Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 18 de Septiembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.515. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MÍAS Edurne Uriarte NACIONALISMO INGLÉS l nacionalismo más obtuso, populista y provinciano aparece a veces donde uno menos se lo espera. En una historia criminal, en el caso Madeleine. Un nacionalismo inglés de esa naturaleza ha sido decisivo para convertir la terrible historia de la desaparición de una niña en un espectáculo de masas, en un negocio, en una sucesión de mentiras, en un abuso de la buena fe de los ciudadanos preocupados por Madeleine. En una guerra con Portugal y no con los autores de la desaparición. O del asesinato. Seguramente, el mismo nacionalismo explica la incomprensible iniciativa de Richard Branson para lavar el honor ¿inglés? de los McCann sin siquiera esperar a las conclusiones de la Policía portuguesa. Nacionalistas ingleses poco integrados en la Europa global miraron por encima del hombro a sus vecinos del sur y les achacaron la falta de resultados en aquello en lo que la policía de todo el mundo es igualmente impotente. En la localización de buena parte de los niños desaparecidos. El caso criminal se convirtió en debate sensacionalista. Nos podía haber tocado a nosotros, los españoles. Compartimos con nuestros vecinos portugueses la ignorancia y el desprecio de los septentrionales menos informados y viajados. Ahora sólo cabe esperar que la decisión de la Policía portuguesa de convertir a los McCann en sospechosos no sea otro caso de nacionalismo, en este caso, reactivo y portugués. Los McCann tienen una buena parte de responsabilidad en la degradación mediática del caso, pero de ahí a su conversión en sospechosos de un crimen hay un gran paso que la Policía portuguesa está obligada a fundamentar. E El mafioso James Bulger, con su compañera, Catherine Greig, en una de las supuestas imágenes que maneja el FBI AP Bonnie Clyde no se jubilan Tras un posible avistamiento en Sicilia, el FBI reactiva la búsqueda de James Bulger, el estelar mafioso que junto con su novia ha logrado eludir la Justicia durante una década. Él tiene 78 años, y ella, 56 POR PEDRO RODRÍGUEZ a mafia irlandesa de Boston, tal y como logró reflejar Martin Scorsese en su magistral película Infiltrados no tiene mucho que envidiar a la Cosa Nostra en materia de criminalidad peliculera. Ya que Hollywood no necesita hacer muchas horas extra ante historiales delictivos como el de James Whitey Bulger- -la inspiración del diabólico villano interpretado en la gran pantalla por Jack Nicholson- que ya ha cumplido una década evadiéndose de la Justicia de EE. UU. en compañía de su novia y cómplice, Catherine Greig. Él tiene ahora 78 años y ella, 56. El FBI ha reactivado operación de búsqueda y captura de estos Bonnie Clyde de la tercera edad al obtener una serie de posibles imágenes de la pareja haciendo turismo la pasada primavera por Sicilia. Múltiples fotos y un vídeo, tomados en abril casualmente por un agente federal también de vacaciones, mostrarían a Whitey y su mujer paseando tranquilamente por las calles empedradas de la localidad de Taormina, mirando escaparates como otras tantas parejas de jubilados americanos con el dinero y la salud suficientes como para viajar a rincones pintorescos. Aunque con ayuda de sofisticadas herramientas informáticas no se ha podido establecer una identificación exacta, el FBI ha solicitado la colaboración del público. La institución policial tiene un especial cariño por James Bulger, no tanto por la veintena larga de asesinatos que se le atribuyen o sus lucrativas actividades de crimen organizado al frente de la notoria banda de Winter Hill. Sino porque el gangster logró infiltrarse en la delegación del FBI en Boston, a través de un agente corrupto que le ayudó a escapar justo antes de su detención en 1995. En la lista de los diez más buscados y con el aliciente de un millón de dólares de recompensa, la saga fugitiva de Whitey ya forzó en el 2003 a que su hermano, William Bulger, tuviera que dimitir como rector de a Universidad de Massachusetts al haber ocultado contactos esporádicos con la oveja negra de la familia. El FBI atribuye al mafioso una vida itinerante financiada con dinero efectivo en cajas de seguridad bancarias, dentro y fuera de EE. UU. Para algunos veteranos de la Policía, no hay duda de que las imágenes sicilianas corresponden a Whitey y su novia. Aunque un viejo compinche ha indicado al diario Boston Globe que el hombre en el vídeo tiene más pelo en la cabeza del que tenía Bulger hace veinte años además de cuestionar la sabiduría de que un mafioso fugitivo se vaya a refugiar precisamente en Sicilia. Por mucho precedente de Michael Corleone en El Padrino L