Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID DOMINGO 23 s 9 s 2007 ABC KARAOKE Yo también canto Los más jóvenes fueron, anoche, los que menos reparos pusieron a la hora de subirse al karaoke gigante que arrancó de la plaza de Callao. Jaleados por los cientos de personas que se encontraban bajo el escenario, los cantantes espontáneos hicieron reir a cuantos allí se habían dado cita. El premio: camiseta y chapita. JULIÁN DE DO MINGO FOTOGRAFÍA Esponsales de Neptuno y Cibeles Ouka Lele apostó por un collage muy participativo, con fragmentos de la cara de hombres y mujeres que se buscaban, y encontraban, entre Cibeles y Neptuno. Además de formar varias parejas, el evento sirvió para componer los retratos de boda de los dos dioses más madrileños de la mitología. Arte bajo el paraguas Estrellas de Hollywood, cantantes espontáneos, escultores y literatos que quieren triunfar... Todos se dieron cita en las diversas actividades de La Noche en Blanco s De Sol a Callao, de Alcalá a Cibeles, miles de personas disfrutaron del arte a pie de calle POR MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. Cristina, 18 años, y Elena, 17, ambas estudiantes tuvieron anoche el privilegio de ser las primeras personas que actuaron, a duo, en el Singstar Karaoke que, con motivo de La Noche en Blanco, arrancaba, a eso de las nueve y media, de la plaza de Callao. Ellas eligieron la canción Devuélveme a mi chica del veterano grupo musical Hombres G. Arriba, en el escenario, las muchachas se esforzaban por seguir la letra y los compases de la melodía. Estaban nerviosas, se equivocaban. Se desgañitaban. Pero se mostraron inasequibles al desaliento. Abajo, cientos de personas las jaleaban. Un ambientazo. El premio por tamaña osadía fue una chapa y una camiseta de algodón con el anagrama del Singstar Los actos de La Noche en Blanco del eje Sol- Callao- Gran Vía no empezaron con buen pie. Había desorganización. La hora del pistoletazo de salida para las distintas actividades programadas en esa zona eran las nueve de la noche. Pocas empezaron puntuales. Hasta media hora larga más tarde no se habían instalado las carpas, los luminosos, el cableado... De hecho, muchos de los que querían participar en este karaoke gigante, que era itinerante, creyeron que, ante la tardanza, se habían equivocado de lugar. ¡A ver si ha empezado en Sol y nosotros aquí en Callao! decía Laura a su grupo de amigos. Y se dieron el paseo hasta Sol. Allí tampoco había ningún Karaoke. Lo que sí estaba preparado en el kilómetro cero era un escenario para realizar una tertulia de escritores. Los chicos volvieron a Callao. Y, ahora sí, la fiesta había comenzado. las diez empezó a llover. Los paraguas y los chubasqueros salvaron a los más precavidos. Hubo momentos de intensa lluvia, un auténtico chaparrón, que obligó a los noctámbulos a refugiarse en bares, portales y actividades que se realizaban en interior. En el cine Capitol fue el escenario Be a Star que, traducido, significa Se una estrella Al más puro estilo Hollywood, los ciudadanos se disfrazaban de actor y actriz, se introducían en una limusina, salían de ella y, tras pasar por la alfombra roja, eran retratados para la posteridad. Un lujo. El aguacero deslució los primeros momentos de la proyección de imágenes de Charles Sandison ante la fachada del Palacio de Comunicaciones. Pese a ello, la música de fondo y la espectacularidad llenaron de magia la plaza de Cibeles. Por la alfombra roja Cine, escultura o literatura También en Callao, pegadito a la Gran Vía, estaba otra de las actividades que, se suponía, iba a tener tirón: Quiero ser artista Mercedes y Lola se acercaron hasta la carpa para dar a entender que ellas querían participar; que si había que recitar, recitaban. No era eso. Consistía en inscribirse y aceptar el compromiso de realizar una obra de arte- -escultura, cine o literatura, por ejemplo- -y enviar una reproducción digital a un correo electrónico que allí les facilitaban. En la próxima Noche en Blanco, la de 2008, se exhibirán todas las obras presentadas. La noche avanzaba. A eso de Ambiente enigmático Arte también en la Puerta de Alcalá. Madrileños y turistas disfrutaron con el ambiente enigmático de Atmósfera un juego de luces y neblina artificial que mantenía a chicos y grandes atentos al emblemático monumento madrileño. De Madrid, al cielo, se decía. ¿Dónde está el karaoke? Experimentos de música, luz y vanguardia en el Matadero El Matadero de Madrid, consolidado ya como uno de los laboratorios para la experimentación artística más activos de la ciudad, fue uno de los focos culturales más importantes también ayer, en la Noche en Blanco. Centenares de madrileños se acercaron hasta este centro cultural para disfrutar de más de una decena de conciertos, exposiciones y perfomances, repartidas por sus dependencias, formando un gran laberinto artístico. Una de las que más gustó a los asistentes fue la de Georges Rousse, conocido por sus instalaciones de arte en la calle y que consiguió sorprender a los asistentes con un sus juegos de perspectiva. Arquitectura y movimiento de Charles Sandison, en Correos