Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 GENTE www. abc. es gente VIERNES 21- -9- -2007 ABC Una chica Bond exhibe uno de los modelos de Andrés Sardá para la primavera- verano De las heroínas con pistola al vestuario de amor y lujo Magnífica colección duplicada de Locking Shocking. Penúltima jornada de Cibeles, con la carne de protagonista (la de las maniquíes de Andrés Sardá) Y con el carne. El color. Carne Spastor para hombre y beis que se confunde con la piel en los vestidos de Hannibal Laguna POR ROSA BELMONTE FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Los Spastor han tirado tanto de los volúmenes que casi han hecho capas (en chaquetas con chaleco, en abrigosparka) Sus superhéroes pajizos también se hacían invisibles con el color carne (el carne Spastor) recuperado por los diseñadores sastres catalanes después de un tiempo sin utilizarlo. Sus colecciones eran masculinas y negras (masculinas pero pedidas en tallas pequeñas para mujer) Ahora, sedas de alta costura que parecían tejido impermeable, chaquetas con mallas de Swarovski, cazadoras tejanas en moiré de seda y, como siempre, forros de sacar a pasear. Las heroínas de Andrés Sardá (menos espectacular que otras veces) iban más ligeritas de ropa. Aunque la primera modelo luciera un vintage reedición de un traje de baño de los años 80 con hombreras y capucha. Las chicas Sardá son para la primavera- verano 2008 chicas Bond que lo mismo bucean con trajes de neopreno de doble faz que se bañan con biquinis bandeau y triangulares, con coulottes o con triquinis (eso que sólo se ve en las pasarelas y en las revistas) Utilizando el color negro pero también los colores ácidos. Y que gastan pistola y cuchillos. Hay que ver lo bien que sientan los biquinis con tacones, pero es que con pistola... Las chicas Sarbond también pueden ir vestidas por la noche con el triquini como top y los vestidos transparentes estampados por Etro (el mismo dibujo del estampado se ha hecho en los bañadores en jaqcard, liso en apariencia pero con relieve) Sonaba Goldfinger en la voz de la estupenda Shirley Bassey y salió una modelo con un biquini triangular hecho de enormes cristales de Swarovski cosidos sobre una base de lúrex. Y bañada en oro. La pieza estrella, la pieza joya. Y minivestidos joya fueron las estrellas en la vuelta de Hannibal Laguna a Pasarela Cibeles (la última vez que desfiló aquí fue en 1998 porque desde el 99 hasta 2007 lo hizo en Gaudí, en Barcelona) Too cherry era el título. No sé si era demasiado cereza pero demasiado algo sí que era. Una colección (todo noche) de amor y lujo. Con su habitual efecto glasé del velado, con rutilante lamé peach (melocotón) Unos vestidos que lo mismo sirven para ir al 50 cumpleaños del sultán de Brunei que para salir en Dinastía Una colección ochentera pero intemporal a la vez. Como intemporales son las canciones de Pink Martini Una notte a Napoli fue la primera) que se oyó) Fuera tendencias, si acaso algún volumen en la cadera. Impresionantes varios vestidos, sobre todo uno beis corto con pedrería arriba y volante por abajo. U otro negro transparente con escote palabra de honor. ¿Vestidas de más? Que viva el overdressed Aunque sea para Alexis Carrington (vestidos largos) O para Beyoncé (los cortos) Los Locking Shocking (Ana González y Óscar Benito) plantearon en Mirror un desfile doble, en paralelo. A la izquierda, el modelo en blanco; a la derecha, el mismo en color. El norte de África, Lawrence de Arabia. La sastrería puesta a disposición de las chaquetas El primer modelo de Sardá era una reedición de un bañador de los 80 con hombreras y capucha Locking Shocking planteó un desfile doble, en paralelo. Blanco a la derecha y en color a la izquierda