Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22- -9- -2007 El Premio L Oreal al mejor diseñador joven fue a parar por segundo año consecutivo a El Delgado Buil. Mejor modelo, Marina Jamieson El mayor de los hermanos Quijano, Manuel, desfiló por partida doble, de blanco y negro, para la diseñadora María Lafuente 101 No pido consejos a nadie para moverme en la pasarela La modelo Amalia Aresu, sobrina de Ana Obregón, fue uno de los rostros con que Dolores Cortés cerró Cibeles. A pesar de mostrarse asustada por desfilar con moda baño, reconoció que hay que atreverse con todo RAQUEL RINCÓN MADRID. La 46 edición de la Pasarela Cibeles llegó ayer a su fin con la vanguardista colección de moda baño de Dolores Cortés. Entre las modelos que desfilaron de mano de la diseñadora valenciana se encontraba una invitada especial, Amalia Aresu, una joven belleza de 21 años que debutaba en la pasarela madrileña con el peso de ser la sobrina de Ana Obregón. Sin embargo, y a pesar de los nervios del desfile, Amalia se mostró contundente al hablar del mundo de la fama: El hecho de ser familia de alguien conocido es algo que me ha tocado y no me voy a quejar. Tiene partes buenas, porque si fuera una chica normal no estaría aquí, pero yo no pido consejos a nadie para moverme en la pasarela y el acoso de la prensa no me gusta nada Los diseños de Dolores Cortés, que apostó por biquinis con colores monocromáticos y formas geométricas, también supusieron un reto para Amalia, que se mostró nerviosa por probar con baño. Me da corte, pues siempre que voy a la playa soy discreta y no me gusta enseñar. Antes sólo había participado en la Pasarela Brugal y esto es un paso muy importante. Además, una modelo se tiene que atrever con todo Sin embargo, la joven- -que desfiló con varias piezas como un llamativo biquini amarillo- -se mostró encantada con una colección con unos colores preciosos que favorecen mucho Tras las puertas de Cibeles, Amalia espera encontrar otras muchas que lancen su carrera, aunque reconoce que aún es pronto para soñar con otras pasarelas: No quiero apuntar alto porque yo todavía estoy estudiando mi carrera. Pero hay muchos diseñadores con los que me gustaría desfilar. Si hablamos de moda española tengo que reconocer que me encanta Roberto Torretta, el estilo de Andrés Sardá y, por supuesto, la nueva colección de Dolores Cortés Amalia fue nombrada el pasado mayo el rostro más bello de 2007 por la revista Glamour pero, a pesar de estar orgullosa de sus inicios en el modelaje, reconoce no estar acostumbrada a comprar prendas de diseño: Mi estilo de ropa es casual, muy discreto, aunque en ocasiones cae algún bolso o zapatos de diseñadores Antes de debutar, Amalia miraba ilusionada al bullicio que se respiraba entre bastidores, mientras admitía nerviosa: Sólo espero no caerme, pero, ante todo, me gustaría repetir el año que viene Una de las propuestas de Juana Martín, con el negro como protagonista día. Hombreras de jugador de fútbol americano, arneses que ciñen el cuerpo, el torso tatuado, pantalones verdes con escamas que recordaban a La mujer y el monstruo de Jack Arnold (recordaban la piel del monstruo, no la de Julie Adams) Y el traje largo estampado (y Madelaine Hjort sin bragas) Impacto final con Madelaine levantando los brazos. Como el demonio de El día de la Bestia Nada que ver con las puntillas y bordados de Alma Aguilar. Una colección cruda, rare En su punto y con impacto inicial, la de Juanjo Oliva. Un muestrario de costura. Varias modelos plantadas en estatua en la boca de la pasarela. Trajes muy estructurados, como Liz Taylor en De repente el último verano Trajes sastre muy Dior. Un desfile planteado por unidades. Algunas de ella de verdadero impacto. Como el magenta con lazo al hombro o el dos piezas de rayas. Y los detalles que no se aprecian de lejos (botones de porcelana de Ascoli pintados de negro a mano con el esmalte de Chanel) Un trabajo que remite al pasado, a ese pasado que en costura sí fue mejor. Tan elegante y refinado que hasta una chica en bragas y cazadora resultaba cautivadora. Carmen March también remitía al pasado pero a uno más reciente. A los 80 de Armas de mujer y Nueve semanas y media La hombrera total. El mundo de David Bowie y su pandilla. También había presencia de discoshorts. Y de pechos que se escapaban de los vestidos. La de la cordobesa Juana Matín fue una colección recia, negra, con algunos vestidos que daban a las modelos el empaque de sacerdotisas o mandamases en películas de ciencia ficción. Negra total con siete piezas amarillas que pasaron de refilón. Una colección cabalística. Siete salidas de siete trajes. Siete bañadores. Siete tejidos fetiche. De María Lafuente, destacaron los monederos pegados como bolsillos. De Anke Scholöder, el color inspirado en el pintor suizo Hundertwasser y un mundo de telas rotas y reconstruidas más allá del patchworld. Carlos Díez Díez (aplaudido antes de empezar) mostró una contenida colección en vaqueros (en cuero y denim) para Lois. Y unas plataformas, para chicas, bajo las All Star para haberse matao. Salvo Madaleine, que camina sobre eso como descalza. Cerraron Guillermina Baeza y Dolores Cortés. La colección de Juana Matín fue recia, negra, con vestidos que daban a las modelos empaque de sacerdotisas La modelo Amalia Aresu, en el desfile de Dolores Cortés