Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 22- -9- -2007 ABC La banalidad de los verdugos en Auschwitz El Museo del Holocausto en Washington logra 116 fotografías únicas sobre la placentera vida de los oficiales de las SS en el campo de concentración donde se exterminó a más de un millón de personas PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. En su magistral libro Eichmann en Jerusalén la intelectual judía Hannah Arendt planteó en 1963 su polémico concepto sobre la banalidad del mal, vinculando los crímenes monstruosos perpetrados por los nazis a gentes muy normales obedeciendo órdenes, con más conformismo que radicalidad y sin un mínimo de pensamiento crítico sobre las consecuencias de sus acciones. Esta semana, el Museo del Holocausto de Washington ha divulgado una colección única de 116 fotografías que ilustran de forma espeluznante las tesis de Hannah Arendt. El álbum fotográfico documenta la vida placentera del personal de las SS destinado en el campo de concentración de Auschwitz, el complejo de exterminio construido a las afueras de la ciudad polaca de Cracovia donde fueron asesinadas más de un millón de personas. La extraordinaria colección de imágenes fue acumulada originalmente por uno de esos oficiales, Karl Höcker, ayudante de Richard Baer, comandante de Auschwitz. A principios de este año, un anciano teniente coronel del servicio de inteligencia del Ejército de EE. UU. decidió donar esta colección de imágenes que se encontró en un edificio bombardeado durante su destino en Alemania hace sesenta años. Una vez analizado e identificado, el Museo del Holocausto en Washington considera esta colección de fotos de especial importancia histórica por la carencia de imágenes procedentes del más notorio campo de exterminio antes de que fuerzas soviéticas lo liberasen en 1945. Las fotos no muestran a uniformados oficiales de las SS cumpliendo con sus obligaciones criminales en Auschwitz sino durantes distendidas actividades en tiempo libre. Como la inefable imagen de una improvisada rondalla con música de acordeón y un coro de sonrientes ayudantes femeninas. Instantáneas de la maquinaria hitleriana rompiendo su rutina de asesinatos en serie con descansos para tomar el sol, fumar un cigarrito o hacer unas risas. Sin olvidar al propio Karl Höcker encendiendo las velas de un árbol de Navidad. La colección comienza con retratos de Höcker y su jefe, Richard Baer. Pero también incluye un total de ocho fotografías de Josef Mengele, el monstruoso doctor de Auschwitz conocido por sus experimentos tan crueles como rebuscados con prisioneros. Según los especialistas del Museo del Holocausto de Washington, estas imágenes son los primeras autentificadas sobre Mengele en Auschwitz. A juicio de historiadores, esta colección sirve como contrapunto a la que ha sido hasta ahora la principal fuente de imágenes sobre el notorio campo de concentración, el llamado Álbum de Auschwitz nutrido del trabajo de fotógrafos de las SS durante la primavera de 1944. En contraste con la vida bucólica de los nazis, el Álbum de Auschwitz que forma parte de la colección del Museo del Holocausto de Israel mues- Oficiales nazis improvisan una rondalla con acordeón en Solahutte, a 30 kilómetros de Auschwitz tra la llegada por tren de un contingente de judíos húngaros, colocados en siniestras filas por sus captores. Como trastienda del horror, una de las pastorales fotos de la colección de Washington tomada el 22 de julio de 1944 muestra a un grupo de muchachas- -especialistas en comunicaciones de las SS- -comiendo arándanos y bromeando. Ese mismo día, según las investigaciones del Museo del Holocausto en Washington, 150 nuevos prisioneros llegaron a Auschwitz. De ese contingente, 21 hombres y 12 mujeres fueron La histórica colección de fotos documenta la risueña trastienda del más notorio campo nazi de exterminio Una réplica de la habitación de Ana Frank, en la catedral de Liverpool CORRESPONSAL LONDRES. Una réplica de la habitación en la que Ana Frank escribió su famoso diario, antes de que ella y el resto de su familia fueran llevados por los nazis a los campos de exterminio, será expuesta en la catedral anglicana de Liver- E. J. B. pool. El Festival de Ana Frank servirá como anticipo de la celebración del Día del Holocausto, que tendrá lugar el próximo 27 de enero, fecha de la liberación del campo de concentración de Auschwitz. La réplica del ático de Amsterdam al que la adolescente se retiraba para relatar la vida que llevaba junto con su familia, con la que se había escondido en unas dependencias que quedaban ocultas en el edifico de oficinas de la empresa de su padre, podría levantar alguna controversia entre organizaciones judías. Pero su emplazamiento en la monumental neogótica cate- dral de Liverpool en realidad realza el homenaje y permitirá un mayor número de visitantes, según ha señalado Jerry Goldman, organizador de la exposición y judío. Servirá también para que el recuerdo del Holocausto conciencie a otros jóvenes sobre la violencia, en una ciudad en la que últimamente diversos adolescentes han sido asesinados por motivos raciales. Ana Frank murió de tifus en el campo de Bergen- Belsen en marzo de 1945.