Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Desafío independentista en Cataluña s El Gobierno cede en los Presupuestos MARTES 18 s 9 s 2007 ABC El Gobierno incrementa su inversión en Cataluña en plena presión independentista Acuerda con la Generalitat una partida actualizada de 4.021 millones y se garantiza el apoyo a los Presupuestoss Solbes, obligado a asumir un Estatuto recurrido IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El Gobierno pagará 826 millones de euros adicionales a la Generalitat en calidad de compensación por los Presupuestos de 2007, tras asumir la reivindicación del Estatuto (recurrido) de que el 18,8 de inversión en infraestructuras que debe llevarse a esta Comunidad se aplique a todas las partidas del Presupuesto, y no sólo a las de Fomento y Medio Ambiente. Así lo acordaron ayer de forma bilateral Pedro Solbes y el consejero de Economía, Antoni Castells. El pacto, que fija el método de cálculo de las inversiones del Estado en Cataluña hasta 2013, sitúa la inversión estatal en esta Comunidad en 4.021 millones de euros durante el presente ejercicio (el 25,8 por ciento más) y permite preveer una inversión sustanciamente mayor para el próximo ejercicio, ahora en negociación. Es el fruto de un año de negociaciones, que concluye a las puertas de unas elecciones generales y en medio de una cacampaña de inusitada presión independentista a cuenta del colapso de algunos servicios públicos. En todo caso, tras este acuerdo parece más que garantizado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008 superarán los 4.000 millones de euros exigidos por los nacionalistas, tanto CiU como ERC, para dar apoyo a las últimas cuentas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Con el pacto de ayer, Solbes olvida la contención impuesta hasta ahora en las cuentas públicas, pero se garantiza el apoyo de republicanos y convergentes, que sumado a los del PNV- -una vez cerrado el acuerdo sobre el cupo vasco- -y el BNG, permiten dar por aprobados los Presupuestos, uno de los debates más delicados para Zapatero en la recta final de su mandato. De nada sirvieron las ofertas del PP, que insistía en su propuesta al Gobierno para evitar que la negociación de los presupuestos se convirtiera en un mercado persa con las cuentas públicas sometidas a todas las presiones derivadas de la próximidad electoral. Aunque en esta ocasión la presión más efectiva parece haber sido, sin duda, la de los nacionalistas catalanes. El verano de crisis provocado por el colapso de las infraestructuras catalanas- -desde el caos en Renfe a los problemas del aeropuerto de El Prat- -y la deriva radical tanto de CiU como de ERC y de sectores del PSC, que se hizo especialmente patente Antoni Castells escucha, satisfecho, las explicaciones de Pedro Solbes durante la reciente celebración de la Diada, parecen haber hecho más mella en el presidente del Gobierno que las propuestas sociales de su ministro de Sanidad, visto el éxito obtenido por Castells. Ayer, el propio Solbes reconoció que la disposición del Estatuto que fija las inversiones del Estado es posiblemente excesiva pero se felicitó por haber llegado a un acuerdo que permite cerrar el método de cálculo y empezar a poner nombres y apellidos a esas inversiones millonarias obligadas por el nuevo Estatuto catalán. El ministro de Economía aseguró además que el Gobierno aplicará ese 18,8 de las in- SIGEFREDO Apoyo garantizado Más de lo que pedían Pedro Solbes ha acabado dando a Cataluña más de lo que reclamaban tanto CiU como ERC en plena campaña electoral de las autonómicas para poner en entredicho la labor del PSC. En septiembre de 2006, CiU reclamaba 3.719 millones de euros en aplicación del nuevo Estatuto; ERC pedía 3.795; ICV, más modesta, 3.700 millones, y la Cámara de Comercio era la más ambiciosa, con 3.798. Finalmente, el tripartito ha conseguido, un año después, 4.021 millones. Zapatero quiere una precampaña tranquila. versiones con la mayor lealtad asumiendo así, tácitamente, las críticas de nacionalistas y socialistas catalanes ante las reticencias de su Ministerio a cumplir con lo estipulado en el Estatuto. No nos falles le había espetado el día anterior el presidente de la Generalitat, José Montilla, al presidente del Gobierno en la Fiesta de la Rosa del PSC. Y aunque fuentes próximas a la negociación aseguran que el acuerdo nada tiene que ver con la última visita de Zapatero a Barcelona, lo cierto es que el presidente del Gobierno recogió el guante. Así, 24 horas después de que Zapatero visitara Cataluña para prometer el liderazgo ferroviario, económico e industrial e intentar recuperar su sintonía con el electorado catalán de cara a las próximas elecciones generales, Pedro Solbes se plegaba a las exigencias de la Generalitat. Exigencias que hace un año desoyó estrepitosamente pese a que los socialistas catalanaes se enfrentaban a la decisiva reválida del 1- N. De hecho, esta comunidad será uno de los destinos mimados por José Luis Rodríguez Zapatero en los meses que nos separan de las próximas elecciones generales, con la vista puesta en esos quince escaños de diferencia obtenidos por el PSC sobre el PP en Cataluña en las elecciones de 2004. Tras la visita de Zapatero ERC presentará en la conferencia de octubre su hoja de ruta independentista Á. MARÍN BARCELONA. El candidato de ERC a las elecciones generales, Joan Ridao, explicó ayer que la ponencia que se presentará en la conferencia nacional de ERC, que se celebrará el próximo día 20 de octubre, marcará los pasos para constituir un Estado propio para Cataluña Ridao, redactor principal de la ponencia oficial a la que se incorporará la propuesta del vicepresidente del gobierno catalán, Josep Lluís Carod- Rovira, de celebrar un referéndum de autoderteminación, defendió la tesis del consejero de Gobernación, Joan Puigcercós, de que Cataluña ya no tiene nada que hacer dentro de España Después del fracaso del Estatuto, hemos de saltar la barrera de España para ir, poco a poco, ganando espacios de soberanismo subrayó el candidato.