Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MIÉRCOLES 19 s 9 s 2007 ABC AL DÍA Manuel de la Fuente EL ÁNGEL EXTERMINADOR as cifras son frías, dicen, quizá por eso a menudo producen estos escalofríos, producen un reguero de espanto que nos recorre de los pies a la cabeza, de la cabeza a los pies. A la carnicería inexorable de los accidentes de tráfico (aunque todos sepamos que lo de accidente es un patético eufemismo) un goteo de vidas que parece no colmar nunca el vaso de nuestra conciencia ciudadana (paren dos minutos ante un semáforo: más de la mitad de los conductores llevan el móvil pegado a la oreja) pues sí, a esa carnicería se une el desgarro de las ciento quince personas muertas en accidentes laborales en nuestra región en lo que va de año. Que las cifras son frías, dicen. Gélido se nos debería quedar el ánimo ante este dramático vendaval de muerte. Pareciera como si algunos de nuestros trabajadores no se L levantaran para ir al tajo, sino para desembarcar en la playa Omaha de Normandía. Ciento quince familias que han visto cómo su porvenir se ha estrellado contra el suelo, o ha quedado fatalmente aplastado por una lámina de acero, o terriblemente sepultado por un algún aparataje mal colocado que no reunía las suficientes medidas de seguridad. Trabajar cansa, escribió Cesare Pavese, él, que puso fin a su vida a los cuarenta y dos años. Trabajar, demasiado a menudo, también mata. Y demasiado a menudo nos estamos acostumbrando a convivir con estos espantos que asumimos como normales, como exigentes peajes de la vida moderna que pagamos así como si nada, con la calderilla de nuestro ánimo. Catástrofes diarias, puñaladas traperas y mortales que nos echamos a la espalda como si tal cosa. Prevención, seguridad, inspecciones y, sobre todo, nada de confiar en la suerte (si es un momentito, a mí no me va a pasar nada, ya lo he hecho así otras veces, no te preocupes que aguanta... que puesta a elegir siempre elige ser mala, ser la peor. Ya no es suficiente con ganarse el pan con el sudor de la frente. Parece que por los tajos de la región sobrevuela el ángel exterminador. Entre todos habrá que cortarle las alas. Muere un obrero de 59 años al caer de un segundo piso La barandilla a la que se agarró no estaba anclada, denuncia UGT s Han fallecido 115 trabajadores en lo que va de año M. P. MADRID. Un fontanero de 59 años murió ayer al caer del segundo piso de un edificio en obras de la Empresa Municipal de la Vivienda en el número 34 de la calle de Amparo. UGT denunció que el trabajador no llevaba arnés de sujección y, según datos recabados por técnicos de salud laboral de este sindicato, la caída se debió a que la barandilla a la que el obrero se agarró no estaba anclada. El accidente se produjo a las 8.30 de la mañana, cuando, según el sindicato, el fontanero, contratado indefinido, intentaba subir desde la planta baja a la segunda, a una altura de seis metros para colocar un tubo de bajada de PVC en la fachada. En ese momento, la barandilla, que se encontraba mal colocada, cedió y el trabajador se precipitó al vacío, sufriendo un traumatismo craneoencefálico muy severo y otras contusiones que le provocaron la muerte en el acto. El sindicato Comisiones Obreras informó además que otros dos trabajadores resultaron heridos cuando realizaban tareas de mantenimiento en una cubeta de derrame de líquidos y se produjo un escape de ácido sulfúrico por el grifo. Uno de ellos sufrió quemaduras en la cara y fue trasladado al hospital en estado grave. Con la de ayer son 115 las muertes en el trabajo que se han producido en la Comunidad desde enero. Tres de ellas se produjeron en septiembre. Hasta el 31 de agosto, la cifra era de 112 fallecidos, 74 de ellos en el centro de trabajo y el resto in itinere de camino al centro. Veinte de las víctimas trabajaban en la construcción. La cifra de muertos hasta agosto superaba en una víctima a la del mismo período de 2006. Este ligero incremento contrasta con el descenso en la siniestralidad laboral que se produjo en España entre los meses de enero y julio de este año con respecto al mismo período de 2006, cuando las muertes en el centro de trabajo descendieron un 12,3 por ciento y los fallecimientos in itinere se redujeron un 11,7 por ciento. UGT reclamó un aumento de los recursos en la lucha contra la siniestralidad laboral, una aplicación más rigurosa de las sanciones a empresarios incumplidores de la ley de prevención de riesgos y la publicación de las empresas sancionadas en materia de prevención. El número de muertes entre enero y agosto de este año supera en una víctima al mismo período de 2006