Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MARTES 18 s 9 s 2007 ABC Rechazo unámime del sector turístico a la propuesta de ecotasa en Barcelona La oposición municipal considera irresponsable pretender recuperar un plan para el que no existe ni consenso social ni voluntad política para aplicarlo À. GUBERN BARCELONA. La ecotasa de nuevo. La propuesta de la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Imma Mayol (ICV) de implantar un impuesto turístico en la capital catalana vuelve a encender los ánimos de los sectores económicos de la ciudad. Cansados de que de forma periódica la formación ecosocialista proponga una medida para la que no hay ni consenso social ni voluntad política, hosteleros, restauradores y los grupos de la oposición municipal reclamaron de nuevo a Mayol que deje en paz a un sector que aporta el 14 del PIB de Barcelona y que nada quiere oír de regulaciones. Es la misma canción de siempre se afirmaba ayer desde el Gremio de Restauración de Barcelona, algo hartos de rebatir una propuesta que, afirman, cae por su propio peso. En relación al turismo, dentro del programa de gobierno municipal ahora en discusión, se alude a la necesidad de mejorar los mecanismos de gestión de sus efectos en la ciudad así como fomentar el equilibrio entre residentes y turistas preservando los valores identitarios de la ciudad unas alusiones muy genéricas que ya anticipan que la idea de ecotasa, sin el apoyo del PSC, caerá en saco roto. Inma Mayol, que es ahora el único apoyo del alcalde Jordi Hereu tras la deserción de ERC- -la otra pata del hasta ahora tripartito municipal- considera que, con los seis millones de turistas al año con que se cerró 2006, ha llegado el momento de marcar el límite a la capacidad de acogida en una ciudad que en su parte antigua, por ejemplo, sufre a menuda los excesos de la sobrepresión turística. Para ICV la ecotasa, más que una medida disuasoria es un arma pedagógica Esta idea, ampliada, ya la plasmó ICV durante la campaña electoral, proponiendo, además de la ecotasa, dictar una moratoria en la construcción de hoteles. Todos los grupos rechazaron la idea- -incluida ERC- señalando en su momento el alcalde Jordi Hereu (PSC) que no estaba ni por el impuesto ni por la moratoria. Pensando en la experiencia de las Baleares, para Hereu los perjuicios que una medida de este tipo genera si se aplica de manera unilateral son mucho mayores que lo poco que puedas recaudar En un momento en el que la competencia en el sector turístico es tan grande, hay que ir con mucho cuidado con las declaraciones que se hacen se insistía desde el Gremio de Restauración. En la misma línea se ha manifestado repetidamente el Gremio de Hoteles cada vez que, bien ICV bien ERC, han levantado la bandera de la ecotasa. Entre los grupos políticos, el jefe de filas del PP, Alberto Fernández, calificaba de irresponsable la propuesta de Mayol, ya que confronta a vecinos y a turistas Para el Partido Popular, ciudades como Madrid y Valencia se frotan las manos con las propuestas de Mayol Desde CiU, la concejal Sònia Recasens confirmó el no rotundo a la ecotasa. Para la formación nacionalista, el problema de financiación de Barcelona debería solventarse, entre otras medidas, con una mayor participación en el IVA, y no con medidas no consensuadas. El turismo aporta el 14 del PIB de la Ciudad Condal El sector turístico en Barcelona registra un crecimiento imparable desde principios de 1990, coincidiendo con el boom olímpico. Entre 1990 y 2003 se creció un 139,8 en pernoctaciones, cerrando 2006 con seis millones de turistas y 14 millone de noche de hotel, el 53 de las cuales por negocios, muchos de los cuales atraídos por la Fira. El turismo representa el 14 del PIB barcelonés, un impacto que tiene su reverso en las molestias que la sobrepresión genera. Poner límites Esperanza Aguirre firma en el Libro de Oro de la Ciudad ante la mirada del presidente de Melilla, Juan José Imbroda EFE Ningún miembro del Gobierno acudió ayer a la celebración del Día de la Españolidad de Melilla CARMEN ECHARRI MELILLA. Melilla celebró ayer sus 510 años de españolidad manteniendo las mismas reivindicaciones autonómicas que han caracterizado la política local de las dos ciudades españolas en el norte de África. El presidente Juan José Imbroda (PP) defendió el deseo de los melillenses de alcanzar un mayor rango autonómico en aras a dar un paso más en la integración en el Estado de las autonomías. Lo hizo ante la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el delegado del Gobierno en Melilla, José Chacón, único representante del Gobierno de la Nación en este acto. Una ausencia que poco extraña ya que, al igual que ayer se produjo en Melilla, el pasado 2 de septiembre registró su precedente en Ceuta. Sin reparar en esta ausencia, Imbroda centró su mensaje autonomista en la necesidad que tiene el pueblo melillita de llevar a cabo la reforma estatutaria en aras a conseguir que Melilla, al igual que defiende el gobierno de Ceuta, disponga de las mismas condiciones y beneficios que el resto de las comunidades españolas. En las notorias ausencias de los representantes del Gobierno central no ha habido, al menos en el caso de Melilla, excusa alguna, ya que no se han dado razones para fundamentar, o al menos aportar alguna explicación, al desplante ministerial dado. Algo bien distinto a lo que se produjo en Ceuta, en donde el presidente Juan Vivas (PP) sí recibió las excusas telefónicas y por escrito de la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado. En aquella ocasión problemas de agenda valieron para que el Gobierno ceutí no se sintiera mancillado o menospreciado por la falta de atención del Estado. En esta, Melilla, a falta de excusas, ha optado por no dar notoriedad al asunto. Ambas se han quedado con el compromiso de Esperanza Aguirre, que ayer reconocía que la propia Constitución reconoce el derecho de ceutíes y melillenses de ser comunidades.