Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 s 9 s 2007 Tribuna Abierta INTERNACIONAL 37 Gordon Brown Primer ministro de Reino Unido Reino Unido no elude sus responsabilidades con el pueblo de Zimbabue, y estoy decidido a que hagamos todo cuanto esté en nuestras manos para ayudarles a labrar un futuro mejor para ellos y para sus hijos OS informes procedentes de Zimbabue recibidos esta semana ilustran gráficamente la terrible y trágica situación en la que se encuentra la gente de ese país en la actualidad. Los hechos son duros: cuatro millones de personas han huido del país; el 80 por ciento de la población está en paro; cuatro millones de personas dependerán de la ayuda alimenticia hacia finales de año, y la esperanza media de vida ha descendido hasta sólo 37 años. No hay solución fácil para acabar con este sufrimiento. Pero estoy decidido a que Gran Bretaña siga haciendo todo cuanto pueda para ayudar al pueblo de Zimbabue. En la actualidad, Reino Unido es el segundo donante más importante para Zimbabue, y proporciona cerca de 60 millones de euros al año en ayuda humanitaria y para el cuidado de los enfermos de VIH y sida, en apoyo de los más vulnerables. Además, el Gobierno británico ha anunciado su decisión de destinar 12 millones más para Zimbabue este año, que serán entregados a través ZIMBABUE L del Programa Mundial de Alimentos. Pero esto no será suficiente. En colaboración con nuestros socios internacionales debemos hacer más para inducir al Gobierno zimbabués a dar un cambio. Gran Bretaña velará por que la Unión Europea mantenga sus sanciones contra los 131 individuos pertenecientes a la cúpula del Gobierno, entre los que figura el presidente Mugabe, que ha cometido violaciones de los Derechos Humanos, y extienda las sanciones a otros individuos siempre que sea necesario. Propondremos a los socios de la UE la designación de un representante que contribuya a la transición hacia la democracia. Presionaremos al Consejo de Seguridad de la ONU para que revise con más regularidad la situación sobre el terreno y para que envíe una misión humanitaria a Zimbabue. T ambién necesitamos apoyar los importantes esfuerzos de los presidentes Kikwete y Mbeki para negociar una vuelta a la democracia. Tene- mos que estar preparados para el día en que la democracia regrese a Zimbabue. Estamos trabajando con nuestros socios africanos e internacionales en la elaboración de un paquete de medidas para impulsar una recuperación a largo plazo para cuando se den las condiciones que permitan iniciar la reconstrucción económica. Este paquete incluirá cláusulas que ayudarán a Zimbabue a reiniciar y estabilizar su economía, reestructurar y reducir su deuda, ayudar a la gente cualificada que se ha marchado del país a que regrese a su hogar, renovar las escuelas y los hospitales y, algo muy importante, apoyar la reforma del reparto justo de la tierra. Y Reino Unido está dispuesto a poner de su parte para sacar adelante este esfuerzo. También es oportuno dejar clara mi posición en la próxima Cumbre UE- África. Quiero que esta cumbre- -bajo el liderazgo del primer ministro Sócrates- -sea un verdadero éxito. Es una oportunidad seria para forjar una asociación más fuerte entre la UE y Áfri- ca con el fin de luchar contra la pobreza, enfrentarnos al cambio climático y acordar nuevas iniciativas relacionadas con la educación, la sanidad y el mantenimiento de la paz. El presidente Mugabe es el único líder africano que se enfrenta a una prohibición de viajar a la UE. Hay un motivo para esto: los abusos cometidos contra su propio pueblo. En Zimbabue no hay libertad: no hay libertad de asociación y no hay libertad de prensa. Y la tortura y la intimidación de la oposición política en su conjunto están muy extendidas. a asistencia del presidente Mugabe implicaría el levantamiento de la prohibición de concederle un visado para la UE que impusimos de manera colectiva. Creo que si asistiese, el presidente Mugabe socavaría la Cumbre, y desviaría la atención de los temas importantes que requieren solución. En esas circunstancias, mi asistencia no sería apropiada. Reino Unido no elude sus responsabilidades con el pueblo de Zimbabue y estoy decidido a que hagamos todo cuanto esté en nuestras manos para ayudarles a labrar un futuro mejor para ellos y para sus hijos. L