Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 GENTE MARTES 18 s 9 s 2007 ABC EN SU PUNTO Beatriz Cortázar ISABEL SARTORIUS LLEVA SUS BOLSOS A CIBELES H ay fidelidades que cuesta creer y, sobre todo, hay amigos que nunca fallan y siempre están cuando se necesitan. De eso sabe mucho Isabel Sartorius, una mujer encantadora que ha sabido ser fiel a sus ideas y a su gente a pesar de los muchos pesares por los que ha tenido que pasar. Desde luego, uno de sus incondicionales es el diseñador Javier Larraínzar, que hoy presenta su colección en la Pasarela Cibeles. Discreto, prudente y convencido de que el tiempo pone a cada cual en su sitio (Javier tuvo que aguantar lo suyo tras un comentado romance con María Zurita y una ruptura sin previo aviso) con Sartorius ha vivido momentos únicos e irrepetibles y hasta situaciones con tintes surrealistas, como cuando tenía muy avanzado su vestido de novia para la boda que nunca se llegó a celebrar con Javier Soto. Les pudo la amistad sobre el amor y hoy el tiempo también les ha dado la razón. Pero volviendo a Isabel y Larraínzar, son muchas las ocasiones en las que Sartorius ha elegido los diseños del modista para acudir a las bodas de sus amigos o para posar ante las cámaras. La novedad es que esta vez es Javier quien llevará la nueva colección de bolsos IS (Isabel Sartorius) que hoy lucirán sus modelos como complemento a sus propuestas para la próxima primavera verano. De momento, en los medios, a quien se ha visto este verano con los bolsos de Isabel es a la Princesa de Asturias, que ha lucido algunas de sus creaciones durante su verano mallorquín. Pero ayer la cita social de la moda fue con el desfile de la firma TCM que se celebró en Florida Park, donde sólo faltó José María Iñigo. La colección es de las que apetece tocar por la calidad y la pinta de confortable que tienen sus tejidos. Por las primeras mesas vi a Cari Lapique muy cerca de Tita Astolfi, una modelo guapísima que en menos de un mes se casará con el seductor Gigi Sarasola. Annette muestra uno de los muchos fajos que se llevará a Noruega ABC Faroles que dejan helado Parece inofensiva, pero es capaz de dejar al mejor gambler con una mano delante y otra detrás s La noruega Annette Obrestad es la nueva campeona mundial de póker IGNACIO SERRANO RUIZ LONDRES. Esta joven de 19 años procedente de la fría Noruega ha hecho historia. Es la ganadora del primer Campeonato Mundial de Póker que se celebra fuera de su sede tradicional: Las Vegas. Por primera vez, la World Series of Poker (WSOP patroci, nado por Betfair. com) se ha celebrado en Londres, donde la flor y nata de los tahúres de todo el planeta se ha dado cita para medirse en tres competiciones diferentes (basados en tres estilos de póker diferentes) siendo la estrella indiscutible el torneo Texas No- limit Hold em cuyo título- -un ostentoso brazalete de oro y diamantes que desprende un inmenso misticismo peliculero- -codician profesionales de todo el mundo. Algunos han acudido patrocinados por casas de apuestas, pero la mayoría ha tenido que desembolsar 10.000 libras esterlinas para hacerse con un asiento de concursante en las mesas de los tres casinos de la city donde se ha celebrado esta emocionante exhibición de templanza y nervios de acero. Auténticos cow- boys tejanos, fashion- victims de aspecto infantil venidas desde Japón, jóvenes con ropa y pelo de colores, caballeros británicos ataviados con los mejores Armani, jugones de taberna y demás personajes de videojuego han sido la diana de las miradas de cientos de aficionados que, agolpados alrededor de las mesas de juego, se morían de envidia viendo cómo estos atletas del naipe se comían el sueño americano con patatas. Nada menos que 3.620.000 libras (más de cinco millones euros) han ido al bolsillo de la que mejor ha jugado sus cartas y ha sabido evitar ser faroleada por los mayores expertos en hacer temblar a su adversario con sólo un par de miradas. Chris Jesus Ferguson, llamado así por su larga cabellera y su barba, tenía media partida ganada desde el momento en el que se acercaba a la mesa con su ferroso rostro, su sombrero negro y su gabardina de cuero, que cuelga hasta unas afiladísimas botas de vaquero. Se sienta, observa a sus contrincantes, y uno puede apreciar cómo maldicen su suerte por haberles tocado enfrentarse a él. Scotty Nguyen tiene el aspecto de un yakuza: pelo engominado hacia atrás, gafas de sol, cazadora de cuero, enormes colgantes y pulseras de oro. Juega sus cartas con una serenidad que desespera. De vez en cuando se gira hacia atrás y besa a una preciosa muñeca de porcelana que espera pacientemente a que su novio desplume a los desprevenidos compañeros- -o víctimas- -de partida. Doyle Brunson, reventador de casinos desde la época dorada de Las Vegas, allá por los primeros setenta, es la leyenda del póker por excelencia. De sus muñecas cuelgan nada menos que diez brazaletes de campeón del mundo. El sorteo le deparó una mesa que, a priori, no le resultaría demasiado complicada. Veinte minutos tardó en levantarse, entre murmullos de asombro y flashes que iluminaban el momento de su derrota. Como en todo en esta vida, la renovación se impone. Varios chicos y chicas de edades muy tempranas han acudido a la cita, pero Annette ha sido la única capaz de dejar pelados uno a uno a todos sus adversarios mientras escuchaba tranquilamente su iPod. Ni siquiera le han hecho falta los masajes que varias mujeres despampanantes aplicaban- -a cambio de suculentas propinas en forma de fichas con numerosos ceros estampados- -a los participantes, agarrotados por la tensión acumulada tras horas y horas de juego. Como en casi todos, internet ha marcado un antes y un despúes en este oficio. Cuando el profesional del póker se levanta por la mañana, en vez de ir a una oficina enciende sus televisores de plasma conectados a la red, y comienza a jugar hasta 15 o 20 partidas on- line a la vez. Hay incluso brokers del póker en internet, que se dedican a rastrear los casinos virtuales en busca de las partidas más jugosas, de las que informan a sus clientes a lo largo y ancho del mundo. Annette, al igual que la mayoría de los más jóvenes tahúres, se ha curtido en estas ciberpartidas. Y como muchas otras veces, con los españoles se ha repetido el no pudo ser Ni siquiera la mayor promesa patria, Óscar Blanco, alias la púa -fundador de una escuela de póker sin ánimo de lucro en Madrid- ha podido llegar a la final. El año que viene, Annette estará en su punto de mira. La revolución del póker Aspecto temible Obrestad ha ganado más de cinco millones de euros y el brazalete de oro y diamantes, el codiciado trofeo del torneo