Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 s 9 s 2007 ESPAÑA 29 Tres meses de cárcel por consentir el absentismo escolar de sus hijos Los padres llegaron a promover la completa inasistencia de la hija mayor al instituto con la excusa de cuidar del hermano menor de la familia ÁLVARO PÉREZ MADRID. Unos padres han sido condenados a tres meses de prisión por un delito de abandono de familia. La sentencia del Juzgado de lo Penal Número 3 de Santander considera probado que los acusados, R. M. V y R. L. L. padres de tres hijos, no adoptaron las medidas necesarias para la asistencia efectiva a clase de los menores de edad, especialmente durante el curso 2004- 2005, pero también en cursos anteriores. Los hijos de la pareja, una chica y dos niños, tenían 17, 15 y 12 años en el momentos en el que se produjeron las faltas más continuadas. Según la sentencia, los padres llegaron a promover la completa inasistencia de la hija mayor al instituto con la excusa de cuidar en casa al hermano menor de la familia En cuanto a los niños, su inasistencia al colegio rondó el 80 por ciento, lo que impidió, como expone la magistrada que dictó la sentencia, la educación efectiva de sus tres hijos sin ninguna justificación ni excusa válidas El Ministerio Fiscal compareció como acusación al entender que los padres habían atentado contra el artículo 226 del Código Penal. En él se establece que quien deje de cumplir sus deberes legales como progenitor para el sustento de sus descendientes, será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses Los acusados mostraron la conformidad con la pena solicitada por el Ministerio Fiscal con el fin de reducir la pena. La condena de tres meses de cárcel se sustituirá por trabajos en beneficio de la comunidad a razón de cinco horas por jornada, tal y como figura en el fallo de la sentencia. Además, los padres se tendrán que hacer cargo de los costas procesales ocasionadas por el juicio. Pero este juicio por absentismo no es el único que se ha producido en España en los últimos tiempos. Sin ir más lejos, el pasado lunes fue juzgado un matrimonio en Córdoba por la reiterada ausencia de sus hijos del colegio, si bien aseguraron no conocer las faltas de los pequeños. En esa misma provincia hubo otros diez casos que pasaron a los juzgados durante el año 2006. Ese mismo año, los padres de una menor de nueve años residentes en Puerto Serrano, localidad cercana a Jerez de la Frontera, fueron condenados por el continuo absentismo escolar de sus hijas. Un año antes, en Zaragoza, tres familias fueron castigadas por motivos similares. Y en Cádiz, durante el año 2004, la Policía detuvo a veinte personas que también consentían el absentismo escolar grave de sus hijos. Para convatirla, algunos ayuntamientos de la zona, como el de Sanlúcar de Barrameda, están desarrollando una serie de medidas y ordenanzas especiales. Hasta llegar a la imputación penal de los padres por el absentismo escolar reiterado de sus hijos, se pasa por tres niveles de actuación. En primer lugar, actúan los centros escolares que tratan de intervenir para que los niños vuelvan al colegio. Posteriormente, si la situación no se solventa, el caso se pone en conocimiento de los equipos de orientación educativa y los equipos técnicos de absentismo, ambos organis- mos pertenecientes a Educación. Paralelamente, actúan los organismos sociales y si los menores no dejan de faltar a clase, se llega a un tercer nivel en el que interviene la comisión provincial de absentismo y la Fiscalía de Menores comienza a investigar el asunto. En cualquier caso, el colectivo más afectado por el absentismo escolar es el de etnia gitana, pues el 52 por ciento de las faltas habituales está protagonizado por gitanos. Así lo aseguró Mari Cruz Villaluenga, trabajadora social de la Asociación de Promoción Gitana de Burgos, en la presentación de las Jornadas de Enseñantes con Gitanos, celebradas a principios de este mes en la localidad castellana. Miembros de la Cruz Roja distribuyen alimentos entre los 146 inmigrantes que llegaron ayer a la isla de El Hierro EFE La UE amenaza a los viticultores españoles con retirarles las subvenciones si contratan irregulares ABC BRUSELAS. En plena campaña de la vendimia en los campos de Castilla- La Mancha, con miles de toneladas de uva aún por recoger y falta de trabajadores legales, según los empleadores, que la suplen con inmigrantes irregulares, la UE lanzó ayer un aviso a navegantes El comisario europeo de Seguridad, Franco Frattini, advirtió a los agricultores españoles que la contratación de inmigrantes en situación ilegal para la vendimia podría acarrearles en el futuro no sólo una sanción económica, sino también la retirada de las ayudas europeas Frattini aseguró, en una intervención sobre la estrategia europea en materia de inmigración, que esta contratación ilegal además de atentar contra los derechos humanos supone una violación de la competencia en este sector. Aún no hay cifras, pero el Ministerio de Trabajo ha anunciado que será inflexible con los empleadores que tienen en sus campos a inmigrantes sin papeles -la mayoría son rumanos y búlgaros que necesitan permiso para trabajar por la moratoria- La Comisión Europea aprobó en mayo pasado, a iniciativa de Frattini, una propuesta- -que aún debe ser aprobada por el Consejo de Ministros- -para endurecer las sanciones a quienes den trabajo a inmigrantes ilegales, y que prevé la pérdida de ayudas europeas. En su intervención de ayer, el comisario señaló que los programas de cooperación entre los 27 y los países desde donde proviene la inmigración están dando resultados. En concreto, mencionó el programa piloto que España mantiene con Marruecos que consiste en dar trabajo a mil personas durante seis meses, mientras que durante el resto del año permanecen en su lugar de origen. Otros casos