Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19- -9- -2007 No entiendo que se quiera crear un conflicto con la Federación que no existe 89 Pepu Hernández asegura que pretende seguir al frente de la selección hasta Pekín ROBBEN SE ESTRENA SIN PODER CALIBRAR SU VALÍA El holandés jugó los últimos nueve minutos del encuentro. Pese a la brevedad dio medio pase de gol a Sneijder y se mostró muy participativo JULIÁN ÁVILA MADRID. Nueve de la mañana. El despertador suena en la habitación que ocupa Robben en el Mirasierra Suite. Día h Puede estrenarse con el Real Madrid después de semanas luchando contra el calendario para superar una lesión. Volvería a sentirse futbolista y la novedad lleva adosadas dosis de ansiedad y de entusiasmo. Los futbolistas reconocen que el día del debut se hace cuesta arriba hasta que llega la hora. Una idea ha secuestrado su mente. Debutar, jugar, hacerlo bien, marcar y ganar. Un carrusel de deseos y sueños que muerde la capacidad física y agarrota los músculos. El día fue largo. Demasiado. Después del desayuno su cerebro se sintió aliviado porque el equipo se trasladó a Valdebebas para una sesión de estiramientos. Luego, a comer y siesta. Otra vez atrapado en la soledad de la habitación, el peor compañero. La charla y el viaje al estadio aumentó su tensión arterial. Hasta que entró en el vestuario y se vistió por primera vez con la camiseta del Madrid para jugar un partido oficial. Su puesto inicial era el banquillo, pero el hecho de participar en la parafernalia apaciguó las pulsaciones. No saltó a calentar en el descanso pese a que el Madrid no pasaba del empate. Schuster le prometió minutos si las cosas iban bien, Y pintaba en bastos. Pero lo mandó a calentar en el minuto seis de la segunda parte con Robinho y Drenthe. Saltó como una flecha y tomó la banda a cien, pero fuera del campo. No fue fácil ahí la convivencia, con el rabillo del ojo pendiente de Schuster. Para colmo, cuando el alemán pidió refuerzos señaló a Robinho. Más angustia. El tanto de Van Nistelrooy cambió la idea del cuerpo técnico. Había que contener y el segundo cambio fue Drenthe. ¡Qué desesperación! Hasta el minuto 36. El alemán hizo la señal y Robben corrió como un conejo. Nueve minutos para demostrar su valía. Se colocó en el puesto de delantero centro y pese a las migajas dio medio pase de gol y chutó una vez contra Wiese. Marcelo se adelanta a Sanogo, autor del tanto alemán, en una acrobática acción REUTERS