Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 GENTE VIERNES 21 s 9 s 2007 ABC Polémica en el Concierto del Sueño un homenaje a Martin Luther King Halle Berry y Michael Jordan, entre otros, acudieron al concierto en Nueva York ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. ¿Fue un sueño de concierto o fue una merienda de negros? La palabra negro es un feo sacrilegio si hablamos de un concierto de homenaje a Martin Luther King Jr, el mítico luchador- -siempre pacífico- -por las libertades de su raza y por la dignidad de toda la Humanidad. Y sin embargo, eso es lo que dijo el rapero Ludacris, una de las estrellas del evento, celebrado este miércoles en el Radio City Music Hall de Nueva York, con Stevie Wonder y Aretha Franklin de cabezas de cartel. Ludacris fue criticado por usar el N- word -la palabra negro -que es verdadero tabú entre los norteamericanos bienpensantes. Se dice afroamericano. Incluso teniendo en cuenta que los raperos cobran por hacer de chicos malos en este caso se consideró que se había pasado y le había faltado al respeto a Martin Luther King Jr. El objetivo del Concierto del Sueño llamado así en honor de la frase de King más célebre de todos los tiempos- Yo tengo un sueño -era reunir 18 millones de dólares (casi 15 millones y medio de euros) para amasar los 100 millones que cuesta un monumento conmemorativo en el gran parque nacional de Washington, entre las estatuas de Abraham Lincoln y Thomas Jefferson. El proyecto abarca 16.000 metros cuadrados. En 2006 se colocó la primera piedra y se espera colocar la última en 2009. Para lograrlo se organizó este gran concierto en Nueva York, involucrando a prácticamente todas las celebridades afroamericanas de los Estados Unidos. Morgan Freeman, Whoopi Goldberg, Halle Berry, Mohammad Ali o Michael Jordan fueron sólo algunos de los asistentes. También quisieron estar allí los actores Ben Affleck y Mira Sorvino, el diseñador de moda Tommy Hilfiger, el guitarrista mexicano Carlos Santana, etc. Unos actuaron, otros no, unos hablaron más de política, otros menos. Muchos quisieron ver en el líder afroamericano asesinado en 1968 una voz crítica plenamente actual, pero en cambio a nadie se le ocurrió- -criticaba al día siguiente The New York Times -traer a colación la famosa cita El futuro libro de Cherie Blair AP P Cherie Blair podría cobrar ocho millones de euros por publicar su autobiografía LONDRES. La esposa del ex primer ministro británico Tony Blair, Cherie Blair, publicará en octubre del año próximo su autobiografía, un libro calificado de cálido íntimo y divertido el retrato de una familia viviendo en circunstancias extraordinarias según informa la editorial encargada de la publicación, Little, Brown Narrará la vida de Cherie Blair desde su infancia en Liverpool hasta su llegada al número 10 de Downing Street, residencia oficial de los primeros ministros. Sin duda, el libro será uno de los textos más esperados del 2008 por lo que pueda revelar sobre la relación de su marido con el actual primer ministro, Gordon Brown. Brown sucedió a Blair el pasado mes de junio, entre rumores de una difícil relación entre ambos. Brown ha tratado de dar una imagen muy distinta a la de su predecesor, poniendo más énfasis en el contenido de sus propuestas que en la forma de presentarlas, lo que caracterizaba al ex líder laborista. La editorial no ha querido dar detalles del contrato, aunque algunos comentaristas estiman que el acuerdo puede llegar a los seis millones de libras (unos 8,8 millones de euros) Aún se desconoce si Cherie Blair necesitará autorización para publicar el libro, en caso de que pueda revelar asuntos sensibles del ex Gobierno de Blair, para lo que necesitaría permiso oficial. No es el primer libro de la mujer del ex jefe del Gobierno británico. Fue coautora, junto con la escritora Cate Haste, del libro The Golfish Bowl un relato sobre cómo las esposas de los ex primeros ministros afrontaron la vida en el 10 de Downing Street. Celebridades afroamericanas Un contrato millonario Aretha Franklin durante el concierto- homenaje a Martin Luther King en Nueva York de King sobre Vietnam, que en su opinión viene muy a cuento: Si no detenemos inmediatamente nuestra guerra contra el pueblo de Vietnam, el mundo no tendrá otra alternativa que ver esto como el más horrible, torpe y mortal juego que hayamos decidido jugar nunca El rotativo neoyorquino, poco sospechoso de racista, hacía una crónica del concierto repleta de ironía, no del todo benévola. Venía a decir que a cierta pobreza musical y de espectáculo le siguió la pobreza de discursos. En resumen, un caos más propio de un rastrillo de andar por casa que de un homenaje de esta magnitud. Los mejores elogios fueron para Aretha Franklin- -su gos- REUTERS pel fue el único que se oyó en toda la velada- -y para Stevie Wonder, quien, aparte de entonar al público con su inmortal Superstition les emocionó con su versión del Cumpleaños feliz la que en su día compuso precisamente para pedir un día festivo nacional al año en honor de Martin Luther King Jr.