Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA El Foro Ermua se renueva tras la dimisión de Buesa DOMINGO 23 s 9 s 2007 ABC El Foro Ermua reunió a un millón de personas contra ETA en Madrid, manifestación que promovió el uso sin complejos de la bandera (Viene de la página anterior) ABC mo vasco y su violencia. El Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo de diciembre de 2000 recuperó para la lucha contra el nacionalismo obligatorio a un amplio sector social vasco hasta entonces silente. Es el enorme haber de Basta Ya esa fusión de horizontes de la ciudadanía más consciente rompiendo el sectarismo de partido. En las elecciones de abril de 2001 tocó techo esta confraternización y faltó un pelo para desplazar al nacionalismo del gobierno vasco. Al día siguiente mismo, el PSOE, sobrecogido por un éxito que le llevaba a coaligarse estrechamente con el PP, recogió velas secundando la orden de Cebrián y la plana mayor del periódico El País, y hoy sabemos que comenzó una aproximación directa y secreta a ETA. Pero Basta Ya siguió en sus trece, siempre presente en la calle y en la reflexión política, con sus instancias rectoras en franca armonía con el PP. La aprobación de la Ley de Partidos, en junio de 2002, pese a bastantes voces socialistas en contra (como la del actual ministro de Justicia) consolidó más todavía el cemento antisectario en Basta Ya. El Parlamento europeo concedió a Basta Ya el premio Sajarov de los derechos humanos y libertad de expresión y, ante sus denuncias, envió observadores europeos al País Vasco para efectuar un informe. Y tanta relevancia iban teniendo sus plataformas cívicas en las tres capitales vascas que un diputado del PNV llegó a pedir su desarticulación por mantener la memoria de las víctimas y hasta llegó a infa- Acercamiento del PSOE a ETA marlas de ser agentes ocultos financiados por los fondos reservados del Estado. El súbito cambio de estrategia en la lucha contra ETA del Gobierno del PSOE, tras su inesperada llegada al poder en 2004, y su aproximación a los nacionalismos para hacerse perdurable en el gobierno rompieron aquel estado unitario de cosas en Basta Ya. Ya antes, la dirección había decidido, en contra de la opinión de la base más activa, fletar un autobús de promoción que viajaría por diversos territorios de España, curiosamente visitando sólo alcaldías socialistas. Al poco, en mayo de 2005, sale adelante en el Congreso la moción socialista que promueve el diálogo con ETA y tiene efectos paralizantes en aquella plataforma cívica. Su órgano directivo da un bandazo y apoya la negociación con ETA tras una jornada de confraternización con Zapatero. Como el PP sigue intransigente en criticar la ruptura del Pacto y el pernicioso cambio de estrategia, ese núcleo directivo arremete sistemáticamente contra el numantinismo del PP O sea, que mantener la validez de las bases de nacimiento y consolidación de la propia plataforma cívica era tachado ahora de numantinismo del PP. La parálisis de todas las acciones de la plataforma en favor de las víctimas fue muy mal digerido por toda la base que provenía del apoyo a las víctimas desde Denon Artean. La negativa de sus dirigentes a secundar las grandes manifestaciones en Madrid organizadas por la AVT y algunas desgraciadas declaraciones de uno de ellos en contra de las víctimas del terrorismo los terminaron de alejar de la base operacional Buesa se ha sumado a la creación del nuevo partido porque tenía claro que el PSOE ya no valía para luchar contra el terrorismo y defender la nación Engrosar las filas del PP se ha convertido en la única alternativa para el ciudadano que apueste por la lucha contra el terrorismo de Basta Ya. Esta base forzó en marzo de 2006 una asamblea con vistas a debatir la nueva situación de la lucha contra ETA tras la ruptura del Pacto antiterrorista así como aspectos relevantes de la manera de dirigir la plataforma. Los dirigentes hicieron caso omiso de ambas cuestiones y, ante su mensaje optimista de esperar el resultado de las negociaciones, vaciaron de labores a la plataforma y la convirtieron en una página de internet. Una web para recoger artículos de opinión y establecer las bases de promoción personal de varios líderes y, a medida que éstos iban descorazonándose ante las cesiones de Zapatero a ETA, empezar a criticarle de nuevo y promover el lanzamiento de su proyecto de nuevo partido político. La crisis de Basta Ya es la ruptura del consenso interno que pudo haberse revitalizado con debate, persuasión y búsqueda de nuevo consenso. Hubiese en- Distanciados de AVT y PP trañado necesariamente una crítica de la estrategia del diálogo socialista con ETA, tal vez más avanzada que la que ha efectuado el PP pero que no ha existido. Una crítica movilizadora de gente en la calle, según su costumbre. Pero Basta Ya ha preferido ser mera fachada de los medios de comunicación situándose al margen de las mayores movilizaciones contra el terrorismo de este período, no así su base, que en buena parte ha estado presente en todas ellas. De ahí el acercamiento de ésta al PP y su hastío de líderes buscando mano de obra a su servicio. El principal factor causal de la inanidad final de la plataforma cívica ha sido la actitud oportunista del grupo de líderes que de manera sectaria, por mor de su filiación o simpatía socialista, ha despreciado los niveles de unidad ideológica y de acción logrados en varios años huyendo hacia adelante tras la estimulante idea de crear un nuevo partido a su hechura. Es un narcisismo ya conocido entre los izquierdistas de tiempos pasados, absolutamente alejados de los intereses de la gente y escindiéndose sucesivamente para crear nuevos grupúsculos más puros. ¿Qué confianza merecen en la defensa de la estrategia de lucha contra ETA y a favor de la unidad de la nación de la ciudadanía española quienes no han sabido seguir codo con codo contra el enemigo común junto a la única alternativa real? Por su parte, el Foro de Ermua había salido adelante a duras penas manteniendo su perfil de revulsivo de la lucha ideológica y sólo dejó de vegetar como voz con poco eco cuando la defección de los socialistas y el achicamiento práctico de Bas- ta Ya. A diferencia de esta plataforma, el Foro habitaba Madrid y la alimentaban personas que, salvo alguna excepción, jamás participaron en las circunstancias de rebelión cívica del País Vasco. La estrategia socialista de diálogo con ETA le configuró al Foro una identidad de brega en el frente judicial e ideológico a través de sus cuadernos y publicaciones y la constante intervención en los medios de comunicación. Y se constituyó en el contrapunto de Basta Ya y, como tal, ha recibido el incondicional apoyo del PP. Su liderazgo fue absorbido por un enérgico ciudadano, familiar de un socialista asesinado, que es quien le ha dado el rostro actual. El Foro apoyó las manifestaciones de la AVT y llamó a otra específica, que fue apoyada por AVT y PP. El apoyo abierto de este partido es lo que ha posibilitado al Foro de Ermua consolidarse no tanto como una plataforma de ciudadanos movilizados sino como un organismo independiente y ágil de opinión política y de anticipación judicial. La crisis de esta plataforma no es que su brillante portavoz haya engrosado el proyecto de nuevo partido sino no haber tomado conciencia de que su función ha consistido en la confluencia con lo más esencial de la política del PP para el tiempo presente. El portavoz se ha sumado a la creación del nuevo partido porque tenía claro que el PSOE ya no valía para luchar contra el terrorismo y defender la nación de ciudadanos y, además, porque jamás querría ser considerado miembro o colaborador activo de un partido de derechas. La tragedia de no haberlo entendido el portavoz es manifestar su exigente deseo de seguir representando al Foro de Ermua. Y la tragedia de este Foro sería que no tomase conciencia de su función actual y repitiese, ya como comedia, una segunda parte del mismo libreto. Es ya hora de que el ciudadano que ha radicalizado su presencia en la lucha contra el terrorismo y sus causas nacionalistas cobre conciencia de que su única alternativa es engrosar el PP y colaborar desde dentro de éste a facilitar un debate sobre otras alternativas políticas con las que pueda discrepar. Esa ciudadanía vigorosa le es necesaria ahora mismo al partido que ha trazado una trayectoria recta en la lucha antiterrorista, a favor de la reconciliación nacional de todos los ciudadanos de España y de su progreso material y moral. Este partido le es necesario a aquel ciudadano para continuar siendo vigoroso. Las izquierdas volvieron al redil temiendo perder su imaginaria pureza. La crisis del Foro