Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA DOMINGO 23 s 9 s 2007 ABC Soria apunta ahora a la legalización de la eutanasia El ministro de Sanidad propone ampliar el dentista gratuito a ancianos y minusválidos S. E. MADRID. El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, volvió ayer a apuntar en dirección a la posible legalización de la eutanasia en España. En una entrevista a Onda Cero, al ministro le preguntaron si el Gobierno tiene entre sus planes legalizar la eutanasia en caso de ganar las próximas elecciones generales y respondió que es un aspecto muy importante garantizar a los ciudadanos una muerte digna informa Ep. Además, Soria ahondó en su polémica propuesta de la semana pasada de suministrar gratuitamente el servicio bucodental a los niños de entre 7 y 15 años, ya que anunció que el Gobierno estudia ampliar dicha oferta a otros colectivos, entre los que citó a ancianos, minusválidos y embarazadas. Soria indicó que el Ejecutivo ha empezado con los niños en su iniciativa de salud bucodental, porque no todo se puede hacer en seis meses en alusión a las próximas elecciones, pero que ha identificado otros colectivos que podrían beneficiarse de este servicio. El ministro precisó que el dentista gratis para los niños servirá para prevenir otras enfermedades como trastornos cardiacos y que el Gobierno ha querido ampliar para los niños de todos el país un servicio que ya ofrecían comunidades como Andalucía, Navarra o País Vasco. No puedo entender que un niño no disponga de servicios que sí dan otras comunidades autónomas señaló. Por otro lado, el titular de Sanidad y Consumo no olvidó uno de los temas por los que ha recibido más críticas y reafirmó su voluntad de potenciar la investigación con células madre como fórmula de luchar contra el cáncer. Al mismo tiempo, Soria reclamó a la Conferencia Episcopal Española el mismo respeto al Gobierno que éste le da a su actividad pastoral. Soy una persona muy preocupada por la ética y muy respetuosa con las creencias y, desde ese respeto a su actividad pastoral, pido el mismo respeto para la actuación del Gobierno y sus propuestas, que vienen de la ciencia arguyó. Los presupuestos contra el Estado En los Presupuestos se ha visto el rostro devorador de votos de Rodríguez Zapatero, pero también cómo se va a acelerar el condicionamiento autonómico de la acción del Gobierno gencia de las reservas de soberanía y la bilateralidad aceptada en determinados estatutos. En ese contexto, se puede entender que, si el Estado ha quedado ya limitado por normas estatutarias, los Presupuestos, como ley en la que se soporta la acción del Gobierno, queden igualmente constreñidos a la negociación con los (o determinados, según las circunstancias) entes autonómicos. -Los alemanes se han dado cuenta de que un exagerado sistema de vetos y consensos del Gobierno con los estados federados paraliza la acción del Estado. Es una consecuencia práctica de un entramado institucional que deviene absurdo, que desvirtúa las mayorías parlamentarias y sus programas específicos y que impide políticas generales basadas en la igualdad de los ciudadanos. -El tres por ciento, responde José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Cómo que el tres por ciento? -Nosotros crecemos por encima del tres por ciento y no tenemos ese problema. Si en Alemania tuviesen un crecimiento similar- -insiste el presidente con entusiasmo- -no se plantearían, como hacen ahora, una modificación del sistema de competencias federales. -Pero quizá los alemanes no crecen al tres por ciento por un sistema que dificulta la acción del Gobierno para resolver problemas reales, mientras nosotros avanzamos hacia las fórmulas que se han revelado paralizantes. Se podrían cambiar las tornas. -No, no, en nuestra situación nos lo podemos permitir. Esta conversación, que tuvo lugar mientras se discutía en el Congreso la reforma del Estatuto de Cataluña, revela la capacidad y el optimismo del presidente para justificar alegremente un concepto de España y de la política que se basa, en vez de en el principio de igualdad, en la agregación de entes autonómicos. Los privilegios de unas comunidades autónomas- -que aducen en su favor deudas históricas más que desigualdades- -no se corrigen con políticas basadas en la igualdad de los ciudadanos, sino que se maquillan con el ar- Germán Yanke Células madre El Hospital del Valle de Hebrón suma su segundo día de apagón parcial J. G. BARCELONA. El centro hospitalario del Valle de Hebrón de Barcelona acabó la jornada de ayer sin poder restablecer la luz en todas sus dependencias tras el apagón que sufrió en la madrugada del viernes a causa de un incendio en su estación de suministro eléctrico. Durante todo el día, las Urgencias funcionaron bajo mínimos, hubo que trasladar a algunos pacientes a otras dependencias del mismo complejo y un total de 37 de ellos fueron derivados a otros hospitales. Tras una jornada frenética de los técnicos, lastrada por las antiguas instalaciones eléctricas que tiene el hospital, a las 20 horas de ayer se había recuperado el suministro de luz en todas las plantas de hospitalización, gracias a los 18 grupos electrógenos instalados. Sin embargo, quedaban algunas áreas y zonas del centro sanitario que todavía no disponían de electricidad, como las de radiología, radioterapia y quirófanos del área general. Y según advirtió José Luís de Sancho, el director gerente del hospital, el mayor de Cataluña, no se recuperará del todo la normalidad hasta la próxima semana. Por otra parte, el presidente del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, anunció que pedirá explicaciones a la Generalitat y el Consistorio ante la falta de un plan B y capacidad de reacción del hospital tras el incendio. Nada hay más tímido que un millón de dólares decía Keynes. Pero se refería, al parecer, al dinero privado, porque está visto que el público- -el de los impuestos- -aparece en escena muy aparente por exigencias del guión de la política. En los Presupuestos que el Gobierno ha preparado para el próximo año, el de las elecciones, se ha hecho presente para tratar de esbozar el más evidente rostro de devorador de votos del señor Rodríguez Zapatero, pero los millones, en este caso de euros, sirven también para mostrar cómo se va a acelerar a partir de ahora el condicionamiento autonómico de la acción del Gobierno. A nadie le va a extrañar, a estas alturas, esa suerte de mercadeo económico con las comunidades autónomas. A lo largo de decenios se ha conseguido, a derecha y a izquierda, el voto de los nacionalistas no a cambio de un proyecto político consensuado e integrador, sino a base de inversiones, transferencias con contenido económico y compromisos presupuestarios. Al procedimiento, sencillamente, se han sumado otros, que pueden ofrecer coyunturalmente tranquilidad política o caladeros importantes de votos. Sin embargo, a partir de ahora hay una diferencia importante: no sólo se trata de una suerte de compraventa sino del resultado de una concepción particular del Estado de las Autonomías. A la espera de la sentencia del Tribunal Constitucional, lo que- -sin serlo- -se ha llamado federalización del modelo autonómico (y que se ha plasmado en las reformas estatutarias promovidas por el PSOE) implica que el Gobierno debe tener en cuenta, negociar y consensuar con las comunidades autónomas políticas que son, constitucionalmente, competencias del primero. No se trata ya de que se quiera buscar en lo posible el acuerdo, sino de una exi- Rodríguez Zapatero EFE El mercadeo con las comunidades es ahora el resultado de una concepción particular del Estado autonómico gumento de que entre las comunidades autónomas que reciben por encima de la media las hay tanto gobernadas por el PP como por el PSOE. El acuerdo político ya no es entre ciudadanos, sino entre entes autónomos, partidos que dicen representarlos, competencias concurrentes, etc. Las políticas de promoción de los alquileres o la asistencia dental a los niños no son criticadas por esos protagonistas por su eficacia o por ser un dispendio perjudicial para cada contribuyente, sino por invadir competencias autonómicas. Ese es el escenario en el que se negocian las políticas y se fraguan los Presupuestos. Nos lo podemos permitir Otro síntoma de una política contra los ciudadanos iguales ante la ley. Es decir, el superávit ha dejado de ser el modo en que se lucha contra un déficit público que pagan los más débiles a costa de su bienestar, sino un depósito para el consenso autonómico y las alegrías electorales.