Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 18- -9- -2007 ABC Sanidad anuncia un plan para reducir las cesáreas y favorecer partos más naturales Las mujeres podrán optar por dar a luz sin apenas intervención médica, incluso en el agua N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Nacer por la vía más natural posible ya no es tan común. El aumento de demandas judiciales, los partos múltiples y la falsa seguridad que proporcionan las cesáreas han disparado el número de estas intervenciones. En España, la cirugía actúa en el 22 de los nacimientos y la cifra se dispara al 30- 40 de los alumbramientos si sólo se tiene en cuenta la actividad de las clínicas privadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja no superar el 15 de cesáreas. El Ministerio de Sanidad está dispuesto a reducir esta estadística con la ayuda de una nueva estrategia que busca la complicidad de las comunidades autónomas y, sobre todo, de ginecólogos y matronas. La Estrategia de Atención al Parto Normal, un antiguo proyecto de la anterior ministra Elena Salgado, pretende reducir el número de cesáreas innecesarias. Pero también ofrecer a las mujeres la posibilidad de elegir cómo desean dar a luz e intentar que los alumbramientos de bajo riesgo sean lo más naturales posible. Las embarazadas podrán optar por tener a sus hijos en los hospitales públicos sin apenas intervención médica. Con la ayuda de la matrona y sin recurrir a la anestesia epidural ni a medicamentos, como la oxitocina, que aceleran el proceso. Todo en un entorno más amable, dentro del propio hospital para garantizar la intervención médica inmediata, en caso de que surja alguna complicación. La estrategia de Sanidad prevé que las maternidades se acondicionen para que las parturientas puedan estar en salas de dilatación agradables e individuales. En un entorno íntimo en compañía de sus parejas y con bañeras que permitan dar a luz en el agua o, al menos, hacer más soportable el periodo de dilatación. No serán partos sumergidos, pero las futuras madres que renuncien a la anestesia epidural podrán relajarse y combatir el dolor de las contracciones en bañeras, cercanas a los paritorios. La incorporación del parto Bañeras para la dilatación Una embarazada es atendida en un paritorio en un hospital público natural no impedirá que las embarazadas que lo deseen busquen el consuelo de la anestesia epidural, aunque si lo hacen pueden contar también con un alumbramiento más humano. En el plan de Sanidad se garantizará que, con o sin epidural, la embarazada pueda estar acompañada en todo momento por la persona que ella elija. Se le permitirá elegir la posición (sentada, acostada... con la que esté más cómoda y los profesionales deberán ser sensibles a las diferencias culturas de la población inmigrante. Sólo se recurrirá al sondaje y al enema en caso de necesidad. Tampoco se rasurará la zona del periné de forma rutinaria, y sólo se limitará a los casos en los que es necesario hacer una episotomía o corte para facilitar la salida del bebé. Estos cortes, temidos por las parturientas, también se restringirán y se limitarán al criterio de quien asiste el parto. Otra de las medidas que se erradican es la clásica maniobra de Kristeller, un movimiento con el que algunos ginecólogos presionan el abdomen de la futura madre para facilitar el descenso del bebé. Tras el alumbramiento, se facilitará la lactancia materna lo antes posible, salvo contraindicación, y no se separará a la madre de su hijo. Los ginecólogos tampoco deberán programar ni provocar el parto, si no hay una razón médica para hacerlo. Con ese gesto y una dilatación sin prisa se podrían evitar algunas de las cesáreas que se practican. ABC Sin sondajes ni enemas Los hospitales serán acondicionados para proporcionar salas de dilatación individuales, en un entorno íntimo La embarazada podrá estar acompañada en todo momento durante el parto por la persona que ella elija La mujer, protagonista La mayoría de estas recomendaciones, en las que trabaja el Ministerio de Sanidad, están incluidas en los protocolos de atención al parto de la Sociedad Española de Ginecología. Esta sociedad científica recomienda a sus ginecólogos el mínimo intervencionismo necesario para garantizar la seguridad materna y fetal Ayer, desde Belgrado (Serbia) el ministro Bernat Soria confirmó la intención del Go- bierno de llevar a cabo esta estrategia. Queremos hacer a las mujeres protagonistas de su propio parto y eliminar prácticas innecesarias dijo tras la reunión del comité regional de la OMS. El proyecto definitivo, que potencia el papel de las matronas, se presentará en otoño. De momento, sociedades científicas (ginecólogos, matronas. asociaciones que promueven el parto natural y representantes de las comunidades autónomas buscan puntos en común para trasladar a la sociedad un proyecto realista y financiable. La sanidad pública ahorrará costes al eliminar cesáreas e intervenciones médicas innecesarias. Pero la puesta en marcha de esta estrategia necesitará una fuerte inversión inicial para adaptar los grandes hospitales a las nuevas exigencias. Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Nacional de Matronas, cree que la es-