Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CIENCIAyFUTURO LUNES 17 s 9 s 2007 ABC China y Japón se retan en la Luna Tokio acaba de lanzar un satélite a la Luna en la carrera espacial que mantiene con Pekín, que ya ha lanzado dos misiones tripuladas s La India se suma también a la pugna espacial que sostienen las potencias asiáticas, y pondrá en órbita un satélite en 2008 POR PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Según uno de los cuentos tradicionales más antiguos de la narrativa japonesa, Kaguya era una princesa de la Luna que, siendo niña, fue encontrada en un tronco de bambú por un campesino que la crió hasta que, ya de mayor, volvió a su hogar. Con tan evocador nombre, Kaguya ha sido bautizado el satélite Selene (Selenological and Engineering Explorer) que el pasado viernes fue lanzado por el imperio del Sol Naciente para explorar, precisamente, la Luna. Tras despegar a bordo de un cohete H- 2 A- -diseñado y fabricado por Mitsubishi- -del centro espacial de Tanegashima, situado al sur del archipiélago nipón en la isla de Kyushu, el satélite se separó de la lanzadera con éxito y ha permanecido dos días en órbita alrededor de la Tierra, antes de dirigirse hacia la Luna. Una vez que alcance su destino, dentro de veinte días, el Kaguya comenzará a desarrollar la misión espacial más ambiciosa de las ideadas por Japón: estudiar los orígenes y la evolución de la Luna como paso previo a la construcción de una base lunar en el año 2025. Con tal fin, dicho satélite orbital, de tres toneladas de peso y con dos subsatélites de 50 kilos, está dotado con 14 instrumentos científicos que recopilarán información sobre la superficie lunar para averiguar su composición mineral, geografía y campo gravitatorio. Además, dispondrá de una cámara de televisión de alta definición que tomará imágenes de la Luna durante los próximos diez meses. Confiamos en que, gracias a los datos proporcionados por Selene, podamos encontrar un buen lugar para un futuro alunizaje explicó a los medios nipones Shinichi Sobue, uno de los científicos de la Agencia Japonesa para la Exploración Espacial (JAXA) Con este gran proyecto, que ha costado 55.000 millones de yenes (343 millones de euros) y ha sido financiado en parte por la empresa Mitshubishi, Japón vuelve a lanzarse de lleno a la conquista del espacio tras los fracasos cosechados en el pasado. En 1990, Tokio ya lanzó una nave que puso un pequeño satélite, el Hagamordo dentro de la órbita lunar, pero algunos fallos posteriores han retrasado la carrera espacial nipona. De hecho, un satélite espía que tenía como objetivo la vigilancia de Corea del Norte tuvo que ser destruido en noviembre de 2003, a los diez minutos de su lanzamiento, y varias complicaciones más han demorado la puesta en órbita del Kaguya prevista en principio para el pasado agosto. Pero, a la espera de que este satélite llegue a la Luna, Japón ha vuelto a recuperar la confianza en sus misiones espaciales con el fin de plantarle cara a China, su gran rival asiático y la tercera potencia capaz de poner en órbita a un hombre, tras Estados Unidos y Rusia. El 15 de octubre de 2003, el coloso oriental lanzó al espacio a su primer astronauta, el comandante Yang Liwei, y, justo dos años después, repitió la gesta con otros dos hombres más. Desde entonces, el programa espacial chino se ha convertido en una cuestión de Estado para el régimen comunista de Pekín, que invierte cada año más de 15.000 millones de euros en este campo. A finales de este año, el dragón rojo tiene previsto mandar otro satélite orbital a la Luna, el Chang e- 1 y en 2008 se ha propuesto llevar a cabo su tercera misión espacial tripulada, en la que el cosmonauta dará un pequeño paseo por el vacío interestelar. Además, China se ha marcado como objetivo para 2012 posar sobre la superficie lunar un vehículo no tripulado que tome muestras y regrese a la Tierra cinco años después. Quieren ser los primeros en volver a la Luna. Todo ello, por supuesto, con el permiso de EE. UU. Japón y la India, que también quiere participar en esta carrera espacial lanzando el próximo año el satélite Chandrayaan- 1 con el mismo destino: la Luna. Cuestión de Estado Observación científica La Agencia Espacial japonesa lanzó el pasado viernes su satélite orbital lunar Kaguya AFP EE. UU. planea volver y Rusia prefiere mirar a Marte Tras el histórico paseo de Neil Armstrong y Buzz Aldrin el 20 de julio de 1969- -la primera vez que el pie del hombre hollaba la Luna- mientras Michael Collins esperaba en el módulo lunar de la misión Apolo XI, han pasado ya 38 años. El también astronauta americano Eugene Cerman fue el último hombre en pisar el satélite de la Tierra, el 11 de diciembre de 1972. A partir de ese momento, y hace ya un cuarto de siglo, las dos superpotencias de entonces, Estados Unidos y la Unión Soviética, se olvida- ron de la Luna para centrarse de lleno en su particular guerra de las galaxias Pero en pleno siglo XXI, y con la entrada en la carrera espacial de países como China, Japón o la India, EE. UU. ya se ha planteado lanzar otro satélite orbital a la Luna el próximo año y volver a dejar sus huellas sobre su polvo lunar en 2015. Mientras tanto, Rusia está colaborando con China para enviar en 2009 una nave a Marte que sea capaz de aterrizar en el Planeta Rojo y que, además, recoja muestras tanto allí como en alguno de sus satélites. Como en los años 60, se abre de nuevo la pugna por ver qué país clava antes su bandera en un espacio por conquistar tan sugerente como es Marte. Agencias espaciales de China y Japón: http: www. fas. org spp guide chin a agency cnsa. htm http: www. jaxa. jp