Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20- -9- -2007 JUEVES DE ESCENA 83 El día del padre Tres hombres son citados en una clínica. No saben por qué, pero pronto descubren que los tres son potenciales padres del niño que espera una mujer. Una comedia ácida sobre las necesidades paternales. Teatro Maravillas. Madrugada de cobardes Otro duelo interpretativo; en este caso lo mantienen Juan Carlos Naya y Ángel Solo en el Fígaro. El punto de partida de esta obra: un ladrón es sorprendido en la cámara acorazada de un banco por el guardia de seguridad. Barroco Tomaz Pandur, una de las voces más singulares del teatro europeo, firma en el Centro Cultural de la Villa esta singular adaptación de Las amistades peligrosas con dos actores de excepción: Blanca Portillo y Asier Etxeandía Fedra Autor- -Juan Mayorga (sobre textos diversos) Director- -J. C. Plaza Escenografía- -F. Leal y J. C. Plaza Vestuario- -P. Moreno Iluminación- -F. Leal y O. Sainz Actores- -Ana Belén, Alicia Hermida, Fran Perea, Chema Muñoz, Javier Ruiz de Alegría y Daniel Esparza Lugar- -Teatro Bellas Artes, Madrid La destrucción o el amor JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Sobre el arquetipo de la pasión femenina incestuosa abordado por tantos autores desde los griegos a nuestros días, Juan Mayorga ha amasado un texto que se centra en el corazón primordial del asunto: el amor enajenado, transgresor de convenciones sociales y tabúes. Apenas alguna alusión a los cielos incide en una posible intervención ajena al libre albedrío de sus protagonistas en los mecanismos de la tragedia que sobre ellos se abate. Se aparta así, por ejemplo, de Eurípides, que coloca a una ofendida Venus como instigadora del conflicto, y de Racine, que sitúa a otra mujer en la órbita de los afectos de Hipólito, el objeto del deseo de Fedra, la madrastra, devastada por el amor al hijo que su marido, Teseo, tuvo con la reina de las amazonas. Ana Belén y Chema Muñoz, en una escena de Fedra La esposa del matador del terrible Minotauro, la mujer del héroe que lucha en lejanas fronteras, enloquece de furor amoroso y soledad, sin importarle ni su dignidad de reina ni el respeto que se debe a sí misma. Abatida y ofuscada en sus aposentos, deja entrever los motivos de su comportamiento a su doncella Enone y ésta urde el encuentro entre su señora e Hi- ABC pólito, provocando el rechazo del joven, más interesado en cazar junto a su amigo Terámenes que en otras ocupaciones. La rabia, la vergüenza y el miedo a las posibles consecuencias del escándalo unen en el corazón de Fedra mentira y venganza, y Teseo, de nuevo en su reino, cree que su primogénito le ha traicionado. La catarsis y la expiación llegan, inevi- tables, con la muerte. Mayorga coloca a los personajes en los territorios del mito, un tiempo donde el tiempo no transcurre. José Carlos Plaza lo ha entendido muy bien en un montaje que condensa y estiliza las referencias a la antigüedad clásica, y en el que la luz tiene un papel fundamental en alianza con la hermosa escenografía que firman Francisco Leal y el propio Plaza. El vestuario de Pedro Moreno es también de gran belleza, a excepción de la indumentaria de Teseo, ataviado como de hechicero de una película de espada y brujería. Hay que hacer punto y aparte para hablar de la interpretación de Ana Belén, que se desamaya, se atreve, está furiosa, áspera, tierna, liberal, esquiva, alentada, mortal, difunta, viva, leal, traidora, cobarde y animosa, según los síntomas de la pasión amorosa descritos por el doctor Lope de Vega. La actriz es una Fedra sobrecogedora, imponente, definitiva; si el espectáculo no tuviera otros atractivos, sólo por asistir al derroche de matices, tonos y recursos de la Belén, merecería la pena acercarse al Teatro Bellas Artes. A su lado, brilla el magisterio de la Enone de Alicia Hermida y aguanta el tipo un más que correcto Fran Perea como Hipólito. ESCENA INTERNACIONAL: PARÍS Juan Pablo II, protagonista de ¡No tengáis miedo! JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Robert Hossein, actor, guionista, director de cine y teatro, novelista, arquitecto de grandes espectáculos populares, estrenará mañana una obra que tiene por personaje central a Juan Pablo II, tras haber concebido espectáculos semejantes consagrados aNapoleón yBen- Hur, y cuandoprepara otrogran montajeconsagradoaSarkozy, convertido en héroe de una ópera rock La obra se titula ¡No tengáis miedo! y ha sido redactada en colaboración con un historiador especialista en la vulgarización, Alain Decaux, aconsejado en temas religiosos por varios especialistas de la Conferencia Episcopal. ¡No tengáis miedo! contará con la participación de cerca de un centenar de actores. El papel de Juan Pablo II será interpretado por Marc Cassot. La obra comienza con el intento de asesinato del Papa el 13 de mayo de 1981. En su cama de hospital, Karol Wojtyla recuerda toda su vida. Hossein afirma haber concebido una obra para creyentes y no creyentes a la manera de sus grandes espectáculos épicos dirigidos al gran público, con los que se ha ganado una fama de productor de obras eclécticas, con masivo éxito de público. Robert Hossein ha participado como actor, guionista o director en más deun centenar depelículas y popularísimas series de TV Son famosos sus folletones de amor, capa y espada. Sus grandes espectáculos, en campos de fútbol, con entradas masivas durante meses, comenzaron en 1975, con una versión muy personal del Acorazado Potemkin Siguieron Los Miserables Julio César Jesús MaríaAntonieta La Marquesa de los Ángeles Napoleón y, finalmente, Ben- Hur Crecí fascinado por Ben- Hur. En la madurez, he sentido un gran respeto por Juan Pablo II. Su vida y su obra meparecen dignas de un gran espectáculo dirigido a todos los públicos comenta Hossein, que tuvo la oportunidad de discutir su proyecto con el Papa difunto, que comenzó por declararle: ¿Sabía usted que yo también fui actor? Hossein afirma haber concebido una obra popular que podrán admirar creyentes y no creyentes. Toda su obra de director y arquitecto de grandes espectáculos reposa siempre en un eclecticismo absoluto, utilizando siempre un tono lírico y épico al gusto más popular. Su Acorazado Potemkin evitaba la polémica con el partido comunista ruso. Su Napoleón glosabaelhéroenacional, evitandolos rasgos del imperialismo militar. Hossein trata con la misma simpatía personajes excepcionales (elJesús histórico) comode novela libertina, como su Angélique. ¡No tengáis miedo! se estrenará mañana en el Palacio de los Deportes. La jerarquía religiosa guarda una prudente discreción. SIGEFREDO