Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20- -9- -2007 Grupos ecologistas denuncian altos niveles de mercurio en la industria del cloro 87 Obtienen células madre de testículos, similares a las embrionarias En laboratorio se convirtieron en neuronas, tejido cardiaco y vasos sanguíneos N. R. C. MADRID. Los testículos humanos podrían ser una fuente de células madre menos controvertida que los embriones humanos. Científicos estadounidenses han conseguido reprogramar células madre espermáticas y transformarlas en el laboratorio en vasos sanguíneos funcionales, neuronas y tejido cardiaco, listos para trasplante. Pero estas células podrían convertirse en casi cualquiera de los tejidos que forman el cuerpo humano, una de las propiedades que hace tan valiosas a las células embrionarias. Ese es el planteamiento de una investigación prometedora que publica en la revista Nature la Universidad de Cornell (Nueva York) y el Instituto Médico Howard Hugues. El experimento se realizó con ratones adultos. De sus testículos se extrajeron células madre precursoras de las espermatogonias, las células que dan lugar a la formación de espermatozoides. Los investigadores lograron dirigir el desarrollo de estas células en el laboratorio y convertirlas en células multipotentes, con un sistema que induce la pluripotencialidad con mayor seguridad. Otros grupos de investigación habían logrado reprogramar células adultas con la ayuda de manipulación genética. Ese proceso es eficaz aunque también eleva el riesgo de que las nuevas células potencien procesos cancerígenos si se trasplantan. Los científicos de Cornell utilizaron un método más seguro que no precisa añadir o manipular genes para su transformación. Pudieron hacerlo tras identificar una molécula que se encuentra sobre la superficie celular. La nueva molécula- -GPR 125- -actúa como un marcador que permite diferenciar a las células espermatogoniales que se están multiplicando de aquellos otros tipos celulares que no se renuevan. Hemos demostrado que podemos identificar y manipular esas células espermatogoniales de una forma sencilla para que formen nuevos tejidos, de la misma manera que hacen las células madre embrionarias explica Shanin Rafii, director de la investigación. Se trata de un paso importante porque uno de los problemas de trabajar con estas células era la dificultad para identificarlas. Aunque al equipo de Cornell aún le queda una asignatura pendiente: identificar el interruptor que da la orden a las células para convertirse en multipotentes. Eso permitiría realizar ese proceso de rutina. Otra incógnita es comprobar que el experimento realizado en ratones responde de la misma manera con células humanas. Uno de los antropólogos que han participado en el estudio muestra un húmero en la excavación ABC Los homínidos llegaron hace dos millones de años a Europa Su esqueleto, de caderas abajo, era similar al del hombre moderno, mientras que su parte superior era de Homo habilis L. M. DEL BARRIO MADRID. Hace aproximadamente dos millones de años, algunos de los homínidos que vivían en África decidieron abandonar ese lugar y emigraron hacia otras tierras. Hace 1,8 millones de años llegaron a la actual Georgia. Se trata de una historia ya contada mil veces por los palentólogos, que también sostenían que aquellos antepasados nuestros poseían un esqueleto muy similar al que tiene el hombre de hoy. Un estudio publicado en Nature echa por tierra desde hoy la teoría tradicional y obliga a la paleontología a estudiar otra tesis diferente, basada en el hecho de que el esqueleto de los primeros homínidos que se aventuraron fuera del continente africano sólo tiene en común con el hombre contemporáneo la estructura y la forma de su cintura para abajo, que es muy similar a la que hoy tenemos los humanos y que indica claramente que era capaz de realizar largas caminatas. De cintura para arriba, por el contrario, su aspecto es muy semejante al que poseían sus inmediatos ancestros africanos, y más concretamente el Australopithecus y las primeras formas de Homo (Homo habilis) Martínez- Navarro, del Icrea, y Jordi Agustí, del Instituto de Paleoecología Humana de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona. Los autores concluyen que los homínidos de Dmanisi (la primera especie de homínido que se conoce en la actualidad fuera de Africa) no mostraban un conjunto completo de características de locomoción avanzadas presentes en el Homo erectus africano y los posteriores homínidos. No es la primera vez que el yacimiento de Dmanisi aporta luz a la antropología en su búsqueda por conocer datos más precisos sobre la evolución del ser humano sobre la Tierra. De hecho, en declaraciones de Oriol Oms a Ep, se trata de un yacimiento único en el mundo, pues no sólo es el más antiguo de Europa, sino que la riqueza de huesos del género Homo es muy importante Desde hace décadas, el conjunto de yacimientos de Dmanisi ha servido para mostrar un rico registro fósil y arqueológico, al encontrarse en él restos de animales, herramientas e incluso mandíbulas fósiles de homínidos. Con la ayuda de un marcador Tres adultos y un adolescente Eso es lo que desvela hoy Nature donde se publica un detallado estudio sobre los restos arqueológicos fósiles de tres adultos y un adolescente encontrados en el yacimiento de Dmanisi, en la República de Georgia. Se trata de un trabajo dirigido por David Lordkipanidze, del Museo Estatal Georgiano, en Tbilisi, y en él han participado tres españoles: Oriol Oms, de la Universidad Autónoma de Barcelona; Bienvenido Una fuente de células, sólo para varones Las células progenitoras espermatogoniales se localizan en una zona específica de los testículos y su única función es participar en el desarrollo de los espermatozoides. Son unas células muy especiales, capaces de mantener intacta la fertilidad masculina en edades avanzadas. Ahora se sabe que guardan un potencial mayor y podrían convertise en una fuente inagotable de células madre para los varones. Estarían listas para su trasplante, no plantearían ningún reparo ético y no provocarían ningún rechazo, al proceder del paciente. El yacimiento de Dmanisi, en Georgia, desvela importantes novedades sobre la evolución del hombre Más información sobre el hallazgo: http: press. nature. com pdf press files 20- 09- 2007 nature 06134. pdf Más información sobre la investigación: www. med. cornell. edu