Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 s 9 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL MANÁ ESDE que Churchill perdió unas elecciones al mes y medio de haber ganado la guerra más crucial de la Historia es moneda común en política que a la gente no le gustan demasiado las llamadas a la responsabilidad continua. Los ceños fruncidos y la ética del deber no son demasiado rentables a la hora de ir a por los votos, momento en el que muchos ciudadanos quieren ver a los candidatos con el rostro más amable posible, ya que es la única oportunidad que tienen de sentirse importantes ante los dirigentes públicos. Por eso las elecciones no siempre las ganan los que ofrecen propuestas más razonables, sino quienes mejor demuestran conocer a sus IGNACIO contemporáneos. CAMACHO El mayor error de Zapatero en esta legislatura fue calibrar de manera incorrecta la reacción popular ante sus tejemanejes con la ETA. Pensaba que lo iban a jalear como el Gran Pacificador, y no se le pasó por la cabeza la indignación de los españoles al verle humillarse ante los responsables del sufrimiento colectivo, aunque fuese con la bienintencionada voluntad de aliviarlo. Ahora ha cambiado de estrategia porque se juega el poder a una sola carta, y ha decidido presentarse como un benefactor dadivoso dispuesto a repartir dinero, viviendas y regalías diversas, igual que Jesús Gil comparecía de vez en cuando en Marbella repartiendo a dos manos entradas para los toros. La figura se llama populismo y tiene mala prensa entre la gente sensata y razonable, pero también posee una demostrada eficacia a corto plazo. En España, donde existe una extendida cultura de gasto manirroto y donde hasta los ministros sostienen que el dinero público no es de nadie, a la gente se le da una higa el superávit y piensa que si sobra pasta está mejor en sus bolsillos que en el Banco de España. Puestos a escoger, muchos compatriotas prefieren la ayuda directa, en forma de cheque o de transferencia, que la inversión en servicios comunes, y mejor mañana que pasado por si más adelante cambian las circunstancias. Sin duda los hay también que se ofenden ante la sugerencia manifiesta de que les quieren comprar su voluntad por un puñado de euros, pero el Gobierno ha decidido apostar a que son menos que los que están dispuestos a abrir los brazos para recoger el maná que derrama Zapatero el Benéfico. De este modo, las elecciones no dependen tanto de que las propuestas populistas del presidente sean negativas para la economía general, sino de que los electores se las crean. Como las consideren viables, no habrá crítica que se sobreponga al entusiasmo de los beneficiarios, por muy puesta en razón que esté y muy juicioso que resulte su fondo. Con todas sus apuestas anteriores quemadas, Zapatero lo fía todo a su potestad de abrir la caja del Estado. Por supuesto que se trata de una descomunal irresponsabilidad, pero al hombre que ha convertido el mapa de España en un puzle de armar y desarmar y ha jugado a los dados con los terroristas le debe de resultar una nimia e insignificante fruslería romper la hucha para comprarse su propio futuro. D EL RECUADRO HIPOTECADA ESPAÑA S E llamaba Joseliqui. Cierto linaje de lamentables señoritos sevillanos, de los culpables históricos de que la derecha nunca pueda ganar unas elecciones en Andalucía, lo tenía fijo de plantilla entre sus agradadores. Joseliqui era como un enano velazqueño para aquella corte de ociosos. Entre cuyos bufones había discapacitados en silla de ruedas como Garbancito y majaretas como El Loqui de Triana, especialista en dar guantadas a desconocidos, por veinte duros: -Loqui, toma veinte duros y dale una guantá buena a aquel cura que viene por allí... Y El Loqui se la daba. Y los señoritos se hartaban de reír. Tenían aquella corte velazqueña de bufones deformes y tullidos para gastarles bromas pesadas, para reírse de ellos. Joseliqui tenía media lengua, que es lo que más les hacía reír. Era gangoso y border line Y el pobre les sirvió de risión hasta sus últimos días. Cirrótico perdido por las piscinas enteras que se había bebido en las juergas de los señoritos, cada día estaba más amarillo y enfermo. A pesar de ello, no dejaba de acudir a los bares y tabernas donde cobraba el estipendio de la pena por provocar las sanANTONIO grantes alegrías ajenas. Muriéndose viBURGOS vo por los mostradores, le preguntaban: -Joseliqui, ¿cómo estás hoy? Y el pobre Joseliqui, gangoso, respondía: -Un poquito peor. España está como Joseliqui. Un poquito peor cada día. Lo que pasa es que como quien responde cuando le preguntan es ZP, pues nunca dice que un poquito peor. Fundamentalmente porque lo que pasa es que No Passsa Nada. ¿Quieren las muestras de la botonería del día? Un indeseable independentista quema el retrato del Rey y No Passsa Nada. Tras recibir no sé cuántos miles de millones, para celebrarlo, la Cataluña de los desastres de gestión organiza ahora la chamusquina y apagón del hospital del Valle de Hebrón. Y No Passsa Nada. Sin salir del mismo Valle de Hebrón, valle de lágrimas, el condenado violador múltiple del barrio, de quien los exper- tos certifican que no se ha reinsertado en la cárcel y que sigue en todo lo suyo, es puesto de patitas en la calle, vamos, como si fuera Juana Chaos. Y No Passsa Nada. Y lo malo de lo pésimo de esta España que cada día está un poquito peor, la hipoteca. No las hipotecas en plural, las que suben hoy un poco más que ayer pero menos que mañana, las del euríbor, las que hacen que media población española tenga perdido el sueño. No. Me refiero a La Hipoteca por antonomasia. A este derroche electoral, a esta locura de un ZP que se está gastando en demagógicas promesas electorales todo el dinero que había en el cajón del superávit. Hipoteca que no es exageración andaluza mía. Han comprometido los presupuestos no para una legislatura que está por venir, por votar y por ganar, sino hasta la siguiente. Este tío malvado ha hipotecado a España para los próximos siete años con lo que tiene que pagar a Cataluña. No sólo les ha dado ahora el oro y el moro a los socios catalanes que lo mantienen en el gobierno, sino que el que venga atrás, que arree, que se lo tendrá que seguir dando durante siete años. Tres años más que la próxima legislatura. Primero hicieron almoneda. Almoneda del Estado de las Autonomías, que era un modo bastante aceptable de ir tirando con los viejos problemas regionales. Almoneda de la dignidad de España, claudicando y hocicando en las cesiones y negociaciones con una banda terrorista. Almoneda de la separación de poderes, con una Justicia de diseño a la medida de todas las perversidades éticas y morales. Hecha la almoneda del patrimonio inmaterial de lo que en un tiempo llamábamos Patria, ¿te acuerdas? ahora se comen, queman y pulen la hacienda y el cortijo, como señoritos de naipe en noche de juerga. Lo peor es que esto les funciona. Ha calado en la gente que si no los votan se quedan sin cheque bebé, sin dentista de los niños, sin alquiler subvencionado, sin enfermera para el abuelo impedido. Todo, hoy por hoy, es humo, pero les funciona. Como son gentuza a la medida de la gentuza, y como hay más gentuza que gente decente, les va de cine. España, mientras, como Joseliqui, cada día un poquito peor. Pero como cuando queman el retrato del Rey: No Passsa Nada.