Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL DOMINGO 23 s 9 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Manual para asnos y elefantes Republicanos y demócratas explotan e impulsan los esfuerzos de ingeniería semántica dentro de todo el alarde de comunicación política y retórica que supone la lucha por asumir la presidencia de EE. UU. POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque en España no se cultive demasiado, el arte de la retórica persuasiva en la vida pública en Estados Unidos empieza a alcanzar unos niveles de sofisticación que a veces rayan casi en la pirueta lingüística. Dentro del alarde de comunicación política que supone toda campaña por la Casa Blanca, republicanos y demócratas se han vuelto a embarcar este año en elaboradas estrategias para capturar la atención del electorado a través del poder de metáforas y esfuerzos de ingeniería semántica. Desde las militantes filas del Partido Demócrata, uno de los ejemplos más destacados de este esfuerzo por enmarcar mensajes políticos es el lingüista George Lakoff. Este profesor de Berkeley, que recientemente ha publicado en España su manual No pienses en un elefante argumenta que la política en EE. UU. en el fondo gira en torno a dos concepciones idealizadas de lo que debe ser una familia y sus correspondientes valores: modelo de estricto patriarcado (republicanos) o modelo de crianza protectora (demócratas) ¿QUIÉN PIENSA EN ESPAÑA? ientras algunos siguen tan entretenidos pensando en que su Alianza de Civilizaciones les da la protección contra un posible ataque terrorista de origen islamista, el otro lado parece que no quiere enterarse. Menos mal que en España, después de que se haya hecho expresa mención de Al- Andalus como objetivo en cinco comunicados atribuidos a la red terrorista en los últimos diez meses, el minstro de Defensa, José Antonio Alonso, ha tenido a bien manifestar que se toma muy en serio la amenaza. Y quizá ahora alguno llegue a la conclusión de que no somos objetivo del terrorismo islámico por haber estado en la retaguardia de la guerra de Irak. Y aunque eso ya se podía haber concluído con haber repasado el mensaje de Osama bin Laden de octubre de 2001- -mucho antes de que empezaran los planes de atacar a Irak- -más vale darse cuenta de los errores cometidos aunque sea tarde. La otra gran cuestión que tenemos ante nosotros es nada menos que ¿quién manda en Al Qaida? Algunos llevamos años sosteniendo que Osama bin Laden murió hace años, quizá en Tora- Bora. Carecemos de pruebas y se trata sólo de una deducción salida de analizar muchos hechos. Baste decir que resulta inverosímil que el jefe de una red terrorista del poder que tiene Al Qaida no sea capaz de hacerse grabar un vídeo donde se le vea y oiga con toda nitidez. El último difundido, en el que aparecía con una barba con el color que lucía hace una década no parece un buen ejemplo. Ahora ha ocurrido algo todavía más sorprendente. El pasado jueves, Bin Laden y su lugarteniente, Ayman al Zawahiri, emitían sendos comunicados. Es decir, uno pisaba el protagonismo del otro. En ambos había referencias a Pakistán, a cada cual más hostil. En el atribuído a Bin Laden se ataca directamente a Musharraf. En el de Al Zawahiri se critica el asalto a la Mezquita Roja. El de Bin Laden mantiene la incertidumbre: carece de una imagen que incuestionablemente presente al saudí vivo. El de AlZawahiri es de una nitidez propia de tv digital. Ahí, ¿quién está al mando? EN AL QAIDA M El candidato del partido republicano Rudy Giuliani habla por teléfono- -con su mujer, como indicaría después- durante un acto el viernes en Washington de la Asociación Nacional del Rifle Frustrado por toda la ventaja que en el terreno del lenguaje político llevan los republicanos, Lakoff insiste en que los demócratas deben hacer un esfuerzo de comunicación para reenmarcar su agenda política y conectar mejor con las estructuras mentales que conforman la forma en que cada votante percibe el mundo. Estrategia que a su juicio debe empezar por evitar la jerga conservadora que prefiere, por ejemplo, hablar de ayuda de impuestos tax relief en términos positivos pese al efecto negativo que estas políticas fiscales puedan tener en la financiación de servicios públicos básicos. Expresión que además coloca en el papel de villanos a los que atacan esas ofertas de alivio fiscal e implica que los impuestos son una especie de enfermedad. Según advierte el profesor de Berkeley, sus palabras nos meten en su visión del mundo con un alto precio político. Ya que según Lakoff: La gente no vota necesariamente por su interés personal. Vota por su identidad. Vota por sus valores. Votan por los candidatos con que se identifican Ante este pulso de lenguaje, ideas y política, este lingüista militante también es el primero en reconocer que los republicanos llevan una ventaja de varias décadas a la hora de enmarcar a su favor los grandes debates de EE. UU. En las filas del Partido Republicano, el gran gurú lingüístico es Frank Luntz, a quien el propio George Lakoff reconoce como un dañino maestro a la hora de acuñar mensajes políticos. En su también reciente libro, titulado Palabras que funcionan Luntz argumenta fundamentalmente que no importa tanto lo que un político diga, sino lo que la gente escucha. Ya que de forma consciente o inconsciente, los votantes, los consumidores y en realidad todo el mundo están sometidos al poder del lenguaje. Frank Luntz- -entre cuyas asesorías figura el lenguaje utilizado por los conservadores en la exitosa ofensiva legislativa de los noventa conocida como el Contrato con América -se atreve incluso a ofrecer una relación de palabras fa- AP Cómo se dice... Denegar: No dar. El Gobierno: Washington. Privatización: Personalización. Recorte de impuestos: Ayuda de impuestos. Impuesto de sucesiones: Impuesto de la muerte. Globalización: Economía de libre mercado. Comercio extranjero: Comercio internacional. Extranjeros indocumentados: Inmigrantes ilegales. Perforando para encontrar petróleo: Explorando fuentes de energía. Escuchas telefónicas: Interceptación electrónica. Cheque escolar: Becas de oportunidad. Modelos familiares antagónicos El gran gurú republicano voritas y frases para el siglo XXI, que empiezan ya a repetirse bastante en la actual campaña presidencial y no solamente de la boca de republicanos. Entre estas sugerencias léxicas figuran: imaginación, sin complicaciones, estilo de vida, responsabilidad, resultados, innovaciones, revitalizar, eficiencia, derecho a, inversión, independiente, certificado, prosperidad, espiritualidad, seguridad financiera o aproximación equilibrada. Aunque para Luntz, la batalla actual sobre lenguaje político en Estados Unidos tiene que ver mucho más con la comprensión que con la articulación.