Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 AGENDA Necrológicas s Esquelas de la Real Academia de Bellas Artes de Gran Canaria. Pero cualquier mérito se engrandece al lado de sus contemporáneos. Desde la llamada generación del 51 y durante muchos años será raro el compositor español que no confíe en Espinosa el estreno de alguna obra. Desentrañó los misterios de las grafías más complejas con la misma ilusión con la se codeó, casi sin coger aire, con la Música callada de Mompou. Sin duda, el suyo fue un trabajo arduo, aprendido en una época dominada por la ilusión y afortunadamente saboreado por sus muchos alumnos. A ellos enseñó que la gloria del intérprete es siempre coyuntural aunque imprescindible. De alguna manera él mismo lo lloró aún comprendiéndolo. LUNES 17 s 9 s 2007 ABC Pedro Espinosa s Pianista El pianista de la vanguardia El suyo fue un trabajo arduo, aprendido en una época dominada por la ilusión... ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE La música española más comprometida, muy especialmente aquella que mediado el siglo XX se codea con la vanguardia internacional, ha perdido a un defensor incondicional. El pianista Pedro Espinosa ha muerto en Las Palmas de Gran Canaria. Llevaba un año prácticamente inmóvil a consecuencia de un derrame cerebral. Demasiado tiempo para quien nunca perdió un ápice de inteligencia ni un átomo de aguda penetración. Cierto es que el recuerdo se le empezaba a congelar en la música de Chopin con cuyo primer concierto se presentó en Las Palmas aún con pantalón corto, la de Mozart y la de Bach, por supuesto. Pero también en mil y una anécdotas vividas o recreadas con absoluta verosimilitud. Espinosa fue, porque podía permitírselo, tímidamente vanidoso: Me da vergüenza contar, decía, que mi primera actuación en Venecia coincidió con la de un pianista de nombre Maurizio Pollini al que la crítica despreció Luego, cualquier anécdota se volvía grave al lado de testimonios irrefutables. Recibió encendidos elogios de la viuda de Alban Berg tras escucharle interpretar la Sonata, opus 1 los tuvo de Theodor Adorno con quien colaboró, de Pierre Boulez, admirado de que fuera capaz de tocar sus sonatas de memoria, y de la Academia Ravel que elogió su versión del concierto para mano izquierda. Se había acercado a la música de la mano de su madre, en su localidad natal de Gáldar, pueblo de Gran Canaria donde vino al mundo el 13 de octubre de 1934. Estudiaría luego con Luis Prieto y el catedrático de Madrid Javier Alfonso con quien mantendría una relación familiar. En París y Alemania se relaciona con Alfred Cortot, Marguerite Long, Jules Gentil, Margot Pinter y David Tudor. En 1951 gana el premio extraordinario del Conservatorio madrileño. Siete años después lo refrenda en Darmstadt, capital de la música contemporánea de la época. A partir de entonces son constantes los conciertos y grabaciones por toda Europa. En la década de los sesenta, ya en España, ofrece las primeras audiciones de los Pájaros exóticos de Messiaen, del primer concierto y de la Sonata para dos pianos y percusión de Bartok, de la segunda y tercera sonata de Boulez, de la Sonata Concord de Ives, del Klavierstuck VI de Stockhausen y de la integral pianística de Schoenberg, Berg y Webern. Coleccionista de infinidad de documentos y recuerdos ordenados bajo la críptica tutela de su memoria, deja ahora un legado entre el que no faltan papeles originales de Ricardo Viñes, Pilar Bayona, Adolfo Salazar, Alban Berg, Ernesto Halffter, manuscritos musicales de enorme valor, y una peculiar biblioteca que él supo leer y explicar con acerada perspicacia. El sueño de una fundación con sede en su pueblo natal es todavía un proyecto posible pues Espinosa tuvo la fortuna de ser profeta en su tierra. Dan cuenta de ello el nombre del conservatorio de Gáldar, la consideración de hijo predilecto, el premio de piano que allí se ha venido celebrando bajo su tutela o el nombramiento como correspondiente En memoria de José Luis Ruiz Vázquez CARLOS CORDERO BARROSO A pocos metros del lugar donde falleciera días pasados el jugador del Sevilla, Antonio Puerta, moría, tras once años de enfermedad José Ruiz Vázquez, Ingeniero Industrial, ex Jefe de Transportes de Renfe en Andalucía, caballero de Guadalupe y extremeño total. Con su muerte se agolpan en las cabezas de sus amigos y de sus cientos de conocidos una gran cantidad de recuerdos como resultado de su educación y exquisita cortesía en el trato para con los demás. Sus maneras elegantes, su educación y cultura, su profesionalidad en el trabajo, su amor a la música y el llevar como rito el ejercicio de la gastronomía hicieron de su persona un ser es- timado por todos. Recuerdo ahora, que con motivo del aniversario del maestro Jacinto Guerrero, los amigos nos juntamos para cantar las zarzuelas que sabíamos del inolvidable hijo de Ajofrín. Fue la última vez que le vimos cantar Los Gavilanes o El Huésped etc. a la que pusimos punto y final con la entonación de habaneras, música de la que era un enamorado. Esas músicas y la extremeña eran más de una vez el motivo para juntarnos en el zaguán del pozo de la abuela para pasar interminables veladas, que hoy recordamos con emoción. Pero su vida ha estado vigilada en todo momento por un ángel, cuyo nombre no doy, pero que ha sido su protección y su cuidado en los últimos años de su vida. Esa persona, heredando de su madre el amor sin beateria al rezo, el ejercicio de la responsabilidad sin perder la alegría y la puesta en todo momento de un amor sin límites a su servicio, hicieron posible que nuestro Pepe viviese con pulcritud su decrépita salud hasta la muerte. Aquella habanera que tantas veces le oí, donde hay esta frase: no dudes nunca que yo te quiero, que por ti muero, muero por ti se hizo realidad durante la última década de su vida, porque si la muerte vence, el amor ha podido más. En el Hospital Virgen del Rocío, me cogió con sus manos sarmentosas las mías y me rodeó por la cintura cuando yo le dije si quería que le cantara una habanera. Era el detalle supremo del hombre educado y agradecido que ha volado con los suyos al cielo dejando una estela inolvidable entre los que le conocimos y le quisimos. ESQUELAS DON LINO GARCÍA GÓMEZ FALLECIÓ EN MADRID D. SANTIAGO ESTRADA SAIZ VICEHERMANO MAYOR HONORÍFICO DE LA ARCHICOFRADÍA PRIMARIA DE LA REAL E ILUSTRE ESCLAVITUD DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO DE MEDINACELI EXCELENTÍSIMO SEÑOR EL DÍA 23 DE AGOSTO DE 2007 a los ochenta y siete años de edad Habiendo recibido los Santos Sacramentos D. E. P Su esposa, doña Rosa Prieto Campanero; hijos, Raimundo y María Rosa; hija política, Nora; her manos, Ángel Pedro Miguel, Mercedes, Evaristo y Carmina; sobrinos y demás familia AGRADECEN las muestras de cariño recibidas. Comunican que la misa funeral por su eterno descanso se celebrará el miércoles 19 de septiembre, a las veinte treinta horas, en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles (calle Bravo Murillo, 93) de Madrid. (2) a los ochenta y siete años de edad Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición Apostólica de Su Santidad EL DÍA 23 DE JULIO DE 2007 D. E. P. FALLECIÓ La Archicofradía Primaria de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli RUEGA una oración por su alma. Y comunica que la celebración del funeral por su eterno descanso, tendrá lugar el miércoles, día 19 de septiembre, a las veinte horas, en la Basílica de Jesús de Medinaceli (PP. Capuchinos) plaza de Jesús, 2, de Madrid. (2)