Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 s 9 s 2007 INTERNACIONAL 35 Multimillonaria multa a Chiquita Brands por pagar a los paramilitares de Colombia ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Los colombianos estaban indignados ayer con la noticia de que la multinacional bananera Chiquita Brands fue castigada con una multa de 25 millones de dólares (unos 18 millones de euros) por pagar a los paramilitares de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) 1,7 millones de dólares en seguridad y protección para sus empleados. Es la mayor sanción impuesta por ahora bajo la legislación antiterrorista de EE. UU. Este arreglo deja la sensación de que se puede cometer un crimen y salir limpio con el solo pago de una sanción dijo la semana pasada el ministro del Interior colombiano, Carlos Holguín. Y es que el acuerdo que aprobó un tribunal federal entre la empresa bananera y el Departamento de Justicia estadounidense, está lleno de vicios de forma, por lo menos para los colombianos que en dos décadas vieron cómo los paramilitares, ejércitos privados creados en los ochenta para combatir a las guerrillas de izquierda, mataron cerca de 10.000 personas y afectaron la vida de tres millones entre asesinados, desplazados, masacrados. Según el juez de distrito Royce C. Lamberth, Chiquita tiene cinco años para pagar la multa, sin que se mencione los nombres de los 10 directivos vinculados al caso. También deberá formar una comisión de ética para educar a sus empleados en un tema que suena a cinismo: es un crimen pagar a grupos terroristas. El acuerdo me genera dudas. En otro caso similar, el Departamento de Justicia ha pedido que las identidades sean públicas dijo el juez. Pese a las críticas, la empresa justificó los hechos por la necesidad de proteger la vida de sus trabajadores. Fuimos extorsionados y tuvimos que proteger la integridad de nuestros empleados y sus familias Es la primera vez que una multinacional reconoce que pagó a las AUC, hoy desmovilizadas y rearmándose de nuevo. La empresa explicó que en abril de 2003 alertó voluntariamente sobre los pagos al Departamento de Justicia. Según especificaron, pagaron a las AUC 1,7 millones de dólares entre 1997 y 2004 y una cuantía no detallada a las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Kate y Gerry McCann escuchan la rueda de prensa de su nuevo portavoz, Clarence Mitchell, ayer, en su casa de Rothley REUTERS Los McCann pasan al ataque con el fichaje de un periodista del Gobierno Su nuevo portavoz, Clarence Mitchell, que ya les asesoró como enviado de Exteriores, da un giro a la estrategia: Hay que centrarse en buscar a Madeleine EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Los McCann creen que la marea de la especulación pública contra ellos ya ha llegado a su máxima altura y se disponen a contraatacar mientras las aguas comienzan a retirarse. La entrada en escena de su nuevo portavoz- -Clarence Mitchell, un ex periodista de la BBC con acceso directo al Gobierno, para el que hasta ahora trabajaba- simbolizó ayer el cambio de rasante. Todo está a la espera de lo que decida la Justicia portuguesa sobre si procesa o no a los padres de Madeleine, pero mientras tanto éstos han comenzado a exhibir los apoyos que nuevamente están recibiendo. Cuando hace dos semanas fueron declarados sospechosos, quedaron solos frente a la creciente fuerza de los argumentos contra ellos presuntamente filtrados a la Prensa. Tras la sorpresa inicial, la falta de contudencia de las supuestas pruebas ha vuelto a reforzar el bando de los McCann. Parecían abocados a vender su casa para pagar los abogados y a perder la custodia de sus hijos. Ahora no sólo saben que éstos seguirán en casa, sino que el dinero les vuelve a llover de la mano del magnate Richard Branson y otros millonarios, que además de darles fondos les dan también credibilidad pública. Y la credibilidad gubernamental les llega ahora por medio de Clarence Mitchell. El día comunicaciones con el primer ministro Brown. Comenzaron cuando Mitchell asesoró al matrimonio meses atrás en calidad de enviado por el Ministerio de Exteriores (era director de la UnidaddeSeguimientodelosMedios, integradaen eldepartamento de información del Gobierno) y sehan vuelto aproducir los últimos días. Mitchell ha dejado su puesto de funcionario, pero mantiene sus buenos contactos. Tiene los teléfonos y los correos electrónicos de la gente de poder y los continuará usando ha declarado una fuente familiar a The Times Su sueldo será pagado por uno de los benefactores financieros de los McCann. En su primera comparecencia pública, Mitchell quiso dejar claro que ya no trabaja para el Gobierno británico, pero dio a entender que éste cree inocentes a los McCann porque no ha visto razones para creer lo contrario. Envirtudde su colaboracióncon los McCann cuando organizó su campaña internacional de búsqueda de Madeleine, Mitchell indicó que entonces no vio ni oyó nada sospechoso De lo que fui testigo fue de una maravillosafamiliaqueseencontrabahundida en una espantosa situación y de dos padres que intentaban hacer frente a la pérdida de su hija. Sugerir que de alguna forma dañaronaMadeleine, accidentalmenteodeotramanera, esridículo y no tiene ningún sentido En su nueva estrategia, Mitchell reclamó que ahora la atención debe centrarse en buscar a Madeleine, e indicó que los McCann continuarán colaborando con las autoridades portuguesas y regresarán a ese país si son requeridos por la Policía Pagos a las guerrillas No recuerda nada sospechoso La magistratura portuguesa impide al juez de instrucción hablar con la prensa BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. El juez de instrucción criminal de Portimao, Pedro Frias, que está analizando el proceso del caso Madeleine, no ha obtenido el permiso del Consejo Superior de Magistratura (CSM) para explicar a la prensa los procedimientos judiciales de este asunto. A pesar de su buena disposición para aclarar los pasos a seguir en un caso tan mediático como el de Madeleine, el CSM entiende que en este momento no se justifica cualquier información pública. En un comunicado emitido por este órgano de gestión y disciplina de los jueces, queda aclarado que el proceso se encuentra en fase de investigación y que únicamente el Ministerio Público puede prestar las informaciones y las aclaraciones sobre su curso. El juez de instrucción, por su parte, tiene una intervención puntual y se destina a salvaguardar los derechos, libertades y garantías, autorizando o no la realización de diligencias ABC. es Vídeos del caso y todos los pasos de la investigación en abc. es internacional