Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Cae con estrépito la última oferta electoral de Zapatero JUEVES 20 s 9 s 2007 ABC Edurne Uriarte Un lastre para el futuro En menos de tres meses, el presidente Rodríguez Zapatero ha anunciado medidas que suponen un gasto público de más de 4.000 millones de euros. Esta cifra supone una clara hipoteca para los Presupuestos futuros POR YOLANDA GÓMEZ MADRID. Faltan casi seis meses para las próximas elecciones y el presidente del Gobierno, o los ministros de su gabinete, no hacen más que sacar de la chistera planes para dar subvenciones a fondo perdido. Y no se trata de promesas electorales, que tendría un pase, porque al menos se les consulta a los ciudadanos en las urnas, y si el PSOE no gana las elecciones no se pondrían en marcha. Se trata de medidas concretas que se pondrán en marcha algunas este año, como el cheque- bebé, y otras el próximo, como los incentivos al alquiler, la subida de las pensiones mínimas, las inversiones en Cataluña o el plan de atención bucodental, pero que generan una hipoteca para los presupuestos de futuros ejercicios gane o no gane el PSOE las próximas elecciones. Sólo los anuncios de los últimos tres meses suponen un gasto público de más de 4.000 millones de euros, más del doble del presupuesto de los ministerios de Justicia o Exteriores en 2007, y una cifra idéntica al presupuesto de Educación. El presidente explicó el pasado lunes que las medidas sociales anunciadas suponían sólo dos décimas del superávit, unos 2.000 millones de euros. No es cierto, aseguraba ayer el responsable de Economía del PP, Miguel Arias Cañete. Sólo el plan del alquiler, más de 800 millones, y los 2.500 euros por nacimiento de hijo, entre 1.250 y 1.700 millones, suponen ya más de esos 2.000 millones. Tampoco es correcto el argumento de Zapatero de que hay superávit y el Gobierno se va a gastar parte de ese excedente en estas medidas sociales. No es verdad, porque el superávit de las cuentas públicas se va a producir en este ejercicio, en el que la recaudación por impuestos están siendo mucho mayor de lo esperada por el fuerte crecimiento económico. Pero en un entorno internacio- EVOLUCIÓN DEL SALDO DE LAS CUENTAS PÚBLICAS En porcentaje del PIB 2 1 0- 1- 2- 3- 4- 5- 6- 7- 8 Superávit 1,80 1,80 1,15 EL MANIRROTO uando se vaya Rodríguez Zapatero, sobre todo si eso ocurre en 2012, no sólo es de temer que al Estado no le queden competencias. Es probable que tampoco le quede dinero. La filosofía de la obtención de apoyos parlamentarios y control de gobiernos autonómicos a cambio del regalo de poderes del Estado se ha trasladado ahora a la obtención de votos de los ciudadanos. En este caso, a cambio del regalo de dinero. A lo primero, el responsable del derroche lo llama Segunda Transición. A lo segundo, extensión de derechos sociales. Y lo afirma imperturbable mientras reparte los dineros en plena campaña pre- electoral. Los nombres pretenciosos adornan una concepción del Estado frívola, superficial e instrumental de quien tiene la máxima responsabilidad en su gestión. Una confusión entre sus propios intereses de poder y los intereses de los dueños de las competencias del Estado y de sus dineros, los ciudadanos. Sobre el derroche de las competencias, se ha dicho mucho. Todas las advertencias están encima de la mesa. Sobre el derroche de los dineros, se ha dicho bastante menos. Apenas ha habido en España debate sobre los límites del gasto social y el que ha existido está trufado de corrección política. A ver cuántos españoles se atreven a cuestionar que se ayude a los jóvenes en el alquiler. La descalificación de insolidaridad es una mancha que todos prefieren evitar. También la oposición, que tiene un discurso muy endeble en este terreno. En ese contexto, el populismo social de Zapatero se despliega con una mínima resistencia dialéctica y política. La teoría de los derechos sociales se blande sin apoyatura alguna en sus fuentes financieras o en las propias condiciones sociales en las que se pueden o se deben articular. Y los derechos sociales se otorgan en función de los votos que puedan lograr y no en función de un concepto de justicia social consensuado entre todos. El resultado es que el jefe del Ejecutivo socialista se ha fabricado una propaganda de derechos sociales a cuenta de los impuestos de todos los ciudadanos. Y que ni los propios contribuyentes se atreven a levantarle la voz al propagandista manirroto. C Déficit 93 94 95 96 97 98 99 00 01 02 03 04 05 06 07 08 GASTOS COMPROMETIDOS POR EL GOBIERNO EN LOS ÚLTIMOS MESES En millones de euros por año Subida de pensiones mínimas Cheque bebé Plan de alquiler de vivenda Atención bucodental para niños Inversión extra en Cataluña 150- 200 826 ABC Fuente: Ministerio de Economía y Hacienda 600 1.250- 1.700 800 Las cifras no cuadran nal de fuertes turbulencias financieras, con una importante desaceleración de la actividad constructora, nadie puede asegurar en este momento que este buen comportamiento de los ingresos públicos vaya a mantenerse en el futuro. De hecho, es prácticamente imposible que se repitan crecimientos de la recaudación de dos dígitos como los que se han registrado en los últimos años. Por tanto, utilizar la etapa de vacas gordas, o ya no tan gordas, como el momento actual, para comprometer recursos futuros no en gastos productivos y puntuales en el tiempo, como pudiera ser la construcción de una carretera o de una línea de ferrocarril, sino en subvenciones que tienen además vocación de perpetuarse en el tiempo y, además, con gastos crecientes año tras año, es crear una hipoteca para el futuro. Porque una vez puestas en marcha estas medidas, gobierne quien gobierne en la próxima legislatura, será muy difícil eli- Algunas cifras Los recursos que Rodríguez Zapatero ha comprometido en los últimos tres meses duplican ampliamente el presupuesto anual de los Ministerios de Justicia y Exteriores (alrededor de 1.500 millones en este año 2007) y se acercan al del Ministerio de Educación, que cuenta con algo más de 4.000 millones de euros. Si los comparamos con ministerios inversores, como el de Fomento, los gastos comprometidos suponen más de la mitad del dinero que ha gestionado este año la ministra Álvarez para hacer carreteras, ferrocarriles o aeropuertos. El gasto comprometido por Zapatero duplica los presupuestos de Justicia y Exteriores e iguala el de Educación minarlas por el impacto político que generaría. Desde luego, ayer Miguel Arias Cañete reconoció que si el PP gana las elecciones con estas medidas ya en marcha no las eliminará, sino que las modificará para hacerlas más universales. Está claro que ningún Gobierno va a bajar las pensiones, o va a suprimir el cheque bebé, al menos a corto plazo. El departamento de Pedro Solbes asegura que todo está controlado y presupuestado. Y lo está para este año, y para el próximo. Pero no se habla de repartir el superávit que se ha obtenido en un momento determinado, sino de crear un gasto estructural que se traducirá en déficit público en las épocas de vacas flacas, que puede que no estén tan lejos. Y si Zapatero quiere mantener saneadas las cuentas- -ahora que se ha convertido en un defensor acérrimo del superávit, no como cuando estaba en la oposición- -tendrá que subir los impuestos. Aragón también pide al Gobierno más inversiones A las quejas de las comunidades gobernadas por el PP por las inversiones que el Gobierno ha pactado con Cataluña y las aclaraciones pedidas por la Andalucía de Chaves, se unieron ayer las peticiones de otras regiones socialistas. El presidente aragonés, Marcelino Iglesias, anunció que en la reunión que tiene previsto mantener en las próximas semanas con el presidente del Gobierno pedirá una apuesta firme del Estado por Aragón y una ampliación de las inversiones en el territorio de la Comunidad. Iglesias defendió la importancia de la Comunidad aragonesa como pieza de seguridad fundamental en el norte del país, Le voy a plantear- -explicó- -todas las necesidades que tiene Aragón, que fundamentalmente son la apertura de las conexiones con Francia, pero también estamos en un momento en que es ineludible hablar de nuestro Estatuto Aragón pedirá que el Gobierno destine 2.000 millones en inversiones estatales en la región en los próximos presupuestos, el doble que este año. El sudoku se le complica a Pedro Solbes para cuadrar el reparto de las inversiones.