también le fue concedido a Luis Buñuel en 1981. Durante el acto, se proyectaron escenas de algunas de las cuarenta películas del cineasta. La francesa de Manuel Poirier, aquel director que nos descubrió a Sergi López en Western era más sosa que un danés bailando sevillanas