Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Israel redobla su presión a Gaza VIERNES 21 s 9 s 2007 ABC Rice exige a Olmert y Abbás un diálogo sustantivo sobre el Estado palestino El rais reprocha a la secretaria de Estado su apoyo al plan de Israel sobre Gaza LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Con una fría despedida junto al primer ministro hebreo, Ehud Olmert, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, abandonaba ayer Jerusalén tras una complicada visita por Oriente Medio, en la que constató la inmensa brecha que separa las expectativas de Israel y los palestinos con respecto a la conferencia regional de paz que Estados Unidos tiene previsto celebrar en Washington en noviembre. La reunión estaría llamada ser el único escaparate de George Bush para vender un éxito en la estabilización de Oriente Próximo antes del inicio de las elecciones que pondrán fin a su presidencia, marcada por la violencia en Irak y en Afganistán. el lanzamiento de negociaciones serias, que desemboquen en el fin de la ocupación israelí de nuestra tierra proclamó Abbás. Unas intenciones a años luz de los objetivos que se plantea el Gobierno de Ehud Olmert, y que la secretaria estadounidense escuchó por duplicado el miércoles en su encuentro con su homóloga judía, Tzipi Livni, y ayer del primer ministro: que Israel no está interesado en hablar en Washington de acuerdo de estatus final, sino sólo de una declaración de principios sobre asuntos económicos, las futuras instituciones palestinas, su estructura de seguridad y la coordinación de ese esquema con las fuerzas hebreas. A medio camino, prudente, Condoleeza Rice sólo acertó al cierre de su gira a destacar que las partes están abordando cuestiones muy importantes por primera vez desde hace años y a declarar una vez más que hay que hacer avan- Condoleezza Rice con el presidente palestino, Mahmud Abbás, ayer en Ramala zar el proceso, elaborar un documento que siente las bases de serias negociaciones para la creación de un Estado palestino lo más rápidamente posible En su encuentro conjunto ante la prensa, Abbás anunció que en los próximos días se reunirá con Bush durante la reunion de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. También notificó a la secretaria la composición del equipo negociador palestino que asistirá a la conferencia, y que estará encabezado por el ex primer ministro Ahmed Qureia, conocido como Abu Alaa. El último día de esta visita de la diplomática norteamericana a Oriente Próximo se vio ensombrecido por la muerte en Gaza de un joven de 17 años que, según fuentes sanitarias palestinas, fue aplastado por una excavadora israelí durante una incursión militar judía EPA Presionar a las dos partes Rice, que llegaba el miércoles a Israel dispuesta a presionar a las dos partes para que formulen un documento conjunto que siente los principios de un acuerdo sobre un estatuto final se marchaba ayer prodigando advertencias y algún gesto de pesimismo. Hay muchos obstáculos que superar reconocería por la mañana tras su entrevista con el presidente hebreo, Simon Peres. Un mensaje que, horas después, cuando se vio con el presidente palestino, Mahmud Abbás, ya se convertiría en un aviso grave. La conferencia tiene que ser sustantiva y avanzar en la causa del Estado palestino diría en rueda de prensa, consciente ya de la inflexible diferencia de intereses de unos y otros, que amenazan con hacer fracasar el foro de Bush. Especialmente reveladora fue su comparecencia con Abbás, en la que tuvo que oír los reproches del rais por el apoyo el día anterior de EE. UU. al plan hebreo para cortar la luz y el gas en Gaza. Nos molesta, afectará a nuestras relaciones bilaterales señaló el dirigente, pero también la lista de asuntos que esperan abordar en la conferencia: fronteras del futuro Estado palestino, estatuto de Jerusalén y refugiados. La reunión debe significar EE. UU. constata la gran brecha que separa las expectativas de Israel y Palestina ante la conferencia de paz en busca de un comando lanzador de cohetes Kassam. El adolescente es la primera víctima tras el anuncio de Israel de castigar el territorio controlado por Hamás con cortes de suministro. ABC. es Más información en Visiones del mundo en abc. es lauralcaro Rafael L. Bardají ALIMENTANDO AL ENEMIGO ¿E s razonable pagarle la munición a tu enemigo? Nadie en su sano juicio lo haría. Por eso Israel que sufre constantes ataques desde la franja de Gaza ha dicho basta. Ahora bien, no lo ha hecho de una manera ni gratuita ni sangrante. El gobierno de Olmert se ha sacado de la chistera un nuevo término, territorio hostil para definir Gaza bajo el gobierno de Hamás. Desde el punto de vista jurídico no está claro qué implicaciones puede llegar a tener, pero políticamente pone de relieve la imposibilidad de mantener un diálogo productivo con los líderes de Hamás, un grupo que justifica sin pudor la violencia. Israel no ha actuado en contra de la ley. De hecho, ha tenido sumo cuidado en que ninguna de sus actuaciones suponga un castigo indiscriminado a la población civil de Gaza. Las restricciones que ha impuesto son proporcionadas a la agresión sufrida. Es Hamás quien tiene ahora la responsabilidad de qué hacer con la electricidad y otros bienes que le llegan de Israel en menor cuantía que hasta ahora. Puede elegir libremente dar luz a los hospitales y escuelas o, por el contrario, a sus milicianos para que sigan construyendo los cohetes con los que bombardear ciudades en Israel. Será su sola responsabilidad si se agravan las condiciones de vida de los palestinos o se llega a una crisis humanitaria, porque con lo que Israel le envía todavía esto último se puede evitar perfectamente. Hamás dice que los cohetes Kassam los lanzan los terroristas de la Yihad Islámica, pero al igual que Al Fatah no hizo nada para parar el terrorismo de Hamás, el actual gobierno de Gaza no hace nada para detener las agresiones de la Yihad. Si Hamás quiere salir de esta crisis en la que se ha metido, lo tiene muy fácil. Basta con dos cosas bien sencillas: que paren los ataques a Israel y que reconozca el derecho de Israel a vivir en paz, dentro de unas fronteras seguras y defendibles. Ni más ni menos. Con ello lograría acabar con el sufrimiento del pueblo palestino a quien dice representar.