Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 s 9 s 2007 El caso Madeleine INTERNACIONAL 39 Los McCann denuncian que la Policía inglesa pincha su teléfono Rebaten la acusación del olor a muerto en el coche con que lo usaban para tirar la basura E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Alentados por la sensación de que la actuación contra ellos podría estar fundiéndose ante el rechazo del juez a que se produzca un nuevo interrogatorio del matrimonio por falta de nuevas pruebas y la ausencia de más filtraciones sobre el contenido de la investigación, los McCann siguieron apretando ayer el acelerador en su estrategia de defensa. Y ésta pasó primero por un ataque: fuentes de la familia denunciaron que la Policía está realizando escuchas telefónicas a Gerry y Kate McCann y también podría estar accediendo a sus correos electrónicos. Ya los McCann advirtieron que eso sucedió durante su estancia en Portugal- -en los interrogatorios realizados en ese país, la Policía planteó numerosas preguntas a partir de información que sólo podía haber obtenido mediante escuchas, según indica la familia- y creen que la práctica se ha extendido ahora a Inglaterra. Para ello, el Ministerio del Interior tendría que haber dado autorización a la Policía británica, en una actuación que estaría requerida por las autoridades portuguesas. Interior no ha querido pronunciarse al respecto. Si el día anterior, mediante filtraciones a la prensa, intentaron explicar por qué pudo haber rastros de ADN de su hija Madeleine, o un ADN prácticamente idéntico al suyo, en el coche alquilado casi un mes después de su desaparición- -habían trasportado unas sandalias sudadas de Maddie y un pijama usado por ella, así como pañales sucios de sus hermanos- ayer se dio una posible explicación al olor a muerto que perros de la Policía detectaron en el mismo coche y en el llavero del automóvil. En unas argumentaciones que curiosamente salen ahora y no fueron respuesta inmediata a las alegaciones que se habían hecho en su día, fuentes de la familia han indicado que lo que los perros pudieron haber olfateado fue el olor a putrefacción de alimentos y desechos podridos que formaban parte de la basura que habitualmente transportaban en el coche para lanzarla en contenedores, pues no había ninguno cerca de su casa. Por otra parte, el portavoz de los McCann, Clarence Mitchell, ha precisado que no fue el matrimonio el que contactó con el abogado del único acusado por el atentado terrorista de 1998 en Omagh, sino que ha sido éste el que se ha ofrecido a pasarles la información sobre cómo él ha podido desmontar parte de la acusación contra el presunto terrorista Sean Hoey argumentando la poca fiabilidad de ciertas pruebas de ADN- -el llamado número de copia bajo un procedimiento muy sensible que magnifica el material que no puede ser identificado mediante el examen habitual- Gerry y Kate McCann llegan al despacho de su abogado, ayer REUTERS Filtraciones a la prensa