Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 23- -9- -2007 ABC Los barones del socialismo francés ajustan cuentas con Ségolène Crítica feroz a Royal en los dos libros de la temporada escritos por históricos del PS JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Varios libros escritos por las figuras más eminentes del socialismo francés de nuestro tiempo, ajustando cuentas y linchando políticamente a Ségolène Royal, están convirtiendo al PS en una organización balcanizada, donde los elefantes las hienas los cocodrilos y otros aventureros se devoran entre ellos, con rara ferocidad carnicera. Los dos libros políticos más vendidos e influyentes de la temporada están escritos por dos personalidades históricas del socialismo: Lionel Jospin y Claude Allègre. Jospin, ex primer ministro, es el socialista francés más importante desde la muerte de François Mitterrand, y ha escrito un ensayo en el que se culpa a Ségolène, candidata desafortunada a la presidencia de la República, de haber vaciado al PS de doctrina, descarriándolo por las aguas de un populismo próximo a la extrema derecha. Allègre, ex ministro de Educación, es una de las rarísimas personalidades socialistas francesas del último medio siglo que ha conseguido conquistar, por mérito propios, un puesto respetado en la universidad y la comunidad científica. Jospin y Allègre comienzan por llegar a una misma y devastadora conclusión: la ascensión de Ségolène Royal, su conquista de la candidatura presidencial del PS, su fallida campaña electoral, sus renovadas ambiciones, han precipitado al socialismo francés en la más grave e imprevisible de las crisis, desde su refundación en 1971, en el congreso de Epinay. A la izquierda y la derecha del mismo PS se han multiplicado los llamamientos a la refundación del partido, incluso cambiándolo de nombre. De entrada, Jospin y Allègre coinciden en su diagnóstico sobre la ausencia de calidades humanas de Ségolène, convirtiendo la antigua casa común en una suerte de saco de ratas devorándose las unas a las otras. Refiriéndose a Ségolène, Jospin escribe en L Impasse (El callejón sin salida) Es una personalidad falta de las cualidades humanas y la capacidad política necesarias para volver a poner en marcha al PS, a la espera de la próxima Ségolène Royal en una imagen tomada en enero de este año en Poitiers elección presidencial Menos elíptico y feroz, Allègre añade en La défaite, en chantant (La derrota, cantando) La mejor comparación posible es con Eva Perón, la esposa del dictador argentino: una bailarina de cabaret que se apoderó del poder eliminando físicamente y sin escrúpulos a todos sus rivales Dotada de las cualidades humanas y capacidad política de una cabaretera sin escrúpulos, Ségolène Royal es acusada de algo mucho peor, en el terreno de las ideas: haber vaciado al PS de su antiguo patrimonio e identidad políticas, para convertirlo en una organización sin rumbo, dividida, fragmentada, si no algo mucho peor. En ese terreno capital, Lionel Jospin vivió y fue un actor privilegiado en todas las grandes aventuras ideológicas del socialismo francés de los últimos treinta años: concepción de la ruptura con el capitalismo negociación del viraje del rigor apoyo a las sucesivas líneas de intervencionismo socialdemócrata, acción gubernamental (1997- 2002) de intervencionismo de Estado sometido, asumidas las presiones liberales de la UE. Con esa experiencia política, práctica e ideológica de fondo, Jospin, hace un balance cruel del descarrilamiento precipitado por la aventura personal de Ségolène: Su discurso contra las elites políticas ha sido históricamente un tema recurrente de las extremas derechas y las elites populistas Nadie se había atrevido a denunciar esa faceta populista de la retórica de Ségolène Royal de manera tan brutal: ¡la ex candidata socialista a la presidencia denunciada por defender tácticas de extrema derecha. Jospin apoya su tesis en argumentos igualmente feroces: perversión demagógica de los jurados populares de Ségolene; opiniones diplomáticas (sobre China, sobre Oriente Medio) de una turista irresponsable e ignorante degradación de la acción política en arte de comunicar a la manera de los caudillos populistas... En el terreno de las ideas, Claude Allègre, que fue ministro de Educación de Jospin, cuando Ségolène era ministra delegada, saca unas consecuencias devastadoras del mismo Actor privilegiado En busca de la identidad perdida J. P. Q. PARÍS. Varios ensayos de personalidades socialistas de distinto tonelaje interpretan la aventura de la fallida candidatura de Ségolène Royal como un síntoma inquietante de las imprevisibles derivas del concepto mismo de socialismo Marie- Noëlle Lienemann, ex ministra de François Mitterrand, eurodiputada, ha publicado un ensayo titulado Au revoir Royal (Adiós, Royal) que comienza por denunciar el vacío político de fondo: La victoria de Ségolène en las primarias del PS me pareció un síntoma palmario de la crisis global de la izquierda Jean- Luc Mélenchon, ex ministro de Lionel Jospin, senador, ha publicado un ensayo titulado En quête de gauche (A la busca de la izquierda) para denunciar con mucho brío la crisis global de la izquierda francesa víctima del aventurerismo de Ségolène: La izquierda corre el riesgo de desaparecer del mapa político nacional, en beneficio de una alternancia fofa, a la americana, entre dos corrientes que se disputen el 90 de las ideas y los valores comunes Guillaume Bachelay, consejero personal de Laurent Fabius, ex primer ministro, ha publicado un volumen titulado Désert d avenir? (Futuro desierto? que rastrea los orígenes últimos de la crisis socialista actual en los primeros años del primer mandato de François Mitterrand, en 1983: Aquello que se llamó el giro del rigor puede entenderse, hoy, como la renuncia socialista a proyecto político propio Llamadas a la refundación del partido socialista, que incluyen incluso el cambio de nombre