Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -9- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 89 La apariencia externa unificada está producida por un mosaico inspirado en el trencadís distintivo de las obras de Gaudí Foster estuvo en pugna final) haciendo patente su interés en no dejar escapar la posibilidad de trabajar sobre la reforma de un edificio que le brindará nuevamente la oportunidad de reforzar su prestigio, con algo que podrá ser especial a nivel mundial, no sólo para el club, Barcelona y Cataluña Foster no es un ningún apasionado del balompié, pero sí uno de los nombres poderosos de la arquitectura actual a escala global. Los clubes de fútbol se desesperan por atrapar estrellas y es lógico que la elección de Foster forme parte de esa misma actitud, que a menudo no ha dado los resultados que esa sobrevaloración llevó a creer previsibles. La persecución del fichaje del arquitecto estrella dará brillo a un proyecto que tendrá una marca, pero que carecerá de identidad propia, transformándose en una pieza más en lacolección de objetos de alta tecnología industrial para Barcelona. El arquitecto ya sabe lo que es crear estadios de fútbol: arriba, Wembley, diseñado por Foster Pese a la manidas alusiones a la estética barcelonesa, Foster opera más allá de sentimentalismos de afición y ciudad: su cometido será producir un edificio que devendrá una imagen que pasará a formar parte del imaginario del planisferio global. Resulta sintomático, cuando el proyecto carece de solidez conceptual, el recurrir a las reminiscencias gaudianas: esto menoscaba el proyecto y muestra claramente la falta de ideas que se camuflan y hacen caer en tópicos un proyecto poco inspirado, algo que se debería tomar como un menosprecio folclorista a la identidad de la ciudad y a la inteligencia de los comitentes. Foster ha presentado un proyecto que refleja una concepción desfasada de nuestro ABC tiempo: la creación de un icono de la modernidad tanto formal como ideológica, la comprensión de la arquitectura como un mero hecho objetual, como hito. Sólo lograr el estadio más grande, más moderno. Norman Foster es una marca, en el mismo sentido en que lo es David Beckham. Y Foster Partners es un macroestudio de arquitectura a ni- vel global que seguramente realizará eficientemente este proyecto. Pero el Fútbol Club Barcelona, apostando por el patrón despersonalizado pierde la posibilidad de innovar al apostar por una idea conservadora, por empeñarse en lograr el objeto icónico. Una obra de esta envergadura debe interesarse no sólo por generar una pieza atractiva sino por entender que un concepto sólido y coherente de arquitectura pasa por mejorar el entorno y crear alrededor de ésta un nuevo y mejor paisaje urbano. Sin contribuir a la mera dinámica de dispersar más piezas icónicas por la ciudad. No es ésta la primera incursión de Norman Foster en el mundo del fútbol. En los 90 diseñó una propuesta- -finalmente no construida- -para el Estadio San Mamés, y actualmente tiene en cartera el National Arena Scotland. Hasta la fecha, el nuevo estadio de Wembley en Londres, que reemplazó al mítico estadio en 2006, cuadruplicando su altura original y que constituye el estadio cubierto más grande del mundo, es el proyecto de arquitectura deportiva más emblemática de este arquitecto e indudablemente ha sido un aval de peso para ganar este encargo. Más información en: http: www. fosterandpartners. com