Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA VIERNES 21 s 9 s 2007 ABC Qatar y Dubai se hacen con un 48 del operador de la Bolsa de Londres Nasdaq sale de la principal Bolsa europea y se concentra en los mercados nórdicos CARMEN VILLAR MIR ESTOCOLMO. Dos operaciones no concertadas concluyeron ayer con el cambio de manos de casi la mitad del capital de operador de la Bolsa de Londres. A primera hora de la mañana, Borse Dubai anunció la compra de un 28 de London Stock Exchange merced a un complejo acuerdo con Nasdaq, que vende su participación al operador del emirato. Minutos después era la Autoridad de Inversiones de Qatar (AIQ) la que anunciaba la compra de un 20 del capital del operador del principal mercado bursátil del Viejo Continente. London Stock Exchange saludó la entrada en su capital de AIQ, al que calificó de accionista estable a largo plazo Sin embargo, no se manifestó acerca de la operación que llevó a cabo Borse Dubai, con la que se resuelve la salida de Nasdaq del capital de LSE. Y es que la operación de la Bolsa de Londres está íntimamente conectada con la puja por el control de OMX- -operadora de las Bolsas de Estocolmo, Reykajvik, Copenhage, Helsinki, Riga, Tallín y Villnius- -que hasta ayer enfrentaba a Dubai Borse y Nasdaq y que se ha saldado con un pacto inesperado. Merced al acuerdo, Dubai Borse se queda con la participación de Nasdaq en el London Stock Exchange (del que Nasdaq quería salir tras no prosperar una opa por la totalidad del capital) y toma un 19,99 de la propia Nasdaq. El complejo pacto incluye que Borse Dubai mantendrá la opa que ha lanzado sobre OMX, al tiempo que Nasdaq retira la suya, pero que antes del 15 de febrero de 2008 habrá vendido la totalidad de las acciones de OMX que tenga en su poder a Nasdaq. El contrato incluye una cláusula por la que se invilidarán todas las transacciones en caso de que Borse Dubai no cumpla este compromiso. Los responsables de OMX se congratularon por el acuerdo entre Nasdaq y Borse Dubai, señalando que la Bolsa de Estocolmo cobrará importancia al convertirse en base estratégica paneuropea Solbes y Botín, ayer, durante la celebración de la II Conferencia España- Iberoamérica de RSC EFE De la ciudad financiera al estudio del BBVA El optimismo del Banco Santander respecto al efecto que la crisis hipotecaria de Estados Unidos va a tener en la economía española contrasta con la prudencia del BBVA, cuyo servicio de estudios ha revisado a la baja nuestras previsiones de crecimiento F. C. M. P. MADRID. Las turbulencias que viven los mercados como consecuencia de la crisis de las hipotecas basura en Estados Unidos han agrandado la brecha que divide al sector financiero español, en especial a sus dos principales representantes, el Santander y el BBVA. La distancia que les separa se ha puesto ahora de manifiesto en la forma de entender los efectos que la actual inestabilidad va a tener en la economía española. El Santander ha optado por el optimismo, tal y como se puso de manifiesto en la visita que hace dos semanas realizó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la ciudad financiera que la entidad cántabra tiene en Boadilla del Monte (Madrid) En el extremo opuesto, el BBVA, a través de su Servicio de Estudios, rebajó hace una semana las previsiones de crecimiento del PIB español en tres décimas para el año que viene. Al mismo tiempo, aseguró que la crisis internacional acentuará el proceso de desaceleración de nuestra economía. Un mensaje nada tranquilizador. Las diferencias entre los dos gigantes se han puesto también de manifiesto en el seno de la patronal bancaria, la AEB, que preside el ex subgobernador Miguel Martín. Durante una reunión celebrada el martes de la semana pasada con los directores comerciales de los principales bancos, al parecer el Santander planteó la necesidad de hacer un comunicado conjunto a través de la AEB para tranquilizar a los mercados y resaltar que la crisis hipotecaria no ha afectado a las entidades españolas. Días después, concretamente el lunes de la presente semana, se celebró otra reunión con los consejeros delegados de los bancos, en la cual estuvieron presentes también David Vegara, secretario de Estado de Economía, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. En esa reunión, el gobernador dio las claves del que iba a ser su discurso, un día después, ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados, de cara a despejar las dudas de que la crisis podía haber afectado a las entidades financieras españolas. En ese contexto, según las fuentes consultadas, el BBVA expuso su tesis de que con las palabras que iba a pronunciar el gobernador era suficiente y no procedía emitir ningún comunicado más. Algunas fuentes interpretan que el Santander estaba muy interesado en transmitir cuanto antes el mensaje de tranquilidad, ya que estaba pendiente de emitir sus bonos convertibles en acciones para pagar parte de la compra de ABN Amro. No obstante, al final el Santander ha emitido 2.000 millones más de lo previsto en un principio, debido a que habían detectado en la red que había una demanda por encima de los 5.000 millones previstos en principio. El gobernador del Banco de España también tuvo, el jueves de la semana pasada, una reunión con la Confederación Española de Cajas de Ahorros para analizar la situación de estas entidades. La posible preocupación sobre la liquidez de las cajas quedó sin efecto, ya que estas entidades prestan más dinero en el mercado interbancario de lo que captan. El presidente de ABN Amro afirma que la oferta de Barclays es muy baja ABC MADRID. El presidente de ABN Amro, Rijkman Groenink, señaló ayer durante la junta de accionistas extraordinaria de la entidad, en la que valoraron tanto la oferta de Barclays como la del consorcio de Santander, RBS y Fortis, que la oferta de la entidad británica es demasiado baja para los accionistas. Groenink subrayó que no puede pedirle a los accionistas que paguen esta diferencia con la oferta del consorcio. La entidad no recomienda ninguna oferta. El presidente de ABN insinuó que podría cambiar de parecer si se recortaran las distancias entre ambas ofertas, aunque reconoció que esta posibilidad es bastante remota. Aunque la directiva del banco siguió sin decantarse por ninguna de las dos ofertas, los comentarios expuestos en la junta apuntaron a mayores posibilidades para la propuesta del consorcio por su superioridad económica. El director financiero de la entidad holandesa, Huibert Boumeester, aseguró que existen muchas posibilidades de que el consorcio gane la puja debido al mayor valor de su oferta, de 71.000 millones de euros, el 93 en metálico, frente a cerca de 65.000 millones por parte de Barclays, cuya propuesta se vio perjudicada por las recientes turbulencias financieras. El consejo de la compañía manifestó que no recomendará la oferta de Barclays porque, aunque está en línea con su interés estratégico financiero. Los dos grandes de la banca no consiguen consensuar en la AEB un comunicado para tranquilizar al mercado