Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -9- -2007 MADRID 67 ESPECTÁCULO Sirenas en el Retiro El estanque del Parque del Retiro acogió un vistoso espectáculo acuático- musical en el que unas oscuras sirenas se movían al son del silencio y de las tubas. Miles de personas presenciaron el montaje del artista Tres, conocido por sus experimentos con el silencio. Las máscaras añadieron una nota de misterio al familiar estanque del Retiro. EFE EFE INCIDENTE Falsa alarma en Conde Duque Agentes de seguridad descubrieron en el cuartel del Conde Duque una mochila con una cámara de vídeo dentro, que nadie parecía reclamar. Avisada la Policía, el lugar fue desalojado durante apenas 10 minutos Todo quedó en una falsa alarma: a la una, el público volvía a llenarlo. El patio central del Conde Duque recibía a los visitantes con montones de prendas de ropa usada que los asistentes se llevaban imprimen un matiz diferente. Sus trazos abiertos dan la impresión de una obra inacabada, un efecto que busca porque quiere dejar márgenes, apuntar más que dejar la sensación de algo terminado Reivindica el feminismo y le ilusiona hablar con la gente. Me gusta lo receptiva que es la gente. Su voluntad de aprender Al público le da un papel protagonista en la obra de arte: Participa en el trabajo que uno hace Juan Carlos Bracho va más allá. Mi intención no es condi- cionar al que mira. Él decide lo que está viendo Más que dibujar, Bracho se apropia de un espacio, una pared, con trazos dibujados en gestos muy mecánicos. Olas de marcas metódicas y monótonas crean dibujos que en realidad no expresan nada pero invitan al espectador a ver desde nieve a mares, concentrando un imaginario común que los hace atractivos e inquietantes Y a partir del dibujo, surge la fotografía, el performance el catálogo y el vídeo, como la proyección en la oscuridad del patio anochecido de unas pelotas de tinta negra que se estrellan una y otra vez contra la pared blanca. Todos los objetos están presentes en el espacio para trabajar, de diferentes modos, la misma idea. Con ello pretende facilitar la comprensión de su trabajo en un mundo en el que las fronteras entre las disciplinas están difuminadas y el espectador se queda sin pautas para interpretar lo que ve y lo que experimenta. A unos pocos pasos de la Fundación, el Centro Cultural Conde Duque se llenaba también del arte más vanguardista. El patio central recibía a los visitantes con enormes montones de camisas, pantalones o zapatos usados. Entre ellos, los visitantes rebuscaban a la caza de algunas prendas que se acababan llevando a casa. Se trataba de un montaje diseñado por Basurama, que ponía el acento en la reutilización de los materiales para proteger el medio ambiente. En el patio central también surgían pequeños espacios de encuentro sin paredes, en los que un sofá, una mesa algunos vasos insinuaban la conversación. Mientras, Aggtelek mostraba el proceso creativo de esculturas que ironizan sobre el arte contemporáneo, un ilustrador y un lector copiaban un relato de Albert Camus y una discoteca que funcionaba con pedaleos de esforzados voluntarios reflexionaba sobre la despreocupación del consumidor de fiestas. Transporte público abarrotado y muchas quejas de los taxistas BEATRIZ ROMERO MADRID. Atascos, empujones, e interminables esperas. La lluvia complicó una jornada ya de por sí difícil para el transporte en la capital, que vivía su segunda Noche en Blanco. Las calles fueron conquistadas por los peatones por lo que, los que no atendieron a los consejos de la organización sobre usar el transporte público y optaron por sacar sus vehículos, sufrieron algún dolor de cabeza. Los principales ejes de acceso al centro- -donde se concentraban la mayor parte de los espectáculos y actividades- -permanecieron cortados al tráfico desde las 21.00 horas, por lo que los problemas más importantes se produjeron en las zonas aledañas, como diversos puntos del Paseo de la Castellana o Atocha. Muchos taxistas, desesperados ante los interminables atascos, decidían cambiar de zona de trabajo o incluso volver a sus casas. No se puede cortar todo el centro de una capital de esta forma comentaba un taxista. Para evitar el caos circulatorio, el Ayuntamiento puso en marcha un amplio dispositivo de especial del transporte público, reforzando las líneas de Metro y autobús próximas a los puntos más calientes y poniendo en marcha dos líneas especiales, NB- 1 y NB- 2. Los madrileños abarrotaron ambos servicios, haciendo grandes colas bajo las marquesinas de los autobuses, sobre todo en el momento en el que la lluvia comenzó a arreciar. A pesar de que el suburbano reforzó hasta en un 41 por ciento su servicio, algunas líneas se vieron desbordadas, como la 1, en la que los convoyes- -que pasaban con una frecuencia de entre 5 y 7 minutos- llegaban a las paradas tan repletos de gente que resultaba una verdadera odisea subir o bajar de ellos. TEATRO Juan Ignacio García Garzón abierta al prodigio de la palabra edificadora de mundos ante los ojos del público. Y de palabra en palabra, tiempo de coloquios: los abiertos en distintos teatros sobre asuntos relacionados con las obras en cartel o sobre las obras mismas: amor y mujeres al hilo de Las amargas lágrimas de Petra von Kant en el Pequeño Gran Vía; el terror aferrado al escalofrío de La mujer de negro en el Infanta Isabel; la mentira como herramienta de superviviencia, espina dorsal de Salir del armario representada en el Alcázar; los interrogantes abiertos por Madrugada de cobardes en el Fígaro... El Español abrió sus puertas de par en par para que pudieran atisbarse los fantasmas de Poe, cuyos últimos días visita Alfonso Sastre en ¿Dónde estás, Ulalume, dónde estás? y el Círculo de Bellas Artes ofreció su hospitalidad a quienes quisieran comprobar cómo Martin McDonagh defiende el poder de la literatura contra la oscuridad en El hombre almohada Noche en vilo y en blanco, que es como se sabe el color que engloba a todos. Por eso, de madrugada no extrañaban a nadie estas palabras de Van Gogh: La noche está más viva y es más rica en colores que el día Colores del clown que todos llevamos dentro, como nos hizo descubrir la sala El Montacargas, territorio alternativo, igual que la Triángulo, con su Cabare- t tan cercano a los absurdos de la vida cotidiana; Pradillo, con su apetitosa Fondue de chocolate Lagrada y su indagación sobre Antígona, o la Cuarta Pared, con su invitación a la danza. Y paso a paso, también danza, de diferentes latitudes y estilos, proponían el Museo Nacional de Antropología, el Teatro Albéniz, el Palacio de Longoria, la Oficina del Parlamento Europeo o el Teatro Gran Vía, con una clase magistral de Víctor Ullate. Escenarios diversos y menú escénico variado para una gran fiesta cultural. Hay que darle la razón a Baltasar Gracián: No es tanto la noche para que duerman los ignorantes, cuanto para que velen los sabios Pues eso. Ropa usada EL TEATRO DE LA LUNA L JULIÁN DE DOMINGO a noche es la mitad de la vida, y la mitad mejor. Lo dijo Goethe, y eso antes de que se popularizaran iniciativas como la Noche en Blanco, una noche que ha sido en Madrid un gran escenario: múltiple, multidisciplinar, multitudinario, multiplicado. Un teatro de la Luna que, en cuarto creciente, ha iluminado plurales propuestas e itinerarios escénicos. Siguiendo las miguitas luminosas dejadas por Pulgarcito para que los espectadores no equivocaran el camino, la ronda de noctámbulos pudo elegir, por ejemplo el Maratón de Cuentacuentos de El Despertar, en Torrecilla del Leal, una escotilla