Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 s 9 s 2007 ESPAÑA 29 Una mujer en tratamiento psiquiátrico degüella a su hija de seis años e intenta suicidarse Según algunos vecinos, el padre de la víctima había solicitado el ingreso de su pareja en un centro de salud mental J. GUIL GERONA. El barrio de Can Gibert del Pla, situado en las afueras de la ciudad de Gerona, tembló ayer de escalofríos tras conocer la noticia: Rosa María C. B. una vecina de 43 años y nacionalidad española, había sido detenida a media mañana por agentes de los Mossos d Esquadra como presunta autora de la muerte de su hija Irene, de seis años, a la que había segado la vida de un corte en su pequeña garganta. Tras cometer el infanticidio, la presunta agresora, que fue hallada inconsciente al lado del cadáver de su hija, pudo intentar suicidarse con la ingesta de algún tipo de fármaco. La detenida, según señalaron algunos de sus vecinos, estaba en tratamiento psiquiátrico, tomaba pastillas supuestamente por algún tipo de trastorno de carácter depresivo que ya le había llevado a intentar quitarse la vida en anteriores ocasiones. De hecho, también según algunos vecinos, el padre de la niña muerta y marido de Rosa María había pedido en varias ocasiones- -la última de ellas anteayer mismo- su ingreso de urgencia en un centro de salud mental. Al parecer, había confesado que le daba miedo dejarla a cargo de su hija. A todo ello, los Mossos d Esquadra se negaron a confirmar ayer si la detenida estaba en tratamiento psiquiátrico y si hubo intento de suicidio por parte de la agresora tras quitar la vida a su Irene. Pocos detalles dio la Policía autonómica para intentar vestir el suceso de una lógica que atenuara, si es posible, el horror. La Policía autonómica alegó que se ha decretado el secreto de sumario sobre este caso. Además, a última hora de ayer los Mossos no habían podido interrogar a la presunta homicida, ya que ésta aún se recuperaba de su supuesto y fallido intento de suicidio en el Hospital Santa Caterina de la capital gerundense, al que fue trasladada tras el suceso. Según el relato policial, los hechos ocurrieron hacia las 11.00 horas en el número diez de la calle Finestrelles de Gerona. El hijo mayor de la mujer detenida, de dieciocho años, encontró el cadáver de la pequeña en una de las habitaciones del piso junto a su madre, que se encontraba en estado de inconsciencia, y dio la voz de alarma. El joven, que ya no vivía en el domicilio familiar por desavenencias con la pareja actual de su madre y padre de la menor fallecida, llamó de inmediato a su padrastro, quien avisó del suceso a los Mossos d Esquadra. La Policía autonómica detuvo de inmediato a la madre como presunta autora del crimen, al existir indicios claros sobre la autoría del asesinato. La víctima presentaba un corte fatal en el cuello, probablemente hecho con un cuchillo. Rosa María fue trasladada al Hospital Caterina de Gerona en estado de inconsciencia, aunque posteriormente recuperó el sentido. No se teme por su vida y ayer a última hora permanecía custodiada por la Policía a la espera de estar en condiciones de poder responder a las preguntas de los encargados del caso. La mujer detenida trabajaba haciendo limpiezas en domicilios y convivía desde hacía siete años con el padre de Irene, lampista de profesión, y la pequeña, que estudiaba en la escuela pública del barrio. A falta de los datos que aporte la autopsia de la víctima y la declaración de su presunta homicida, los vecinos de Rosa María insistieron en buscar la razón del suceso en los problemas psiquiátricos que sufría la detenida, e incluso se lamentaron de que si la huberan ingresado en un manicomio no habría pasado esto a la niña Aun así, a muchos el argumento de la patología no les bastaba para encajar el macabro puzzle; nadie salía de su asombro. Era una buena madre, paseaba cada día con la niña de su mano decía Mari Ligero, amiga de Rosa María. Quería muchísimo a su hija, la trataba como a una princesa dijo una conocida. La mujer no estaba muy bien, pero tampoco como para que hiciera estas cosas señaló al respecto otra vecina de la zona. Quería muchísimo a su hija y la trataba como a una princesa afirma una conocida de la detenida Trabajadores de la funeraria trasladan el cuerpo de la niña EFE Su hijo las encontró La Guardia Civil busca al dueño de un establo de Lugo donde varios vecinos hallaron el cadáver de una mujer ÉRIKA MONTAÑÉS LUGO. Desde el pasado sábado parecen haberse borrado las huellas de José C. F. de 51 años, y propietario de la vivienda sita en la localidad de O Couto, en Sober (Lugo) donde a última hora del martes varios vecinos encontraron el cadáver de una joven de 35 años, y que ha sido identificada como María Pilar P. C. madrileña, aunque en la actualidad residía y trabajaba en Orense. Fue hallada con un fuerte golpe en la cabeza, de lo que se deduce su muerte violenta según las fuentes policiales consultadas, y con graves heridas en una mano, síntoma probable de que opuso resistencia a su agresor. El hallazgo del cuerpo ha sobresaltado a este tranquilo pueblo lucense, cuyos habitantes hablan de Pepe do Chugán como se conocía al hombre ahora buscado por la Guardia Civil, como un ser poco sociable y que frecuentaba su vivienda rural- -no era su domicilio habitual- -para dar de comer a sus animales. Precisamente esa ausencia prolongada fue la señal que alertó a un cuñado del dueño y al vecino de inmueble de que algo ocurría en el lugar, porque desde el sábado no se había visto a José y nadie había alimentado a las gallinas en la cuadra. Hacia las 20.00 horas del martes decidieron entrar y, al no encontrar el pienso para los animales, accedieron al interior del establo. Allí encontraron tendido el cuerpo de María Pila y comprobaron que tenía la cabeza destrozada. A la espera de lo que dictamine la autopsia del cadáver- -que al cierre de esta edición se estaba practicando en el hospital Xeral- Calde de Lugo- fuentes de la investigación sospechan que la mujer llevaba varios días muerta, puesto que su familia interpuso el pasado domingo una denuncia por desaparición en una comisaría de Orense. Al parecer, María Pilar trabajaba en un conocido local de alterne de la ciudad de As Burgas y es allí donde fue vista por última vez. Veinticuatro horas antes de esa denuncia, el propietario de la vivienda ya se había esfumado. Parece que se le ha tragado la tierra dicen algunos vecinos, mientras apuntan a que si fuese inocente ya habría dado la cara para confirmar su coartada. Los allegados agregan que José podría presentar algunos problemas psiquiátricos, si bien la alcaldesa de Sober, Raquel Arias, afirmó que nunca ha generado ningún conflicto en el municipio, en el que siempre exhibió un comportamiento correcto La Guardia Civil de Lugo, en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía en Orense, mantienen un fuerte dispositivo de búsqueda en las dos provincias para dar con el paradero de José.